Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 25 de septiembre de 2022
  • Actualizado 11:07

EN COCHABAMBA SE BENEFICIARON 5.858 FAMILIAS CON DIFERENTES PROGRAMAS DE LA FUNDACIÓN PRO HÁBITAT

El sueño de vivir con dignidad hecho realidad

El sueño de vivir con dignidad hecho realidad



Vivir bien ya es una realidad para los vecinos de María Auxiliadora, Barrio Sonidos y Lomas Santa Bárbara, en los distritos 8, 9 y 14, al sur de la ciudad.

Los pobladores aseguran que lograron mejorar su calidad de vida con la implementación de diferentes programas promocionados por la Fundación Pro Hábitat.

En Cochabamba 5.858 familias se beneficiaron del programa de vivienda adecuada, de la capacitación en gobernabilidad y ciudadanía y con créditos para la construcción, mejora y ampliación de viviendas.

Acciones similares, pero con mayor impacto social por la cantidad de familias beneficiadas, se realizaron en Tarija y Chuquisaca desde 1993. En ambos departamentos se beneficiaron 39.377 familias.

Nélida Durán cuenta que “gracias a la Fundación tengo ingresos y mi casita”. Ella es vecina de Lomas Santa Bárbara y junto con 13 mujeres concretaron la construcción de un mercado. Ahora son 60 las comerciantes que tienen sus puestos de venta. Con el apoyo de la Fundación también concluyó su casa.

VILLA PAGADOR Los vecinos de Villa Pagador lograron instalar un sistema de agua potable por tubería. Se constituyeron los comités para gestionar el acceso al agua y lograron construir tanques para el almacenamiento y distribución. “Tenemos agua las 24 horas del día”, asegura Abdías Torrez. Antes de contar con el servicio, los niños se enfermaban constantemente con diarreas. Los cisternas entregaban el agua en turriles en las zonas más bajas y debían trasladar en baldes o latas a sus propios recipientes y “había contaminación”.

La gerente general de la Fundación Pro Hábitat, Antonia Terrazas, resalta el aporte de la institución “en la gran tarea de dignificar la vida de las familias llegando a cada una de las casas de los beneficiarios”.

Terrazas asegura que la tarea es ardua porque los factores económicos y sociales e incluso políticos dificultan el acceso de las familias a un techo propio.

Las líderes de la comunidad María Auxiliadora, ubicada en el Sindicato Agrario Sivingani El Rincón, del Distrito 9 de la ciudad de Cochabamba, reconocen el apoyo de la Fundación en la formación de mujeres líderes y en la organización de los adolescentes en actividades relacionadas con actividades culturales y de integración social.

Terrazas dice que ver la sonrisa de satisfacción de los comunarios o vecinos cuando sus casas están relucientes y terminadas es uno de los principales propósitos de Fundación Pro Hábitat.

“Eran como mi mamá, insistían en que avance mi casita. Ni bien terminaba un cuarto me apoyaban para que haga otro”, recuerda Juan Mamani Rojas.

Terrazas explica que el modelo implementado responde “al ejercicio del derecho a la vivienda adecuada, entonces se tiene que trabajar de manera conjunta con la comunidad y sus representantes”.

PREMIO El trabajo de la Fundación fue reconocido el año 2000 con el premio World Hábitat Awards otorgado por la organización de las Naciones Unidas Building And Social Housing Foundation. Valoraron su experiencia innovadora y exitosa en programas de vivienda y capacitación comunitaria.

Uno de los proyectos ejecutados en Cochabamba es la construcción de 797 casas en los municipios de Villa Tunari y Shinahota. El programa de Vivienda Saludable y Productiva fue ejecutado con apoyo del Viceministerio de Vivienda. Las casas serán entregadas el 19 de julio, con la presencia del presidente Evo Morales.

LÍNEAS DE ACCIÓN La Fundación Pro Hábitat trabaja en la capacitación, la investigación, la sistematización de las experiencias, la incidencia política y la información y difusión. Además desarrolla programas de vivienda adecuada, gobernabilidad y ciudadanía y otorga crédito para soluciones habitacionales.

Apuntes.

Historia.

La Fundación Pro Hábitat es una entidad sin fines de lucro que busca una respuesta sostenida al reto de participación y gestión comunitaria para fortalecer el desarrollo de los asentamientos humanos. Nace el primero de julio de 1993.

Propósito.

Pro Hábitat mejora las condiciones socio habitacionales mediante la construcción o mejoramiento de viviendas y con la promoción del cuidado de la salud, educación y conservación del medioambiente.

Pioneros.

