Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 07 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:04

LA FIESTA DEL INTIRAYMI “CUMPLEAÑOS DEL SOL”

LA FIESTA DEL INTIRAYMI “CUMPLEAÑOS DEL SOL”


Al pueblo de Cusco, en el corazón mismo del Tawantinsuyu, encabezados por sus máximas autoridades las grandes delegaciones empezaron a llegar… a la media noche el vocero del Inca dio orden para iniciar con el encendido de la fogata festiva; ramas de ch’acateas y t’olas empezaron ardiendo.

Se escuchan los bombos, el suelo empieza a temblar, pinquillos, lichiwayos, charangos, quenas y zampoñas, muchos instrumentos musicales se dejan escuchar en el gigante campo del Saqsaywaman.

La luz de las llamas iluminan el campo, el atuendo brillante de mujeres y hombres se divisa a lo lejos, el humo de la hoguera se eleva al cielo sahumando a la madre luna.

El Padre Inca se aproxima a la hoguera, allí muy bien sentado en su adornada silla de oro, rodeado de sus vírgenes escogidas espera a los que llegan;… por el norte, aparecen los chinchas; por el este ingresa el gentío del antisuyo; por el oeste aparece el gentío del kuntisuyo; y por el sur aparece la muchedumbre del collasuyo.

Aquella noche, la luz de la madre luna y de la fogata dejaban ver la danza y el canto en medio del polvo y el humo festivo;… Entretanto, el Inka Rey poniéndose de pie de su silla de oro, levanta sus manos y pide a todos silencio, y les dice: LES DESEO PARABIENES POR ESTA SU VISITA, AQUÍ SE QUEDARÁN TODAS SU PENURIAS Y SUFRIMIENTOS, Y DE RETORNO LLEVEN A SUS PUEBLOS LA FELICIDAD ETERNA PARA EL BIEN VIVIR; PORQUE, ES LA FIESTA DE NUESTRO PADRE SOL, SOLO ÉL TODO CUANTO LE PIDAN PUEDE DARSELOS… QUE VIVA EL CHINCHASUYO, QUE VIVA EL CONTISUYO, QUE VIVA EL ANTISUYO, QUE VIVA EL COLLASUYO; y todos respondieron que viva diciendo.

Posteriormente, los enviados de cada suyo, cantando y bailando con toda alegría, pusieron sus ofrendas traídas delante del Inca; unos oro, plata, sal y muchos arbustos aromáticos; otros los productos de sus cultivos, variedad de maíces, papas, quinua, amaranto, altramuz, y algarrobo; otros variedad de ropas confeccionadas, sombreros, gorros, chaquetas, pantalones, abarcas, coronas de oro; y otros variedad de animales, llamas, vicuñas, alpacas, huanacos, charque, fibra, fajas, y muchas adornos hechos de oro.

El Inca, con las vírgenes escogidas y sus encomendados, toda la noche sirvieron de beber en grandes mates a todos quienes cantaban y bailaban en la víspera de la festividad… Y luego de esperar la noche entera la aparición del dios sol, cuando la perdiz mayor empezó a silbar al amanecer, el Padre Inca con un fuerte grito hizo que todos se pusieran de pie, y les dijo: “Que arda más la fogata, traigan una llama blanca, con su sangre recibiremos a nuestro dios sol; levantemos nuestras manos arriba, recibamos sus cálidos rayos, y pídanle todo cuanto quieran para vivir bien”.

La fiesta del sol, es el día del Padre Sol, con su iluminación y su temperatura pondrá en las manos del hombre toda fuerza; y el hombre devolvió todos los beneficios recibidos a través del humo de su sahumerio que subió hasta la casa del dios sol en el cielo.