Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:35

‘Gaspar’, drama, realidad y un toque infantil para viajar dentro de la sala

Tras un desarrollo de 10 años, el filme boliviano del director tarijeño Diego Pino se estrena en las salas de todo el país, incluyendo los cines Center y Skybox de Cochabamba.
El joven actor Drago’ Popescu, que interpreta a Gaspar, en una escena de la película.SERGIO BASTANI
El joven actor Drago’ Popescu, que interpreta a Gaspar, en una escena de la película.SERGIO BASTANI
‘Gaspar’, drama, realidad y un toque infantil para viajar dentro de la sala

Entre las constantes disputas de sus padres, Gaspar es un niño de 8 años que aún no habla. Su madre Linda lo cuida y protege, mientras que su padre, Martín, parece solo dedicarse a promover su banda de rock. La prueba de fuego para esta familia en crisis vendrá cuando Linda, cansada de la inmadurez de Martín, decida tomarse un tiempo para sí misma y lo deje al cuidado de Gaspar. Será el momento para que padre e hijo aprendan a conocerse y cuidarse, porque a veces para comprender lo esencial hay que enfrentarse a lo que más tememos. Esta es la sinopsis de la película boliviana Gaspar, dirigida por el tarijeño Diego Pino, que se estrenó el pasado jueves 11 de noviembre y se mantiene en la cartelera de todo el país, incluidas las salas de los cines Center y SkyBox de Cochabamba.

La materialización del filme es un logro para sus autores, Pino y el productor Yasser Casal, después de concebir la película 10 años atrás, cuando a uno de sus autores se le ocurrió la idea de crear una serie sobre una joven pareja disfuncional y las consecuencias en su hijo, Gaspar y que ahora finalmente ve la luz transformada en un largometraje.

“Gaspar es una película de aspecto sencillo que sin embargo se atreve a ahondar en asuntos profundos a través de símbolos y poética visual. Es por eso que nos atrevemos a afirmar que la película aportará en gran medida a la presencia y relevancia del cine boliviano, local e internacionalmente”, dice Pino.

La cinta, en palabras de Casal, tuvo un desarrollo a “fuego lento” principalmente por problemas de financiamiento, que tuvieron que subsanarse con recursos propios y con el apoyo de algunos fondos concursables, como el extinto Programa de Intervenciones Urbanas (PIU). Estuvo lista para su exhibición en 2019, pero los problemas postelectorales de ese año, primero, y después la pandemia obligaron a esperar el momento oportuno, según indicó el productor.

“La historia que promete conectar con el público contiene drama, realidad y en algunos momentos un toque infantil que promete un viaje dentro de la sala. Gaspar es una película honesta que busca contar una historia sencilla, en ella se encuentran personajes entrañables que son universales”, dice Casal.

El director nació en Tarija en 1984. Estudió ciencias de la comunicación en la Universidad Católica Boliviana, regional de Tarija. Tras varios cursos de fotografía y guion, decide adentrarse en el mundo del cine, participando activamente en largometrajes nacionales.

Su pasión por el cine lo llevó a crear la productora La Máquina de Sueños y junto a ella realizar varios trabajos audiovisuales, de los cuales varios fueron premiados en diferentes festivales nacionales e internacionales.

Gaspar fue parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn (Mafici) y de la séptima edición del Festival Internacional Cine de Alturas, ambos de Argentina. En Bolivia tuvo su premier en el Fenavid de Santa Cruz. 

“Hoy y con la película ya realizada, podemos afirmar que nuestra ambición fue un éxito y el desafío ahora será transmitir emoción y empatía a nuestros espectadores”, finaliza Pino.