“Nos consolidamos como la primera entidad no gubernamental dedicada en atender las necesidades de vivienda con enfoques saludables, fomentado la capacitación de los grupos sociales con menores ingresos para que se conviertan en protagonistas del mejoramiento de sus condiciones habitacionales y por ende de su vida”.

Fuente: Fundación Pro Hábitat.

La experiencia en Tarija y Chuquisaca

El responsable de la Fundación Pro Hábitat, Rolando Velarde, explica que hubo gran impacto en Tarija y Chuquisaca.

En Tarija, en San Lorenzo, se construyeron 3.000 casas en el marco del programa Vivienda Saludable y Productiva.

En ocho comunidades del municipio de Caraparí se favoreció a 471 familias del Abra, Campo Verde, Boyuy, Iñiguasu, Itaú, Ñacaguasu, Salitral, Zapatera Centro y Zapatera Norte con la construcción o mejoramiento de sus viviendas.

En el municipio de Entre Ríos se benefició a 302 familias de la comunidades de Alto Meleadero, Berety, Cañadas, San Francisco, Serere Limal, Serere Norte, Serere Sur, Suaruro, Supitin, Tacuarandy y Trancas.

En el departamento de Tarija se benefició a un total de 23.966 familias con 119.830 integrantes. Las viviendas mejoradas y nuevas alcanzan a 16.665, en tanto que las viviendas saludables y productivas suman 3.214.

Además de otorgar créditos, se desarrolló el programa “pisos sanos manantial de vida” para la autoconstrucción de pisos de cemento con seguimiento técnico.

CHUQUISACA En el municipio de Tarabuco, Chuquisaca, se ha mejorado la calidad de vida de 15.411 beneficiarios, ayudándoles en la construcción o mejoramiento de sus viviendas.

Son 15 las comunidades rurales que recibieron apoyo en la ampliación y/o renovación estructural y funcional de sus viviendas, promoviendo también la diversificación de emprendimientos productivos.

En Zudañez se ejecutaron trabajos en 41 comunidades, el 80 por ciento de las familias fue capacitada para construir sus pisos. También se capacitó a 553 niños y niñas en prácticas y hábitos saludables.

El número de familias beneficiadas alcanza a 15.411, con 77.055 integrantes. Las viviendas nuevas y mejoradas suman 9.001.

Proyectos nacen de las carencias

Una de las características de la Fundación Pro Hábitat es que los proyectos no son diseñados desde los escritorios, nacen de las carencias, sugerencias y demandas de las comunidades.

La gerente general de Pro Hábitat, Antonia Terrazas, cuenta que hubo la intención de implementar en la zona sur de Cochabamba la construcción de viviendas saludables, sin embargo su necesidad era otra, acceso al agua y a servicios básicos.

Así surge el programa de gobernabilidad para “fortalecer las capacidades y habilidades de los hombres y mujeres en las comunidades para que puedan hacer propuestas e incidencia a nivel local”, señala Terrazas.

El presidente del directorio de la Fundación Pro Hábitat, Luis Ramírez, resalta el acompañamiento por 20 años a cerca de 32.000 familias del campo y de los barrios “en su lucha por un mejor hábitat”.

Opiniones.

Víctor Dorado

Shinahota

Nosotros valoramos el trabajo realizado por la Fundación Pro Hábitat en la construcción de las viviendas en el trópico. Ellos trabajan de manera coordinada con los comunarios y de acuerdo a nuestras necesidades. También nos dan importantes responsabilidades.

Rosa Angulo

Barrio María Auxiliadora

En nuestra comunidad se ha fortalecido el liderazgo de la mujer en un modelo piloto cuyos cimientos son la solidaridad, el respeto, la integración. El apoyo también es en préstamos en la construcción y mejoramiento de las casas.

María Eugenia Véliz

Barrio María Auxiliadora

Se ha trabajado de manera conjunta en la implementación de talleres para la organización y liderazgo de las familias y de los jóvenes.

Hemos gestionado el mejoramiento de nuestra comunidad y ahora tenemos hasta un centro infantil.

Abdías Torrez

Barrios Unidos

Nuestra principal lucha ha sido tener agua corriente por tubería.

El precio de los cisterneros era muy caro y debíamos medirnos al máximo. Había mucha contaminación y los niños se enfermaban mucho.

Martín Becerra

Lomas Santa Bárbara

Agradecemos a Pro Hábitat por los proyectos de higiene comunal que se hicieron en nuestra zona, antes no teníamos baños. Los vecinos más necesitados también se han beneficiado con mejoras y ampliación de sus casas.