Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:58

Confesiones de un joven novelista

Sobre el libro del pensador y escritor italiano Umberto Eco.
Confesiones de un joven novelista


Si tuviera que elegir a alguien con quien recorrer el infierno (como Dante eligió a Virgilio), sería Umberto Eco. Ese Umberto Eco post El nombre de la rosa. Ese Umberto Eco llano y erudito. Está bien: antes de El nombre de la rosa era un ensayista algo enrevesado, bizantino, solo para conocedores, para fans de la semiología, para fans-pro-latín de la baja Edad Media.

Confesiones de un joven novelista es un libro de instrucción para quien quiera ser escritor. Está escrito con cierta reminiscencia a la Poética, de Aristóteles (para quien no leyó la Poética de Aristóteles: es una especie de ensayo-análisis de la tragedia griega). En él, Umberto Eco describe sus obsesiones a la hora de escribir novelas. Pero me adelanto, vayamos por pasos.

Rewind

Confesiones de un joven novelista está articulado en tres partes. En la primera parte da algunas herramientas para ser escritor. Ojo: no es un manual ni un recetario, más bien es una compilación de charlas que Eco dio en universidades sobre cómo estructurar un relato.

“—¿Qué es la escritura creativa?

—La construcción de un mundo verosímil.

—¿Cómo nace una idea en la mente de quien quiere empezar a narrar?

—A veces es un destello que luego será una obsesión”.

La segunda parte es la más floja. Aquí Umberto Eco regresa a los años pre El nombre de la rosa y empieza a analizar (según semiótica, según alta-interpretación-literaria) a los personajes. Si empezaste a leer Confesiones de un joven novelista para aprender algo del oficio, esta parte déjala. Si empezaste a leer Confesiones de un joven novelista para analizar personajes, de qué están hechos según alguna teoría semiótica, sigue leyendo.

Uno de los problemas es que, al tratar de desentrañar cómo se hacen los personajes, Umberto Eco se desvía y los clasifica, y de esa clasificación hace otra clasificación y otra clasificación, muy al estilo de los semióticos de mitad del siglo XX que analizaban el signo, su significado y su significante, y dentro del significado otras dos partes y dentro de esas dos partes otras dos (porque según Saussure todo estaba compuesto en pares).

La tercera parte trata sobre las obsesiones de Eco a la hora de escribir. Aquí el lector encontrará la erudición de Eco: la historia de las listas desde la Iliada hasta algún escrito de Woody Allen; la forma de la escritura desde los tipos de narrador hasta cómo escribimos un diario con un yo que no es un yo sincero, y es un yo espejo, que, aunque sea falso, es quien nos muestra la verdad (para mayor aclaración ver La historia interminable, la escena donde Bastian y Atreyu miran un espejo y se reconocen).

Forward

Confesiones de un joven novelista es un libro de aprendizaje de un hombre que con facilidad podía hablar de la Edad Media y luego de la historia de los cómics. O de la cartografía renacentista. O de la gastronomía bizantina.

Eco fue uno de los último Virgilios que albergó el mundo. Pero de la rosa solo queda el nombre.

Escritor y periodista - [email protected]