Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 23 de febrero de 2024
  • Actualizado 12:32

[LA LENGUA POPULAR]

Los exorcismos de Jorge Zabala

Una lectura del libro de ensayos sobre crisis sexual, racial y cultural, publicado originalmente por el crítico cultural boliviano en 1971
Los exorcismos de Jorge Zabala

Exorcismos (Ensayos sobre la crisis sexual, racial y cultural) (1971) es el segundo título del crítico cultural Jorge Zabala (1939-2014), publicada por Ediciones Camarlingui de la ciudad de La Paz. Este compendio de ensayos, al igual que su primer libro Mundo compartido (1968), tiene la característica de abordar de una manera rizomática una diversidad de inquietudes vinculadas al ámbito local y global. Conformado por doce artículos, este título incluye tres ensayos que fueron previamente publicados en su primer libro.

En sus diferentes páginas, se distingue una amplia gama de temas sociales y culturales, apoyadas y argumentadas por ese notable uso de referencias bibliográficas disimiles, además de la búsqueda de reflexiones en torno a la política, identidad racial, sensualidad, educación y la crisis espiritual en la sociedad contemporánea. Preocupaciones que se enmarcan dentro la perspectiva de una crítica cultural que revela conexiones y resonancias que aún podrían considerarse vigentes. 

A continuación, veamos un desglose general de los diferentes textos que conforman estos exorcismos del autor. 

Zabala resalta la trascendencia de Wilde en la cultura y su vinculación con el anarquismo en el artículo “La política de Oscar Wilde”. A lo largo del texto, destaca la figura de Wilde como un héroe cultural cuya visión del mundo se encuentra magistralmente plasmada en su obra literaria. Así mismo, destaca la perdurable relevancia de Wilde y su influencia en diversos movimientos y corrientes: “las almas bellas de París, los hippies-anarquistas en California, seudomarxistas de Berlín, y liberales en Praga vibran con su influjo algo rancio y sonriente” (Zabala, 1971, p. 34). 

En el artículo “Sexo y cultura”, Zabala examina la evolución histórica del eros y su búsqueda de algo superior, como la naturaleza y la belleza. Explora las manifestaciones primarias en diferentes culturas y las concepciones del amor a lo largo de la historia, desde las danzas eróticas tribales hasta el arte del amor cortés en la época medieval, para luego recuperar el planteamiento de la semejanza del “encuentro erótico con el acto lingüístico” (p. 53) propuesta de Norman O. Brown, quien además sugiere que el lenguaje es una superestructura basada en una base erótica y menciona el Cantar de los Cantares como una expresión de placer sexual. Idea con la cual, el autor ingresa al tema del “incesto cultural” (p. 55), haciendo referencia a la conquista de los hombres blancos   y parafrasea a Octavio Paz, “fue también una violación, no solamente en el sentido histórico, sino en la carne misma de las indias” (p. 55). En ese marco, Zabala se detiene en una crítica a la psique boliviana, en torno a la “falsa virilidad, machista, supermasculina” (p. 55) como reacciones a la conquista de los españoles, como sentido de culpa biológico que se arrastra desde la colonización. 

En su reflexión sobre “La razón sensual”, Zabala contrasta las actitudes hacia el placer, la muerte y la sociedad en las culturas orientales y occidentales. Destaca la conexión misteriosa entre la muerte y el placer en la tradición oriental, mientras que en la tradición occidental encuentra una actitud más anarquizante hacia las instituciones sociales. En “La intimidad clandestina”, a partir de la lectura de La agonía de la Izquierda Norteamericana (1970) de Cristopher Lasch, Zabala analiza la lucha de los grupos marginados, el radicalismo cultural y la resistencia contra las estructuras dominantes en la sociedad estadounidense. Y se refiere a la búsqueda de identidad de las razas de color, el radicalismo negro y la teoría del radicalismo cultural. 

En el artículo “Los no-blancos”, Zabala explora la ambivalencia cultural y las desigualdades que se derivan de ella, para luego examinar la relación entre la esclavitud y la sexualidad, el mestizaje en Brasil, el gobierno indirecto en Sierra Leona y la crisis de identidad de los afroamericanos, abogando por una sociedad abierta basada en la expansión de la humanidad. En su análisis del “Folklore de la revolución”, Zabala aborda temas como la educación, la herencia colonial, las revoluciones culturales y los problemas sociales en Bolivia, además cuestiona soluciones inauténticas como el indigenismo, el folklorismo y el europeísmo, y destaca la importancia de reflexionar sobre los problemas sociales y buscar soluciones más auténticas a la crisis espiritual y social.

