Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 12 de abril de 2024
  • Actualizado 15:39

Aramburo estrena una obra teatral en Cochabamba después de 10 años

La productora T.ok trae a tablas cochabambinas ‘Ususi’, nueva propuesta del dramaturgo boliviano que se presenta el 2 y 3 de marzo en el teatro Laredo. En esta entrevista, el director y una de las actrices ofrecen pormenores de la obra
Aramburo estrena una obra teatral en Cochabamba después de 10 años

La última obra de teatro que Diego Aramburo presentó en Cochabamba fue Morales en 2014 y luego se dedicó a dirigir diferentes piezas internacionales. Ahora, vuelve después de diez años para presentar Ususi. Una puesta en escena que cuenta siete historias íntimas de mujeres sobre la relación padre e hija. Propone actuaciones naturalistas con la intención de que el espectador olvide que está presenciando teatro para enfocarse únicamente en las historias. 

Según la sinopsis oficial de la obra, los relatos de estas mujeres están conectados entre sí y relacionados con la historia de Das, aquel que murió a los 4 años, tuvo una hija a los 36 y se separó a los 44. 

Así, en medio de historias enredadas, el dramaturgo y director teatral cochabambino propone un estilo de obra performática basada en experiencias de las mismas actrices y artistas que muestran su realidad en diferentes contextos. 

Se tendrá la participación de Patricia García, actriz boliviano-española; Melissa Andreazza Campus, activista y artista ítalo-brasileña; Andrea Cornejo, actriz y bailarina cruceña; Rocío Canelas, actriz y profesora cochabambina; y Sofia Arrieta, escritora y actriz colombiana.

La RAMONA conversó en exclusiva con Sofía Arrieta y con Aramburo para conocer más detalles acerca de esta nueva propuesta artística que se presentará el fin de semana.  

¿De qué trata Ususi?

Diego Aramburo (DA): Ususi quiere decir hija, pero solamente entre padre e hija en quechua. Es una palabra muy específica y la obra va de eso, son historias entre hijas y padres, entretejidos de historias de hijas que relatan experiencias y distintas formas de relaciones con el padre. Estas historias tienen ciertas vueltas, lo interesante es que provienen también de la realidad, de los pensamientos andinos, como saltos en el tiempo, futuro para atrás, pasado para adelante, son cosas que suceden con las formas de entender algo y dan soporte a cómo se organiza este relato.

¿Cómo nace Ususi? 

DA: Surge de una investigación que yo venía teniendo previamente y que me lleva a encontrarme con personas que tienen historias sensibles al respecto. Entonces, basándome en esos testimonios se genera el guion y luego se encuentra con una estructura, que se apoya en la forma del tejido jalq’a que es bastante onírica. Entonces, la obra es simple de seguir porque son relatos testimoniales, que no necesariamente son de actrices, sino de artistas que necesitan “ser” en escena y eso es lo que genera una obra. 

¿Desde cuándo comenzaron a trabajar en la obra? 

DA: La parte concreta comenzó el año pasado que terminó en una lectura y ya para noviembre comenzamos con un texto como tal. Pero por supuesto que antes hubo investigación y demás y ya para este año estamos trabajando en la puesta.

¿Cómo fue el proceso de creación de Ususi? 

DA: Es una de las cosas más fundamentales en esta obra, porque ese proceso no solo fortalece, no solo respalda, sino es la obra. En este caso, tiene que ver con el tiempo, como ciertas cosas que aparecen en el pasado, aparecen en el presente, como el pasado convive con el presente, cuando el pasado se hace presente. Eso ya no tiene que ver como actuamos, o como es creíble esto, sino cómo manejamos los tiempos. No tienes que romperle la cabeza a un espectador, pero seguro a nosotros nos rompe la cabeza y hace una calidad distinta y que vayamos dos tiempos a la vez.

¿Cómo describes la experiencia de trabajar con artistas de diferentes culturas y nacionalidades?

DA: Las personas con las que trabajo afuera, si bien no había trabajado antes, me di cuenta que tienen altísimos niveles de profesionalidad. Hay cualidades humanas donde demuestran que son personas muy generosas. Además, tienen nociones de profesionalidad que no tenemos en Bolivia. Entonces, se facilita muchísimo el trabajo, incluso a pesar de la distancia, porque por ejemplo la ítalo-brasileña está siendo parte de la obra desde Italia con una videollamada y estamos trabajamos con ella diariamente a pesar de que estemos con cinco horas de diferencia. Ella se conecta en la madrugada para ensayar y está dispuesta.

