Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 00:40

Gaby Vallejo y el canon de la narrativa boliviana

Sobre el Ciclo Narradores Bolivianos Contemporáneos –realizado de forma virtual el pasado año– y el libro ‘Deslumbramiento’, a cargo de la escritora Gaby Vallejo, que reúne las intervenciones de 46 narradores bolivianos. La obra está disponible en la Editorial Kipus.
Portada de la obra ‘Deslumbramiento’. EDITORIAL KIPUS
Portada de la obra ‘Deslumbramiento’. EDITORIAL KIPUS
Gaby Vallejo y el canon de la narrativa boliviana

Gaby Vallejo Canedo (1941) ha sido y sigue siendo, al estilo de su coterránea Adela Zamudio, mujer innovadora en las letras bolivianas. Ha escrito en épocas difíciles, produjo literatura controvertida para su género cuando todavía la mujer era considerada el objeto complementario en la actividad humana. Gaby hizo de la mujer el sujeto protagonista de la acción. Se mostró profesional luchadora que sabe a dónde se dirige y se hace partícipe de la historia literaria de su país. Es profesora de Literatura con licenciatura en Educación, además de especialidades acumuladas a lo largo de su vida. Ha trabajado en la Universidad San Simón. Ha desempeñado cargos relacionados con la literatura. Ha ganado distinciones magníficas por su eficiencia y valor profesional, entre ellas, miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua. Su amplia producción literaria en diversos géneros ha traspasado fronteras y recibió muchos premios; uno muy significativo es el Nacional de Novela 1976 con su obra Hijo de Opa, que posteriormente fue llevada a la pantalla con el nombre Los hermanos Cartagena.

Su vida y obra son conocidas por todo boliviano que tenga un mínimo de cultura; entonces resulta explicable la respuesta positiva que dieron los narradores a una convocatoria que la escritora lanzó el 2020  en momentos de restricciones debido a la pandemia. Este proyecto virtual tuvo la finalidad de congregar a  narradores representativos de la literatura boliviana.

El milagro producido en las videoconferencias partió de una invitación a la escritora de parte René Téllez, de la Librería y editorial Subterránea de La Paz, a participar en un conversatorio por Zoom sobre Narrativa Boliviana Contemporánea. Gaby Vallejo, se vio en la necesidad de revisar la bibliografía que tenía en su poder y se dio cuenta que aquellos libros formaban un abanico amplio con tonalidades diversas, que no podían ser tratados en una sola presentación. Coordinó con Biblioteca Turuchapitas, que ya habían realizado conferencias sobre literatura infantil y juvenil, para gestionar presentaciones de narradores bolivianos contemporáneos a través de Zoom.

Gaby Vallejo, profesional y escritora cochabambina de prestigio en la literatura y cultura bolivianas, se convirtió, de esta manera, en la gestora del mayor ciclo de encuentros literarios del 2020 con la presencia virtual de la mayoría de narradores bolivianos vivos, de dentro y fuera del país. Es más, despertó el interés de lectores por escuchar o conocer a sus escritores favoritos, a tal punto que, algunos días, el cupo de 100 asistentes para estas reuniones en Zoom había sido completado antes de la hora de inicio.

Gaby Vallejo explica la dificultad en el proceso de clasificación o categorización de la producción literaria de narradores, debido a la variedad o singularidad de características que dificultaban su ubicación en uno u otro grupo, más si se considera lo novedoso y particular que se encuentra en los narradores jóvenes; por eso Vallejo hace hincapié en que las clasificaciones son caprichosas, arbitrarias, con fronteras imprecisas entre una y otra. Al comienzo hizo una compilación de libros según las tendencias clásicas que rigen la producción literaria boliviana manejadas en institutos de enseñanza y carreras universitarias: novelas neorrealistas, históricas, de terror, de la interioridad, fantásticas y de ciencia ficción. Gaby se decide por una taxonomía sincrónica de la narrativa para agrupar a los escritores vivos y vigentes. Sin embargo, ahí no se despeja la dificultad, encuentra que los escritores migran de un grupo a otro aceptando “al parecer” que el narrador experimenta cambios, evoluciona o no tiene que ver con las clasificaciones conocidas. Entonces tuvo que recurrir a su ingenio, etiquetando esas narrativas con nombres De la Otredad, De la Extrañación o lo Experimental, Narrativa Fantástica Virtual, Los Micro – Relatos o Micro Ficción, Narrativa de las Sagas, Narrativa de la Diáspora y Novelas Gráficas.

Los narradores antiguos o memorables, con un recorrido amplio y consagrado en la literatura boliviana como Adolfo Cáceres Romero, Ramón Rocha Monroy, César Verduguez, Giancarla de Quiroga, Georgette Canedo, Alcides Parejas, Manfredo Kempff y Wolfango Montes, entre los que se ha incluido Gaby Vallejo, tuvieron dos sesiones especiales de homenaje. El acto estuvo a cargo de Edgar Lora Gumiel para los escritores de Santa Cruz y René Rivera Miranda para los de Cochabamba.

