Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 07 de diciembre de 2019
  • Actualizado 10:21

MÚSICA

Grillo Villegas: “Cada vez me muevo mejor dentro la relojería de una canción”

Se presenta en Cochabamba el 25 y 26 de octubre en el teatro Achá.
Armando Urioste.
Armando Urioste.
Grillo Villegas: “Cada vez me muevo mejor dentro la relojería de una canción”

Una imagen. Una pose. Una pista. Un maniquí miniatura, de nombre Hiro, parece dar indicios en una historia de Instagram sobre su próximo viaje musical. Cada día, con cada foto que se subía a la cuenta del usuario @grillegas, un día menos, para preparar las maletas a una nueva travesía. Hermeto, un gato persa exótico blanco, es su copiloto y cómplice –por no decir casi productor– de un álbum que se cocinó de noche –principalmente– y día en la casa de Rodrigo Villegas Jauregui (La Paz, 1968), mejor conocido por su nombre artístico Grillo Villegas. Este retrato es una postal simbólica del proceso creativo por el que atravesó el cantautor desde finales de octubre de 2018. Momento en el que decidió dejar de lado sus viejas costumbres a la hora de crear un álbum, cerró su cuenta de Twitter, de Facebook, tiró el chip de su celular, armó un micro home estudio y se sumergió en la música.

De esta experiencia nació La música debe elevarnos, su decimonoveno álbum de estudio, “un viaje de aventura”, como lo describe el músico. Hiro tomó el timón en las ocho canciones que componen el álbum, de manera natural, y la hizo su propia travesía. No por nada el subtítulo de la nueva placa discográfica es “El viaje de Hiro” (que casi fue el título del disco), una proyección de Villegas en la que va reflexionando sobre la vida, sus errores y experiencias. Después de estar encerrado 11 meses en la confección de su nuevo trabajo, con la compañía de un maniquí miniatura y su gato Hermeto, vuelve a donde le gusta estar, los escenarios. 

Es así que continúa con la gira promocional de La música debe elevarnos y su próximo destino es Cochabamba, donde se presentará el 25 y 26 de octubre en el teatro Achá (C. España entre Av. Heroínas y Bolívar). Las entradas ya se encuentran a la venta en www.superticket.bo y en el Hotel Cochabamba (Plaza de la Recoleta). En esta entrevista con la Ramona, el cantautor nos cuenta a detalle el proceso de creación musical que llevó a cabo para la producción de su nuevo disco.

¿Cómo te proyectas en esta obra a través de este maniquí y el viaje que realiza?   

Siempre, en todos mi álbumes, tengo una desordenada libreta llena de textos inconexos, a partir de ahí salen los textos. Esta vez empecé con páginas en blanco concentrado en los paisajes sonoros y la música, simplemente dejé que me dicten los textos. Quiero aclarar que ante la disyuntiva de una palabra entre su significado y su sonido, siempre y sin dudar me quedo con el sonido. 

Pasaste por la inédita experiencia de grabar La música debe elevarnos en un micro home estudio que armaste. Tocaste todos los instrumentos y también grabaste las voces en este espacio. ¿Cómo fue este proceso? 

Fue muy liberador, un viaje de aventura. Al principio no estaba seguro, las primeras pruebas fueron desastrosas y eso justamente fue el empujón final que necesitaba. Amo buscar soluciones a problemas (así aparecen pasajes de canciones). Es así donde el ingenio, la intuición y la paciencia atraviesan el proceso de creacion y cambia todo. Prueba y error. Buscar dónde y cómo suena mejor una guitarra o las voces. Apareció una nueva manera de escribir un álbum, yo me manejé hasta el anterior trabajo con la vieja escuela, escribir durante meses las canciones, corregirlas, arreglarlas, ensayar con la banda e ir a un estudio de grabación. Esta vez las canciones las fui haciendo a la vez que las grababa, y mutaban constantemente. Luego apareció en escena Hiro (el maniqui), se volvió el protagonista y el que dirigió por dónde iba cada cancion, fueron saliendo en el orden exacto que están en el álbum. 11 meses encerrado con Hiro y mi copiloto Hermeto. Sin ellos hubiera sido imposible hacer esto. 

Ocho canciones conforman La música debe elevarnos. ¿Cuántas quedaron fuera en el proceso de creación y cómo eliges cuáles quedan y cuáles no? 

Ninguna quedó afuera, este álbum salió así enterito. Fue algo natural. Cuando entendí que se trataba de “El viaje de Hiro” (subtítulo del album que casi fue el título) solo esperé a que se termine. Es decir es un viaje contado en ocho canciones donde Hiro va reflexionando sobre la vida, sus errores y experiencias. Va entendiendo. Comienza practicando la declaración La música debe elevarnos para comenzar su viaje en un mundo paralelo, él abre un portal. En la segunda canción medita sobre el enigma de vivir oculto detrás de una máscara, o varias en la mayoría de los casos. ¿La última máscara se quita o no? En Resonancia está viajando sobre un rìo y entiende la renovación. Luego vienen dos canciones muy importantes del viaje: Fondo (‘Quien ha mirado el fondo…’) y Sanación. Después están Pasión y Autodescubrir para cerrar el álbum con Comprender. Era el obvio final del viaje. Siempre intento una idea general en mis álbumes, en este caso es mucho más que eso, realmente espero que la gente escuche el álbum entero en orden y siga todo el viaje de Hiro. 