¿Las historias son completamente fieles a la realidad?

DA: Sin duda hay un proceso ficcional, pero se tomó mucho de ellas y sus historias. Sin embargo, se le da el espacio a quien está viendo, porque te permite pensar en tu historia sea que te tocó ser papá de una hija, ser hija de un papá o que tienes una hermana que a su vez es hija de otro papá y hay mucho lugar para cada cual su propia historia, mientras escuchas estas historias y logras identificarte con cada cosa que está pasando y creo que es la parte más importante de las artes; encontrarse a uno al ver una obra. El arte tiende a potenciar ese lugar de quien se está hablando como creador de quien definitivamente va a ser ese arte, pero no se dice mucho esto para darle más espacio a quien crea. 

¿Cómo ves este nuevo proyecto en el que te incluyó Diego?

Sofía Arrieta (SA): Yo trabajé mucho la relación con mi padre, un tema que para mí es fundamental y me atraviesa personalmente y ya hice una obra sobre la muerte de mi papá. Entonces, es bonito volver ahí, ahora como tejiendo esta historia con las historias de otras mujeres que no conozco y que fue muy bonito conocerlas en el proceso. Es bastante íntimo y personal el ejercicio y eso es lindo. Es un trabajo delicado desde la escritura.

¿Diego logró describir bien las historias o tu historia personal sobre la relación con tu padre?

SA: Si. Es un riesgo grande. Cada una está entregando una parte propia y creo que eso es lo fuerte, son nuestros recuerdos, pero también estamos jugando con nuestras emociones. Porque una relación padre e hija puede ser problemática en muchos casos y en otros es una relación muy afortunada. Además, esa yuxtaposición de voces y ese tejido es lo que considero lo valioso de este ejercicio que vale la pena ver.

¿Cómo evalúas la experiencia de trabajo junto a Diego? 

SA: Yo no sabía mucho de él, hasta ahora. El proceso terminado de la lectura me pareció muy bonito y también me dio mucha libertad en escribir sobre mi “personaje” porque yo soy literata. Como el personaje en sí es colombiano, yo corregía palabras que en Colombia no se dicen como él lo escribió. Entonces, tuve mucha posibilidad de acción. 

¿Por qué tienes el interés de contar historias acerca de la relación padre e hija?

DA: Porque estas historias son investigaciones delicadas y sutiles de aspectos que yo considero que son bastante humanas: las relaciones humanas. Las situaciones emocionales que estamos viviendo actualmente, como las situaciones familiares y la relación padre e hija, pareciera que están quedando en un tercer plano, frente a los grandes conflictos que nos llegan cada instante. ¿Cómo consigo sobrellevar imágenes actuales devastadoras sobre las guerras entre Israel y Gaza y tratar de sostener las relaciones que tengo en mi contexto? Ese tipo de cosas me van dando vueltas en la cabeza y me llevan a estas creaciones que precisamente por eso tienen que ser bien sutiles para no espectacularizar más de lo que ya está la realidad.

¿Por qué tenemos que ir a ver esta obra?

SA: Porque ir al teatro es ir a asumir un riesgo y creo que este es un riesgo bonito, confrontador.Yo estoy confrontada y me imagino que para el público va a ser interesante poder ver eso. Diego está trabajando una estructura de tejido, desde la forma de la escritura, hasta la puesta en escena y es interesante ver algo así.

Ususi se presenta los días sábado 2 y domingo 3 de marzo en el teatro Eduardo Laredo (Av. Ramón Rivero al lado del parque vial), a las 18:00 y a las 20:00. El costo de las entradas es de 60 bolivianos en preventa hasta el 29 de febrero y a partir del 1 de marzo será a 70 bolivianos. Se pueden conseguir contactando a Raquel Rocha, directora de T.ok, disponible en este teléfono: 69501079.  

De igual forma, se presentará en la ciudad de La Paz en Seb’s teatro Los pinos (calle 2 supermercado Juan del Sur, 1er piso, Los Pinos). El 9 de marzo a las 17:00 y a las 21:00 y el 10 de marzo a las 17:00 y a las 19:00. El costo de las entradas es de 70 bolivianos en pre venta hasta el 8 de marzo y a partir del 9 de marzo será a 80 bolivianos.