Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de junio de 2021
  • Actualizado 03:30

Vocal da un paso atrás y revoca libertad de pandillero, pero el feminicida se fuga

Sin embargo, Ordoñez Arias, no participó de la audiencia y se presume que que huyó de su domicilio con destino desconocido para evitar cumplir la condena de 30 años en una cárcel. por feminicidio.
Los abogados de la víctima de feminicidio en una carpa en la calle Santa Martín, en la puerta del Tribunal Departamental de Justicia. Miguel Rojas.
Los abogados de la víctima de feminicidio en una carpa en la calle Santa Martín, en la puerta del Tribunal Departamental de Justicia. Miguel Rojas.
Vocal da un paso atrás y revoca libertad de pandillero, pero el feminicida se fuga

La vocal Mirtha Montaño de la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de Cochabamba determinó revocar la la cesación de la detención preventiva del condenado por feminicidio y pandillero, Omar Alejandro Ordoñez Arias y ordenó su inmediata detención para ser trasladado a la cárcel.

Sin embargo, Ordoñez Arias, no participó de la audiencia y se presume que huyó de su domicilio con destino desconocido para evitar cumplir la condena de 30 años en una cárcel por feminicidio.

El pandillero, quien fue representado en la audiencia por un abogado de oficio, no fue hallado en su casa en los últimos tres días y se conoce extraoficialmente que la Policía realizó ayer varios operativos en Cliza, pero el feminicida no fue encontrado.

Los abogados de la defensa de la víctima y Mujeres de Fuego instalaron una carpa en la calle de San Martin para participar de la audiencia virtual en protesta contra la vocal que se negó a realizar una audiencia presencial.

El colectivo Mujeres de Fuego se unió a la manifestación y pidió en las puertas del Tribunal Departamental de Justicia sanciones contra la responsable de liberar al pandillero, quien cumplía una sentencia de 30 años en El Abra.

Mirtha Montaño dio libertad al condenado el pasado 25 de marzo ordenándole pagar una fianza de 100 mil bolivianos, tramitar su arraigo, entre otros requisitos. Pilar Reyes, la madre de la víctima, cuestionó ese fallo porque el asesino de su hija está sentenciado e interpuso un amparo constitucional, donde anularon la resolución de Montaño.

“Para los pobres no hay justicia. Me han quitado a mi hija y me han amenazado con matar a otra de mis hijas, pero voy a seguir, aunque me cueste la vida. Han dejado libre al principal autor, sentenciado, pero nunca voy a dejar este caso. Ya he sufrido mucho y ojalá me den justicia”, dijo Reyes, madre de María del Carmen Carballo, la adolescente que fue violada y asesinada por miembros de la pandilla Wander Rap, una de las más peligrosas de Cliza, en marzo de 2016.