Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de septiembre de 2022
  • Actualizado 13:21

El zorro y la mamá pata

El zorro y la mamá pata



Una mañana, la mamá pata y sus hijos se encontraron con el zorro en la orilla de una laguna.

El zorro viendo a los patitos tan hermosos y amarillos, le dijo a la madre pata: ¿Por qué tus hijitos son tan amarillitos?

La madre pata, sonriendo, le contestó: El día viernes, cuando anochecía, los puse al horno caliente y después tapé bien la puerta con barro.

El zorro, queriendo tener a sus hijos igual de amarillos, hizo lo que le dijo la mamá pata.

Cuando de mucho rato volvió a abrir la puerta del horno, vio que sus crías estaban totalmente carbonizadas. Entonces el zorro tristemente se lamentó y amargamente se puso a llorar.

Ahora sí voy a comerme a la pata y a sus crías amenazó.

La mamá pata y sus crías viendo llegar al zorro se entraron sonrientes a la laguna.

El zorro en la orilla de la laguna, quedó pensativo sobre cómo agarrar a la mamá pata y a sus crías y dijo: Tomaré el agua hasta dejar seca esta laguna.

Y así tomó el agua hasta que ya no podía más.

Tomó tanta, pero tanta agua que su estómago creció y creció y cuando regresaba a su casa puuunnn reventó, y así terminó la vida del zorro.

Así me lo contó mi abuelita.