Los narradores convocados por el Neorrealismo fueron Homero Carvalho y Gonzalo Lema; aunque cita también a Claudio Ferrufino, René Pope, Manuel Vargas, Arturo von Vacano, Paz Padilla y otros. Entre los que han trabajado la Narrativa Histórica estuvieron Amalia Decker, Rosario Barahona, Sisinia Anze, Pilar Pedraza, Carlos Mesa, Verónica Ormachea y Raúl Rivero. Los Narradores del Terror Vanessa Giacoman, Daniel Averanga Montiel, René Rivera siguieron en las entrevistas. Continuaron los narradores de la Interioridad o Condición humana, Claudio Ferrufino Coqueugniot, Giovanna Rivero y Rodrigo Hasbún, aunque el último no se presentó por motivos de trabajo.

Vienen luego los que trabajan la Narrativa Fantástica  y Ciencia Ficción: Iván Prado, Ronald Rodríguez Dennis Morales y Edmundo Paz Soldán. Para el último se concedió una sesión completa debido a la repercusión de su obra conocida en diferentes ámbitos internacionales.

En la Narrativa Fantástica Virtual estuvieron Carla Ángelo, Francisco Bueno, Gabriel Michel y Edgar Sandoval que habían salido de las publicaciones clásicas en papel y consiguieron miles de seguidores en las redes.

Rodrigo Urquiola, Adolfo Cárdenas, Manuel Vargas fueron convocados por su Narrativa de la Otredad o Extrañeza.  A Liliana Colanzi, Pablo Piñeiro, Sebastián Antezana no pudieron contactarlos.

Por el Microcuento o Microficción estuvieron Teresa Constanza Rodríguez Roca, Cristina Botelho  y Fernando Llanos. Esta modalidad se ha popularizado entre la mayoría de los escritores vivos con un “relato breve, redondo,  provocativo y contundente”.

En Narrativa de las Sagas incluyó a Sara Mansilla, Graciela Ortuño y Ana Triveño. Los narradores bolivianos contemporáneos de la Diáspora, aquellos que viven fuera del país y escriben desde la perspectiva del autoexilio y otras circunstancias relacionadas: Rodrigo Hasbún, Magela Baudoin, Kori Bolivia Carrasco e Ivette Durán se presentaron desde los países donde se encuentran.

El ciclo NARRADORES BOLIVIANOS CONTEMPORÁNEOS, cerró justo antes de Navidad con la presencia de Rossemarie Caballero, Eduardo Scott Moreno y Andrés Canedo.

Vallejo siente profundamente la ausencia de muchos escritores que, por diversos motivos, no estuvieron en las citas virtuales; entre una larga lista cita a Claudia Peña, Blanca Elena Paz, Claudio Lechín, Wilmer Urrelo, Arturo von Vacano, Maximiliano Barrientos, Paz Padilla, Erika Brockman.

El testimonio de esta actividad con valiosa información literaria está a disposición de los lectores en el libro Deslumbramiento publicado por Editorial Kipus. En él se encuentra la breve biografía de cada uno, y, de la pluma de cada narrador, las razones de su escritura, en un viaje apasionante a través de si interioridad.

La presentación del libro se hizo también vía Zoom a cargo del escritor Homero Carvalho Oliva el pasado 10 de abril con la participación activa de público y escritores desde diversos puntos del país y del exterior. Carvalho valoró ampliamente el trabajo de Gaby Vallejo por haber cumplido el propósito inicial de difundir el trabajo de los narradores, conseguir valiosos testimonios y sumergirse en los secretos de la narrativa boliviana. Sin embargo hizo una reflexión a “La academia” (Carrera de Literatura de la Universidad) y los críticos para que frente a este material invaluable se ocupen de la producción nacional y de sus escritores. La intervención de Homero Carvalho fue un fuerte aplauso con palabras para Gaby Vallejo y todos los implicados.

El libro Deslumbramiento es la recopilación en papel de estas presentaciones virtuales por Gaby Vallejo, colaborada por las profesoras de Biblioteca Turuchapitas. Aunque la escritora reste mérito a su liderazgo, atribuyendo el éxito a los 46 narradores presentados en las videoconferencias. Su autoridad en la materia, acompañada de su trayectoria con más de 40 libros publicados avala el ciclo de encuentros.

El título del libro, elegido por Vallejo es la palabra característica y coincidente en la manifestación de la literatura como luz o alumbramiento en la vida de los 46 escritores convocados, porque cada escritor, en su tiempo, vivió el milagro de la palabra motivada por  un sentimiento inocente despertado en temprana edad, por el amor, el dolor o la muerte que sacudieron fibras íntimas y desbordaron en la escritura.

La pluralidad de estilos y tendencias de los narradores convocados enriquecen el libro y servirá como fuente de consulta para investigadores y estudiantes de literatura boliviana.