Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de junio de 2021
  • Actualizado 01:48

Suboficial fallece por COVID y denuncia abandono; Policía alega que cumplió el protocolo

Trabajó 27 años al servicio de las fuerzas del orden. Fue trasladado a Tarija hace dos meses y perdió la vida en Cochabamba.
El suboficial Montaño (+). Captura de video
El suboficial Montaño (+). Captura de video
Suboficial fallece por COVID y denuncia abandono; Policía alega que cumplió el protocolo

La muerte por COVID-19 del suboficial de la Policía, Víctor Hugo Montaño (que trabajó por 27 años en las fuerzas del orden), causó conmoción debido a que antes de fallecer realizó videos en que denunciaba un abandono y pedía ayuda de sus superiores, quejándose porque lo habían destinado a Tarija.

Ante lo sucedido, la Policía sostuvo: "No hubo irregularidades en el cambio de destino del suboficial de Cochabamba a Tarija". Además, señaló que estaba aislado en un establecimiento de la institución para estos casos, pero su familia decidió llevárselo para "supuestamente" darle una mejor atención.

En los videos difundidos del suboficial, se le escuchó quejarse de que no tenía "ni agua caliente" en el centro de aislamiento en Tarija y cuestionó que lo hayan destinado a esa región. 

“Por favor ayúdeme. Estoy aquí botado como perro. Estoy con COVID, lejos de mi familia, de mis hijos. Ayúdeme. No sé porqué me han cambiado (a Tarija). No le hecho daño a nadie”, dijo Montaño en una de las grabaciones.

El hijo del suboficial denunció que su padre fue destinado a Tarija sin fundamento y a pesar de que tenía diabetes. En una entrevista con Red Uno, indicó también que al suboficial le habían pedido 3.000 dólares para ser devuelto a Cochabamba, pero no quiso emprender un proceso por temor a ser dado de baja.   

El comandante departamental de Tarija, Saíd Ávila, dijo hoy viernes que el suboficial Montaño llegó destinado a esa región hace unos dos meses y que se le brindó vivienda en instancias policiales, puesto que no tenía familia en ese lugar.

Indicó que, cuando un compañero suyo dio positivo a COVID, se le instruyó a Montaño hacerse la prueba cuyo resultado fue el mismo. El Comando indicó, mediante comunicado, que el policía fue aislado en un Centro de Aislamiento y que el 3 de junio estaba asintomático.

El coronel Ávila indicó que, al estar asintomático, se permitió que la familia del suboficial, específicamente su hijo, se lo llevara a su domicilio, previa firma de un documento. El policía falleció el 10 de junio en Cochabamba.

El comandante nacional, coronel Jhonny Aguilera, negó que haya irregularidades con el cambio de destino del suboficial Montaño. Afirmó que, de haber existido una solicitud para que retorne a Cochabamba, la misma habría sido tratada.

Recalcó que se firmó un documento para que la familia se lleve al suboficial, "supuestamente para darle mejor tratamiento, aunque al parecer eso no ha acontecido".

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, reiteró que el hijo del suboficial lo retiró del Centro de Aislamiento de Tarija, al día siguiente de que fue internado.

Dijo que cuando estaba bajo cuidado de la Policía, se realizó todos los esfuerzos, pero cuando fue retirado del Centro, perdió el control de la salud del efectivo.

Respecto a la denuncia de cobro para cambiar el destino, el Ministro manifestó que lo sucedido fue un “hecho fortuito” y que no se puede politizar sobre este tema.

“Saben (los policías) que en cualquier momento del año, en cualquier época del año pueden ser destinados de un departamento a otro, cuando así el país lo requiera. Ellos tienen un servicio a la patria y, lamentablemente, esta persona ha perdido la vida no en Tarija, no en el lugar donde se lo había destinado, sino perdió la vida en el departamento de Cochabamba en atención a que uno de sus familiares lo había llevado”, agregó.

La autoridad se adhirió al dolor de la familia por la pérdida del suboficial.