Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Las víctimas de la dictadura piden que se les recuerde antes que a los verdugos

Una de las hermanas de los dirigentes desaparecidos espera descubrir dónde fueron los restos de esos "héroes"
 
Olga Flores, hermana de Juan Carlos Flores que desapareció en 1980 durante la dictadura de Luis García Meza. EFE
Olga Flores, hermana de Juan Carlos Flores que desapareció en 1980 durante la dictadura de Luis García Meza. EFE
Las víctimas de la dictadura piden que se les recuerde antes que a los verdugos

La boliviana Olga Flores, hermana del dirigente Juan Carlos Flores, desaparecido durante la dictadura militar en 1980, pidió ayer recordar a quienes lucharon por recuperar la democracia en Bolivia y no así a personajes "bajos" como el fallecido exministro de aquella época Luis Arce Gómez.

"Es muy lamentable que en Bolivia ciertos personajes que han destrozado la historia pasan a ser personajes de primera plana y otros como Juan Carlos Flores o Marcelo Quiroga Santa Cruz pasan al olvido porque recordamos la parte negativa y no a los verdaderos héroes", dijo Flores.

La activista lamentó que pase a la historia una persona como Arce Gómez, "que mandó a andar con el testamento bajo el brazo" durante la dictadura militar de Luis García Meza, mientras que los "verdaderos luchadores" por la democracia están siendo olvidados.

"En estos momentos en que ha fallecido él (Arce Gómez), demando de la sociedad boliviana una memoria sobre lo que costó la democracia", sostuvo.

Según Flores, el exministro del Interior es responsable no solamente por la desaparición de su hermano o el asesinato del líder izquierdista Marcelo Quiroga Santa Cruz, sino también de otros delitos como narcotráfico y otros que no han sido juzgados, como el asedio a los centros mineros de Viloco y Caracoles en 1980.

Arce Gómez, uno de los condenados por la Operación Cóndor, el plan represor que activaron de forma coordinada las dictaduras suramericanas durante las décadas de 1970 y 1980, falleció el lunes en un hospital de La Paz, a los 82 años por un "shock séptico, enfermedad renal crónica y diabetes tipo 2".

Su muerte fue confirmada por el Ministerio de Gobierno (Interior) de Bolivia, pues el exministro cumplía una condena de 30 años en la prisión de Chonchocoro.

Era uno de los 24 condenados a cadena perpetua el año pasado por la Justicia de Italia, que juzgó a jerarcas y militares de Bolivia, Chile, Uruguay y Perú por desapariciones de latinoamericanos con orígenes italianos durante dictaduras militares en estos países.

Arce Gómez estaba encarcelado en Bolivia desde 2009 por delitos como alzamiento armado, genocidio y asesinato, tras cumplir previamente una sentencia por narcotráfico en Estados Unidos.

Olga Flores consideró que el exministro "no era la última persona que sabía" dónde se encuentran los restos de personas desaparecidas en la dictadura como su hermano o Quiroga Santa Cruz, pues esa información está en archivos militares a los que no se ha podido acceder hasta ahora.

Flores recordó que el caso de la desaparición forzada de su hermano durante la dictadura de García Meza ha llegado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

La activista expresó su deseo de que una sentencia de esa corte permita una real apertura de los archivos militares en Bolivia para encontrar "a los responsables de la desaparición de Carlos Flores y Marcelo Quiroga".