Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de febrero de 2024
  • Actualizado 10:32

LOS COSTOS DEL LÍQUIDO VARÍAN DE UN MUNICIPIO A OTRO Y NO ESTÁN RELACIONADOS AL CONSUMO EN TODOS LOS CASOS

Agua, cara y difícil de acceder en Cochabamba

Agua, cara y difícil de acceder en Cochabamba



El acceso al agua potable es un problema que permanece en el departamento de Cochabamba. Es cara y es difícil en otras zonas.

El costo para contar con agua potable va por partida doble. Por un lado está el tema económico del servicio que llega a las casas y por otro, las familias que adquieren el líquido a través de carros cisternas porque en sus barrios aún no hay redes.

Pero, entre quienes cuentan con las redes a domicilio también hay diferencias. Sólo comparando los municipios de Cochabamba, Sacaba y Quillacollo se conoce que en la ciudad el costo es mayor entre cinco y siete veces. En promedio, porque el costo también varía de barrio a barrio en Cochabamba, se paga por metro cúbico 7,25 bolivianos. Hay cuatro categorías que dependen del tipo de construcción en viviendas y hay horarios para el suministro. Se paga conforme a la infraestructura más que por el consumo.

En Quillacollo el precio del metro cúbico de agua es barato y el servicio se da durante todo el día. Y, por ejemplo, en la zona norte que se provee de agua de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Quillacollo (Emapaq) paga 1,4 bolivianos por metro cúbico, una familia tipo paga unos 14 bolivianos al mes.

Mientras en Sacaba, se conoce que el pago por el servicio es de 10 bolivianos mensuales, no hay medidores para el consumo, por tanto, el mismo es libre. Y pagarían un boliviano por metro cúbico del líquido que les brinda la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado Sacaba (Emapas). Hay familias que cuentan con doble servicio, también el de cooperativas, y el costo es de 1,5 bolivianos por metro cúbico.

Las autoridades reconocen el uso irracional que existe del agua potable en los municipios. El proyecto Misicuni es una esperanza para Quillacollo y Cochabamba, pero a Sacaba no llegarán sus aguas.

En regiones como el Valle Alto el problema de carencia de agua potable también se percibe, como en Arani, donde, sin embargo, el costo es bajo.

En la actualidad, este municipio se abastece del líquido a través de dos pozos profundos. Y para atender a alrededor de mil habitantes en el área urbana la Alcaldía ha instalado decenas de piletas públicas. La gente debe acudir a captar lo necesario en horas de la mañana porque el servicio sólo se da hasta el medio día. Mientras avanzan los proyectos de captación de aguas y perforación de más pozos, el sistema consiste en trasladar agua en bidones.

Pero, el precio es bajo. La gente paga alrededor de 5 bolivianos mensuales que corresponde a la energía eléctrica que usan las bombas en los pozos.

En el Cono Sur, la situación de sequía es recurrente y también se refleja en la forma de consumo de agua potable en las áreas urbanas. En el municipio de Pasorapa, por ejemplo, si bien existe el servicio en el centro hay horarios en los que las piletas proveen agua y otros en los que no. Es común ver en todas las casas bidones, barriles y bañadores para acumular agua.

Otro rostro es el de la región del trópico. Las características de la zona, con ríos caudalosos y riego abundante, no son sinónimo de sistemas de agua potable para todos. Las autoridades locales buscan atender con estos servicios que son carentes entre la población.

Por otro lado, las familias que carecen de los sistemas de redes deben consumir agua de cisternas, dependiendo de la zona el costo también varía. Por ejemplo, en Arani, quienes compran agua también de cisternas pagan 5 bolivianos por bidón de 10 litros de capacidad. En los barrios de la zona sur de Cochabamba la situación es la misma, los costos varían y la calidad del líquido es desconocida.

Incluso en los centros de salud deben potabilizar el agua con elementos químicos porque no hay agua potable, como en Villa Israel y otros barrios.

OBRAS ANHELADAS PARA QUE evitar CONFLICTOS

SISTEMAS DEBEN ESTAR LISTOS PARA RECIBIR AGUA

Misicuni es la esperanza para algunos municipios

El presidente de la empresa Misicuni, Jorge Alvarado, recomendó a las autoridades del área metropolitana, donde el embalse de la represa beneficiará directamente, renovar y ampliar redes del sistema de agua potable para cuando el líquido esté listo para distribuirse.

Conforme a los reportes más recientes, otorgados por el asambleísta departamental, Marco Carrillo, concluirán la represa a mediados del año 2014. Considerando la época de lluvias, el embalse podría iniciar recién a fines del próximo año.

La administración y distribución estarán a cargo de la empresa Misicuni.

Los usuarios serán los ciudadanos que cuenten con redes de agua potable, los regantes y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) para la generación de electricidad.

También construyen plantas de tratamiento.