Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 13:59

Las casas de moda lujosas como tendencia: una nueva revolución y el consumismo

Las redes sociales han generado una especie de cultura universal y parte de esta es la moda. Las marcas de ropa de lujo por primera vez dejan de ser exclusivas para los grupos de élite y forman parte de las tendencias actuales, extendiendo así tanto su mercado como sus productos y sus precios sin límites 
Colaboración ‘Adidas x Gucci’.        VOGUE MAGAZINE
Colaboración ‘Adidas x Gucci’. VOGUE MAGAZINE
Las casas de moda lujosas como tendencia: una nueva revolución y el consumismo

Hace unos años que ya entramos en la década del 2020 y el mundo no está dominado por los robots (aun) y tampoco vemos autos voladores en las calles; sin embargo, tenemos los autos que se manejan solos y… quizás lo más cercano que tenemos a una revolución robótica sean los tiktokers. De todas formas, el mundo nunca ha estado más globalizado que ahora y, por ende, tampoco se ha visto un consumismo tan en su auge, como este. No es novedad que las principales autoras de todo esto sean las redes sociales, ya que, son las que mantienen al mundo conectado, literalmente y, gracias a eso han ocurrido y ocurren cada día incontables fenómenos culturales que son dignos de estudios minuciosos. 

Dentro de estas redes, se puede ver cómo y casi se ha construido una cultura universal. Con todos los ‘trends’ o tendencias que salen cada día respecto a la forma de subir contenido, a la forma de hablar, de pensar, a la música, al baile y también respecto a la forma de lucir. Indudablemente la ropa es uno de los aspectos que más tendencia se ha hecho en el último tiempo. A pesar de los diferentes estilos que puedan existir, ya no es raro ver a alguien en la calle de un país de tercer mundo vestir exactamente igual que una modelo de las redes sociales. Y es que el mercado de la moda se ha extendido gigantemente notándose así en el gran incremento de casas de moda, sobre todo las de fast fashion o moda rápida. Si bien, estas cadenas de fast fashion se encargan de sacar e imitar a un precio accesible las tendencias que las marcas de lujo han establecido, la verdad es que, éstas últimas no se ven afectadas y de hecho están en su auge; porque sí, actualmente usar ropa de marca es una tendencia. 

Finalmente como humanos hemos llegado a  la parte de la historia en que vestir bien, a la moda y con marcas de lujo ya no es algo que está reservado sólo para aquellos grupos llamados celebridades y/o millonarios. Aunque… sinceramente, creo que es un enigma el cómo la gente no millonaria logra adquirir estos productos de marca, porque si bien, es obvio que las marcas de lujo siempre se han caracterizado por sus precios ridículamente elevados, ahora, no sólo son los precios los que desbordan la ridiculez, sino que también los productos por los que se cobran miles y miles de euros y/o dólares o cualquier moneda que sea. Lo importante es que no dejan de ser miles. 

También es verdad que otra de las características de estas casas de moda de lujo es su excentricidad, y esta excentricidad a menudo suele ser producto de la inspiración del diseñador y su manera subjetiva de expresar su arte; y, aunque actualmente también se den estas expresiones artísticas en las pasarelas, es innegable que muchos de los productos sacados ahora son pura excentricidad de marketing y ese aire morboso que adoptan los directores creativos para llamar la atención o simplemente para seguir con la tradición de lo excéntrico que caracteriza a las marcas de su línea. De hecho, así mismo lo confirmó Demna Gvasalia, el director creativo de Balenciaga, una de las marcas lujosas que más está en tendencia actualmente, cuando dijo “No podía perder la oportunidad de hacer la bolsa de basura más cara del mundo porque, ¿quién no ama un escándalo de la moda?” al presentar uno de sus últimos productos lanzados al mercado la primera semana de agosto. Ahora decir basura como insulto quizás ya no sea tan ofensivo, porque así como se describió en las declaraciones de Demna, este nuevo producto de Balenciaga se trata de una bolsa de basura hecha de piel de cordero que cuesta $1,790 y que está diseñada originalmente para llevarla como bolso o cartera. Seguramente va perfecto con todos los outfits… 

Pero eso no es todo. Aunque hay personas que dicen que Balenciaga es un experimento social (la verdad que viendo sus productos podría ser), en realidad parecería que a algunas casas de moda lujosas y sus directores creativos como Demna sobre todo, han descubierto que vendiendo artículos “ridículos” ya no como símbolos artísticos sino simplemente como artículos ridículos es un tipo de marketing que tendrá a la marca en boca de todos. Los millonarios excéntricos seguramente comprarán estos artículos e incluso simplemente por ser el o la chica ‘cool’ que se compró la bolsa de basura de Balenciaga, y los demás… pues simplemente no podremos sacarnos la idea de la cabeza, Balenciaga estará presente en todas las conversaciones y se escribirán mil artículos sobre la noticia, así como este. 

Entro otros artículos polémicos de la marca en cuestión están sus famosos zapatos ‘Paris’ que  son estilo Converse pero si los usaría un indigente o ni siquiera (nada contra los indigentes, eh?), ya que están llenos de agujeros, son de un color que se supone que es blanco que nunca fue lavado, suelas rotas y grafitis por todas partes. Este artículo se hizo viral a los minutos de ser lanzado, porque aparte de uno mismo puede llevar sus Converse a ese estado si se lo propone, tienen un costo de $1,850. También está su top de pantalón ancho, que literalmente se trata de una falda de jean con dos agujeros en los extremos para que entren los brazos, y tenemos un top que cuesta $1.590 más un pago inicial de $795. Por otro lado tenemos de parte de la marca francesa, su más reciente producto lanzado sólo la anterior semana, y se tratan de unos aretes de agujetas de zapato, que de nuevo, son literalmente unas agujetas atadas pegadas a un arete y cuestan $261. Sobre estos aretes, la tienda virtual de artículos de lujo MATCHESFASHION bajo la descripción del producto detalla la habilidad de Demna de incorporar objetos del día a día en las colecciones de las casas de joyas. Y sí, si pensamos como Demna, todo podría ser digno de lucir a la moda sobre todo si queremos llamar la atención o estar en la boca de todo el mundo como lo hace él. 

Sin embargo, aunque Balenciaga de hecho haya ido más lejos, las otras casas de moda de lujo no se quedan muy atrás en sus excentricidades. Sólo tomemos como ejemplo a Prada y su camiseta blanca totalmente básica que sólo tiene su logo triangular al centro del pecho y cuesta $1.000. Este fenómeno de la moda definitivamente está llegando un poco muy lejos y parece que no está pronto a terminarse, sino que es más bien el comienzo de artículos cada vez más ‘excéntricos’ con precios cada vez más alocados y con más compradores que nunca. Aunque también vale la pena rescatar otro fenómeno, y es el de las colaboraciones de las marcas de lujo con las accesibles de siempre, expandiendo así el mercado de ambas marcas. Colaboraciones como la de Gucci con Adidas, Dior con Nike, Gucci con North Face y la más reciente que se trata de nuevo de Balenciaga con Yeezy (la marca del rapero Kanye West) y GAP, casi que son eventos históricos en el mundo de la moda, porque muestran la apertura de un camino en el que las marcas lujosas dejan de pertenecer exclusivamente a los grupos de élite ya mencionados y llegan a un acuerdo en el que resultan accesibles para una mayor cantidad de público. Una nueva revolución de la moda y el consumismo que apenas comienza. 

Egresada de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” CBBA. Instagram: @franrogu