Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:38

SOLO 11 CASOS TIENEN SENTENCIA

La violencia se ensaña con niños; 33 mueren y preocupa impunidad

Las cifras crecen en comparación con la gestión anterior, cuando se registraron 28 infanticidios durante el primer semestre. 

Familiares y vecinos despiden a Esther en medio de pedidos de justicia, el 7 de julio. FOTO- APG
Familiares y vecinos despiden a Esther en medio de pedidos de justicia, el 7 de julio. FOTO- APG
La violencia se ensaña con niños; 33 mueren y preocupa impunidad

El 1 de enero, cuatro hermanitos fueron asesinados a puñaladas por su padre en la ciudad de El Alto (La Paz). El progenitor, de 37 años, discutió con su esposa y la golpeó por celos. Ella salió de la vivienda en búsqueda de ayuda y dejó a sus hijos con el agresor, pero este asestó 32 puñaladas a sus pequeños de tres, cinco, ocho y 10 años; dos mujeres y dos varones.

El hombre hospitalizado, debido a que intentó quitarse la vida tras asesinar a sus hijos, recibió detención preventiva por el delito de infanticidio en una audiencia declarada en reserva que se desarrolló en el hospital del Norte, el 4 de enero. La medida se cumple en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro.

El infanticidio de los cuatro niños conmocionó y levantó a los habitantes de El Alto. La abuela materna no podía creer lo ocurrido porque veía a su yerno como “un buen hijo”, mientras la madre no aceptaba la pérdida y pedía a sus pequeños, que estaban en ataúdes blancos, que se levantaran para jugar.

Solo en las primeras horas del año se registraron cinco infanticidios. Ese mismo día, un bebé de ocho meses fue asesinado por sus progenitores, quienes también se quitaron la vida, en la zona de Tacagua de la ciudad de La Paz. Los jóvenes padres fueron encontrados sin vida colgados de una viga del cuarto.

De acuerdo con las investigaciones, el menor de edad no presentaba signos de violencia y le habrían dado raticida o algún órgano fosforado.

En Bolivia, se registraron 33 infanticidos contabilizados hasta el 5 de julio, cuando encontraron el cuerpo sin vida de Esther Nazareth P.C. en una calle en la zona San Luis de El Alto (La Paz). La niña, de nueve años, fue asesinada y presuntamente violada por Zenón Manzaneda Juchani, de 42 años, quien fue condenado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto en el penal de Chonchocoro, tras someterse a un proceso abreviado y admitir su culpa, el 9 de julio.

Solo 11 de los 33 infanticidios a nivel nacional cuentan con una sentencia, de acuerdo con información de la Defensoría del Pueblo y la Asociación de Víctimas de Feminicidio e Infanticidio de Bolivia.

“Son muchos los procesos por infanticidios que no llegan a sentencia. Una muestra es que el 70% de la población carcelaria se encuentra con detención preventiva”, manifestó la Defensora del Pueblo de Bolivia, Nadia Cruz.

DOBLES INFANTICIDIOS El 9 de junio, una mujer encontró los cuerpos sin vida de dos bebés gemelos, de siete meses, mientras regaba sus sembradíos en la comunidad de Monte Canto en el municipio de Sipe Sipe (Cochabamba).

El IDIF reveló como causa de muerte anoxia cerebral y asfixia por sofocación. Ambos bebés, de sexo masculino, tenían papel higiénico en las vías respiratorias.

Marlene A.R., la madre de 26 años, fue enviada al penal de San Sebastián con detención preventiva por el delito de infanticidio, por cuatro meses, mientras se realizan las investigaciones del caso. En tanto, el padre se encuentra prófugo y es buscado por los efectivos policiales.

Antes de la muerte de los gemelos de Cochabamba ya se habían registrado dobles infanticidios en el país.

El 31 de enero, dos menores de edad, de 7 y 4 años, fueron encontrados muertos en un turril con agua helada y con signos de violencia en Potosí.

De acuerdo con la autopsia, los menores fallecieron por asfixia por sumersión, es decir, fueron metidos al barril estando con vida.

La madre fue la principal sospechosa y la enviaron con detención preventiva a la cárcel de Cantumarca.

Poco antes, en ese mismo departamento, María Elena Ch.M., de 22 años, fue enviada preventivamente a la cárcel de Cantumarca por haber asesinado a sus dos hijos, de un año y medio, y de cuatro meses.

Los cuerpos de los niños fueron hallados, después de 25 días de su muerte, en un drenaje de la zona del botadero municipal. Ambos fueron acuchillados en reiteradas oportunidades.

El 9 de febrero, dos niños, de 10 y 12 años, fueron asesinados mientras dormían en la corrocería del camión de su padre en la carretera que une Pisiga con Oruro. Dos encapuchados los mataron y huyeron, pero los capturaron después de unas horas.

Los procesados conocían al padre y habrían actuado por venganza. Uno era su chofer y el otro su concuñado. Ambos están con detención preventiva.

CASOS Bolivia registra 33 infanticidios en todo el país de acuerdo con datos del Ministerio Público. La mayoría de los procesados están con detención preventiva y otros prófugos, además solo 11 tienen sentencia.

De la cifra total, 14 asesinatos de niños se dieron durante la cuarentena (rígida y flexible).

La Paz concentra la mayor cantidad de casos con 10 infanticidios. Le siguen Oruro con siete, Santa Cruz con seis, Cochabamba con cinco, Potosí con cuatro y Chuquisaca con uno.

La cifra más alta se registró en enero, cuando 12 menores fueron víctimas de infanticidio. Después, reportaron seis en febrero, uno en marzo, uno en abril, nueve en mayo, tres en junio y uno en julio (a la fecha).

La mayoría de los niños, desde recién nacidos, fueron asesinados por su madre, padre, padrastro y pocos son los casos donde el agresor fue un amigo de la familia o vecino.

En 2019, el Ministerio Público atendió 66 infanticidios. 21 en La Paz, 10 en Cochabamba, seis en Chuquisaca, cinco en Beni, cuatro en Potosí, tres en Oruro, tres en Tarija y dos en Pando. La cifra redujo en relación a 2018, cuando registraron 78.

En 2017 se reportaron 84 muertes, mientras que en 2016 hubo 34.

Datos

32 infanticidios se registraron en Bolivia, del 1 de enero al 30 de junio. Cuatro casos más en relación al año anterior, en ese mismo período.