En canciones como Resonancia, Fondo, o Sanación, por ejemplo, noto un juego muy interesante entre las voces, los instrumentos, como un contrapunto o una complementariedad que fue trabajada muy a detalle. ¿Dirías que es uno de tus discos más melódicos?

Me gusta dejar pasar unos meses antes de dar veredictos sobre mis álbumes, pero estoy muy contento de este trabajo. Cada vez sé un poco más, cada vez me muevo mejor dentro la relojería de una canción. La suprema importancia y jerarquía de las melodías deben tener abajo paisajes que narren una historia sin necesidad de la melodía ni el texto. Antes. Entiendo la música así, supongo que por eso difiero con la gente que solo puede llegar a la primera capa del texto, la excesiva literalidad y la visión a veces bloqueadora del texto que impide llegar y entrar a lugares más profundos y llenarse del lenguaje de la música es a mi modo de ver un gran problema. La música sola ya debería llevarte a algún lado, ya debería interpelarte y expresar mucho. Quizás es mi formación y mi gusto por música instrumental, la de tradición escrita y el jazz, como también músicas del mundo que amo y no entiendo una sílaba del idioma en que está cantada. Simplemente nunca necesité traducirlo. La música es suficiente. Por supuesto que amo, sigo y respeto compositores de música popular que son grandes letristas, pero si solo tienen eso y no hay música bien escrita por debajo me aburro y los dejo. 

¿Cuál dirías que es el género musical o los géneros musicales que funcionan como columna vertebral de este disco? 

Sigo manteniendo que soy un cantautor. Sigo defendiendo que el cantautorismo es un género en sí mismo, muy elástico pero un género. El género menos entendido. En mi caso soy un cantautor que usa elementos del rock, pop, jazz, musica tradicional, soul, etc. El cantautorismo viene de muchas fuentes, los trovadores, la chanson francesa, el cantautori italiano, los bards de la Unión soviética, el folk anglo, el tropicalismo en el Brasil, la nueva canción latinoamericana, todo sale de ahí. Soy eso.

Te alejaste de redes sociales como Twitter y Facebook durante la creación de este álbum, pero no así de Instagram, que más bien funcionó como una vitrina del proceso creativo. ¿A qué se debe esta preferencia?

No, me salí de todo el 31 de octubre de 2018, inclusive del celular. Pero luego de unos meses abrí el insta de Hermeto y Herejito en que yo soy casi un invitado, no quería perder el álbum de fotos de Hermeto creciendo, luego sentí lo ligero que es tener una cuenta de Instagram y me encantó, no tienes que leer opiniones desinformadas de todo el mundo, no leo debates horribles que me ponen mal, no leo violencia, no leo estupideces, en realidad ves lo que quieres, es muy light, lo que necesitaba como pequeña ventana al mundo para ver un poco, nada más que un poco. Descubrí que es inclusive mucho más interesante para seguir a músicos, fotógrafos, tatuajes, ilustradores, gatos y todo lo que me apasiona. En ese sentido es muchísimo mejor que las otras. Me encanta el Insta. Descubrí a músicos maravillosos en esa red. 

Este es tu decimonoveno álbum de estudio. Cada uno se constituye como una página de tu historia, con luces y sombras en tu historia como músico. ¿En qué momento te encuentras personalmente, artísticamente, respecto a La música debe elevarnos?

Veo mi vida formateada en tiempos de mis álbumes. Dediqué mi vida a esto que amo hacer. Mis recuerdos son del tipo: “la época del Almaqueloide estaba haciendo tal cosa”, “ah, era cuando viajaba por el Duramadre”, y así. Creo que La música debe elevarnos es el segundo álbum de una segunda trilogía. La primera fue obviamente Huye el sol, Almaqueloide y El Pesanervios, los demás álbumes de mi proyecto Llegas pertenecen a otro lugar, nunca pude continuar lo de los tres primeros trabajos, no sé explicar porqué. Ahora entiendo que empecé una nueva trilogía muy parecida en ciertos parámetros estéticos (y filosóficos). Me refiero a esta etapa nueva, Yo es otro es el primero y su analogía oscura con Huye el sol, el actual La música debe elevarnos es más ligero como Almaqueloide y ahora espero el 2021 cerrar esta nueva trilogía con un álbum que tenga elementos parecidos a El Pesanervios. Ojo que no estoy diciendo que son lo mismo musicalmente, estoy diciendo que las trilogias serán vasos comunicantes. 

Siempre cambias de músicos. Como DT de Grillo Villegas y futbolero que eres, ¿cómo te sientes con la alineación que llevas para esta gira?

Estoy con mi equipo soñado. Sexteto. Me permite moverme en distintas estrategias según la canción. Podemos jugar 3-3, o 3-2-1, o 2-2-1-1. En serio es genial. Inclusive tengo un par de jugadorazos en el banco como debe tener un equipo grande. Atrás sosteniendo la banda están tres cochabambinos. Tres amigos del mismo curso desde primero de primaria del Laredo que se fueron a estudiar música a Buenos Aires, allí los conocí. Son Ramón Rocha, Mauricio Cardona y Hugo Delafuente. Tremendos. El equipo se completa con Mayra Gonzales, Heber Peredo y mi persona que juega de falso 9 y hace de DT. 

Decidiste realizar menos conciertos por año. Cuando subes al escenario o te encuentras de gira, ¿Qué sensación te deja estos contados momentos?

Son más valiosos. Cada canción, cada momento, los ensayos, la prueba de sonido, el canto general del público. Cada día un día menos.

Periodista – Twitter: @DabolAR