En relación a una crítica de arte, Zabala proporciona reflexiones y análisis críticos en el artículo “Pensamiento artístico”, para ello, desarrolla un recorrido histórico por diversas corrientes y enfoques estéticos, explorando las concepciones cambiantes de la belleza y su papel en el arte. Destaca la relación entre la belleza y la verdad, la influencia de las tradiciones orientales en el arte y la importancia de las sensaciones en la apreciación de lo bello. Apoyándose en Malraux, Martin Buber, Susan Langer y otros autores que abordan la comunicación y la expresión a través del arte.

En su artículo “Investigación del cómic”, Zabala analiza las implicaciones ideológicas y sociales de los medios de comunicación de masas, enfocándose en las tiras cómicas. En ese marco, señala la falta de investigación sobre los aspectos materiales e ideológicos del consumo de cómics y destaca la presencia de mensajes conservadores en muchas obras. Sin embargo, también menciona algunas tiras cómicas que van más allá del conservadurismo y exploran temas más profundos y universales, como por ejemplo Peanuts de Charles M. Schulz, “quien traslada a los umbrales metáfisicos de la condición humana” (p. 50) a partir de personajes infantiles, por lo que, rescata a Snnopy, Charlie Brown, Lucy y Pig Pen. Luego se refiere a Tiffany Jones, una tira cómica que apareció en el diario Los Tiempos, cuyos contenidos ayuda a “comprender qué sentido asumen en este nuevo contexto los valores tradicionales del Arte, la Belleza, lo Culto como refuerzo de un sistema de mitos y valores vigente” (p. 51).

En el artículo sobre “El reflujo de la ambición”, Zabala examina la cultura y la sociedad estadounidense a través de la lectura del libro Esperando el fin de Leslie Fiedler (1960), destacando la exploración de temas como la violencia, la disolución de la familia burguesa y la alienación del individuo en la sociedad moderna. 

Como se había mencionado líneas anteriores, Zabala incluye artículos de Mundo compartido en Exorcismos, textos que experimentan variaciones entre una versión y otra, tales como cambios de títulos y adiciones de contenido, sin repercutir sobre el nudo central de las temáticas.

En el artículo “Miopía del provincialismo”, que posteriormente fue titulado “Los ídolos aldeanos” en la versión de Exorcismos, Zabala destaca la importancia de la autenticidad, la originalidad y la libertad expresiva en el arte. Critica el predominio de premios y reconocimientos superficiales que no representan el verdadero valor de las obras ni el esfuerzo personal de los artistas. Menciona que el contexto artístico de Bolivia de ese entonces, se carece de verdadero arte y que son predominantes los premios, lo cual refleja una superficialidad y una aprobación masiva condicionada social y política. Además, critica a aquellos artistas que traicionan su autenticidad y libertad creativa al reproducir formas preestablecidas y poco originales para complacer a los consumidores. Zabala defiende la importancia del arte para renovar el lenguaje y la sensibilidad de un pueblo, y se opone al arte folklorista que empobrece y vulgariza la cultura en lugar de enriquecerla.

En el artículo “Una reforma de la cultura”, que posteriormente fue titulado “La enajenación cultural” en la versión de Exorcismos, Zabala aborda la necesidad de crear un ambiente cultural menos vulnerable a las presiones del mercado y más adecuado para el desarrollo creativo. Critica la falta de sociabilidad en las sociedades latinoamericanas, así como el carácter arribista de los sectores medios emergentes. Plantea la importancia de considerar las necesidades específicas de cada escuela en la reforma educativa, y critica la burocracia y la dominación interna en el sistema educativo. En ese marco, Zabala propone la creación de espacios culturales que se adapten a la dinámica de las comunidades y barriadas, respetando su arte, lenguaje e idiosincrasia. 

En el artículo “Teoría estética anarquista”, que posteriormente fue titulado “Las maneras anarquistas” en la versión de Exorcismos, Zabala plantea una crítica cultural de las sociedades contemporáneas imperfectas. Destaca la rebeldía contemporánea contra el exceso de orden y la suavización de las costumbres. Aborda el anarquismo como una teoría de oposición a la autoridad impuesta y destaca la importancia de la protesta estudiantil en la ampliación de los límites de lo posible y la negación de la sociedad actual. Critica las instituciones centralizadas y aboga por un nuevo estilo de vida y una distribución armónica del ocio y las distracciones. Resaltando la importancia del arte, el pensamiento y el tiempo libre dedicado a ellos en la creación de una cultura liberada de restricciones.

Como se podrá distinguir, los diferentes artículos de Zabala contienen el denominador común de cuestionar las normas, reflexionar sobre la influencia de la cultura en la sociedad y buscar una autenticidad más profunda en los modos de vida. En sintonía con el título de este compendio, estos “exorcismos” desvelan las crisis sexual, racial y cultural tanto de la época en que fueron escritos como de la contemporaneidad, invitando así a una reflexión continua sobre estas temáticas.

Educador y gestor cultural - [email protected]