Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 07 de julio de 2022
  • Actualizado 13:15

El asesinato como hecho cotidiano en México a través del ojo de la directora boliviana Natalia López Gallardo

La película premiada con el Oso de Plata, ‘Manto de Gemas’, es el primer largometraje de la realizadora sobre la tragedia de las desapariciones en el país del norte y la violencia del narcotráfico.
Un fotograma de ‘Manto de gemas’, películas por la cual la directora boliviana Natalia López Gallardo obtuvo el Oso de Plata en la Berlinale.ALEXANDER JANETZKO-CÁRVACA CINE
Un fotograma de ‘Manto de gemas’, películas por la cual la directora boliviana Natalia López Gallardo obtuvo el Oso de Plata en la Berlinale.ALEXANDER JANETZKO-CÁRVACA CINE
El asesinato como hecho cotidiano en México a través del ojo de la directora boliviana Natalia López Gallardo

Natalia López Gallardo (La Paz, 1941) ganó el pasado miércoles uno de los premios más importantes en la Berlinale 2022, el Oso de Plata, con su nueva película Manto de Gemas. El filme, escrito, dirigido y coproducido por la misma López Gallardo, trata el tema de las desapariciones y la violencia del narco desde la experiencia de tres mujeres: María, Isabel y Roberta.

Isabel, interpretada por Nailea Norvind, está en un proceso de divorcio y se instala con sus hijos en una zona rural donde descubre que su ayudante María, interpretada por Antonia Olivares, busca a su hermana desaparecida. “Ya va a ser un año que la buscamos”, le dice esta última. Isabel entonces le ofrece toda su ayuda para encontrarla, y en el difícil proceso se cruzan con la comandante de la policía en la zona, Roberta (interpretada por Aída Roa), cuyo hijo se ha ligado con el crimen organizado. El hijo, Adán, es interpretado Juan Daniel García Treviño, conocido en México como el protagonista de la película del 2019 Ya no estoy aquí. Isabel no solo se encontrará con los riesgos del narco en su búsqueda, sino con la interminable burocracia del Estado para exigir justicia. De acuerdo a cifras del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, en México han desaparecido al menos 94.000 personas desde 1964.

Cuando en una sociedad la muerte violenta se ha enquistado como un elemento vital más, poco espacio queda para la esperanza. En México, el crimen organizado ha provocado una sociedad sin esperanza. “Más que de la violencia o el narcotráfico, la película habla sobre el miedo que puede generarse en una sociedad donde no hay un proyecto en común, donde la gente está a la deriva, donde solo se quiere salvar el pellejo y nadie piensa en el bien común”, cuenta sobre Manto de gemas su directora, Natalia López Gallardo.

López Gallardo debuta a lo grande con Manto de gemas, que dirige, escribe y monta. También es cierto que la boliviana tiene a sus espaldas una larga carrera como montadora del cine de Amat Escalante, Lisandro Alonso y su marido, Carlos Reygadas. Y como realizadora ya concursó en la Semana de la Crítica de Cannes de 2007 con el corto En el cielo como en la tierra. En Manto de gemas retrata cómo esa violencia está destrozando a todas las clases sociales mexicanas, y cómo la sufren especialmente las mujeres, las únicas que aún albergan un ápice de solidaridad. ¿Por qué esta película? ¿Por qué no ha debutado antes o con otro tema? “Porque se necesita un impulso muy potente, una necesidad y esa necesidad debe ser lo suficientemente fuerte para llevarte a realizarla”, contaba en Berlín la directora. 

López Gallardo ha dicho que para su película se inspiró en historias de vida en el Estado mexicano de Morelos, donde vive hace 13 años. “He sido testigo del progresivo colapso del tejido social”, explica en un comunicado. “Tengo dos hijos y me imagino, medio soñando, a través de la niebla, la vida cotidiana de los padres con hijos asesinados o desaparecidos, lo cual es suficiente para traerme la más oscura de las tristezas”.

