Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

Trasladan el cuerpo del niño a Yapacaní, para ser velado en su domicilio

El cuerpo del pequeño retornó a su comunidad acompañado de su padre a bordo de un carro fúnebre, la tarde de este sábado.

El padre del niño de Yapacaní acompaña los restos de su hijo rumbo a su velorio. MILTON MONTERO
El padre del niño de Yapacaní acompaña los restos de su hijo rumbo a su velorio. MILTON MONTERO
Trasladan el cuerpo del niño a Yapacaní, para ser velado en su domicilio

El cuerpo del niño de 11 años que fue ultrajado el Yapacaní fue trasladado la tarde de este sábado a su hogar, para que sea velado en presencia de su familiares. Vecinos y autoridades municipales y policiales colaboran con los preparativos.

El pequeño, que se encontraba intubado desde el pasado jueves y cayó en estado de coma el viernes, no resistió más los severos daños que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) causó en su organismo, luego de que esta enfermedad le fue transmitida a causa de la violación grupal que sufrió al ser victimado por cuatro hermanos del mismo municipio por un periodo de al menos dos años.

El hecho causó consternación en todo el municipio de Yapacaní y en el país entero, por el horrendo crimen del cual el pequeño fue víctima.

Según el director del centro de salud, Freddy Rojas, una de las afectaciones más severas en el organismo del pequeño era la encefalopatía, además de la hipertensión sistémica que hacía prácticamente imposible que se realicen otros exámenes al niño.

Según informes, los cuatro hermanos Salazar T. agredieron sexualmente también otros dos menores de edad en Yapacaní, Santa Cruz. Una de las víctimas perdió la vida y otra, junto a su familia, abandonó el barrio Tarija, donde ocurrieron los hechos, y radica en el extranjero.

Los casos de violencia sexual agravada consternaron a toda la población de Yapacaní y del país entero. Los vecinos del barrio Tarija determinaron expulsar a la familia de los violadores y algunos ya abandonaron el lugar antes de que se cumplan las 48 horas que les dieron como plazo. Tienen 90 días para vender su inmueble y, de esa manera, garantizarán que no vuelvan más a la zona.