Su Manto de gemas juega en el terreno de Escalante (aunque con menor violencia explícita) y de Reygadas en su abstracción visual, en su narración fragmentada, pero aporta una piedad que no hay en el cine de esos cineastas. Y que le otorgan un poderoso valor añadido.

Para escribir el guion y hacer el casting de la película, la directora cuenta que conoció a una familia que había secuestrado a un hombre en su propia casa. El padre del hogar trabajaba como taxista, los chicos seguían asistiendo a la escuela, y la familia parecía bondadosa y generosa con sus vecinos. “Necesitaban más dinero”, le dijeron, para justificar el secuestro en su hogar. “México es como un Dios con muchas caras y la misma cantidad de contradicciones”, dice la directora.

El premio a López Gallardo es un símbolo más de la atención internacional que han comenzado a absorber las mujeres en el cine mexicano, y que ya no solo se lo llevan los tres mosqueteros del cine mexicano (Del Toro, Iñárritu, Cuarón).

‘Alcarràs’, con la fotografía de la boliviana Daniela Cajías, gana el Oso de Oro de la Berlinale 2022

El País/ARA

Alcarràs, de Carla Simón y que contó con la dirección de fotografía de la boliviana Daniela Cajías, ha ganado el Oso de Oro de Berlín 2022. La cineasta de 35 años es la primera directora española en ganar un festival de los grandes y, como su debut, Verano 1993, lo hace con una película pegada a su familia y a la tierra. M. Night Shyamalan, presidente del jurado, habló de la maravilla de combinación de actores amateurs de varias generaciones y su mezcla con una cámara pegada a la tierra. En el escenario, Simón homenajeó la lucha de su familia y de otros agricultores por mantenerse fieles a esa tierra y a ese cultivo que todavía hacen con mimo y cariño, por esa brega constante por llevar los melocotones a los platos de la gente. Y recordó la dificultad de realizar una película coral y marcada por los tiempos de la cosecha en tiempos de pandemia. Simón ha hecho Historia con mayúscula con una película centrada en las historias de la gente. Al Olimpo cinéfilo llega aupada por los agricultores del Segriá.

Cajías fue la primera mujer en los 35 años de historia de los Premios Goya en ganar el premio a mejor dirección de fotografía, por su trabajo en la película Las Niñas de Pilar Palomero, película con la que además ganó un premio Gaudí a la mejor fotografía y la Biznaga de plata en el Festival de Málaga. En 2017 fue la primera directora de fotografía boliviana en ganar un premio internacional. 

“Cuando haces las cosas desde dentro y confías en el hecho de que lo que quieres explicar tiene sentido, pasan cosas mágicas. Ahora lo hablaba con el coguionista, Arnau Vilaró, y también con la directora de fotografía, Daniela Cajías, y la montadora, Ana Pfaff, con quien he estado trabajado muchas horas. Hemos sudado para hacer esta película, ha sido un proyecto muy difícil y todo el mundo que ha colaborado en él lo sabe. Hemos tenido que pensar mucho y preparar mucho las cosas, no ha salido así de casualidad”, afirmó Simón en una entrevista al portal ARA.

El portal Deadline, en una reseña sobre el filme de Simón, destaca la autenticidad de la película y que sus personajes, ninguno con formación profesional actoral, puedan ser “tan complejos y conflictivos y haya ganado actuaciones tan maravillosas de aficionados es un testimonio de sus poderes de empatía”. El mismo texto afirma lo siguiente sobre el trabajo de Cajías: “El mismo espíritu anima la cámara de Daniela Cajías al seguirlos y encuadrarlos; es como si hubiera un parentesco que une no solo a la familia que vemos en la película, ninguno de los cuales está realmente relacionado, sino también a los que están frente a la cámara con los que están detrás”.

“Las niñas”, la película española con la que Cajías obtuvo el Goya a la mejor dirección de fotografía, llegará a salas del país desde el próximo 21 de abril. La fecha fue confirmada por la productora y distribuidora BF Distribution. Sin embargo, advirtió que el día puede ser modificado por la pandemia, que ya ha postergado y cancelado una importante cantidad de estrenos.