Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 12:34

‘Soy de la calle, robo’, admite mujer a la que Justicia libera en Punata

La acusada, de 34 años, habría sido sorprendida llevándose una bolsa con dinero. La gente le cortó el cabello, le roció alcohol y le prendió fuego provocándole quemaduras bajo las rodillas.

La mujer acusada de robo sale de su audiencia, en Punata. VALLE ALTO NOTICIAS
La mujer acusada de robo sale de su audiencia, en Punata. VALLE ALTO NOTICIAS
‘Soy de la calle, robo’, admite mujer a la que Justicia libera en Punata

“Soy de la calle, robo”, admitió Beatriz A.A., consultada por un medio de comunicación del Valle Alto sobre su ocupación, mientras era conducida a celdas policiales el martes, en Punata. La mujer, de 34 años, fue liberada ayer tras que un juez le diera medidas de carácter personal consistentes en arraigo, fianza de dos mil bolivianos y presentación semanal ante las autoridades.

La procesada salió del Juzgado este miércoles cubriéndose el rostro con una manta. Tenía vendas en las piernas por debajo de la rodilla y un grupo de al menos cuatro personas, entre ellas una mujer, aguardaban su salida y se la llevaron en un taxi.

SU DETENCIÓN

Según comerciantes y vecinos, Beatriz A.A. fue sorprendida robando en el mercado 25 de Mayo de Punata. Los vendedores, al percatarse del hecho, la rodearon, le ataron las manos con una pita, le cortaron el cabello, le rociaron alcohol en los pies y le prendieron fuego provocándole quemaduras debajo de las rodillas. Uno de los efectivos policiales que llegó a la zona usó su chamarra y apagó el fuego que se prendió en la calza de la mujer.

Sus heridas no fueron de gravedad y después de una atención médica fue conducida a celdas policiales, y este jueves trasladada hasta su audiencia de medidas cautelares, según las autoridades policiales.

La denunciante, en entrevista con Valle Alto Noticias, dijo que la mujer entró a su puesto de venta y se estaba llevando su bolsón donde había tres mil bolivianos y otras monedas más, cerca de las 06:00 del martes. La vendedora forcejeó, recuperó sus pertenencias y con sus gritos convocó a los comerciantes.

Al respecto, la acusada aseguró que solo pasaba por ese lugar y que no levantó el bolsón. “Di dos vueltas por esa zona y la mujer pensó que levanté su bolsa, pero ella fue a revisar y ahí estaba”, dijo entrevistada por el canal 50 RTVE, mientras era obligada a recorrer varias calles del municipio como “castigo” y para que la gente la reconozca como una “delincuente”.

En ese recorrido, la denunciada también dijo que llegó a Punata, desde la ciudad de Cochabamba, para trabajar porque mantiene a sus hermanitos y a sus hijitos, y consultada por el periodista sobre su ocupación, señaló que “es de la calle y que roba”. Añadió que estaba acompañada de una mujer que desapareció cuando la gente empezó a agredirla.

“Estaba con una chica, pero cuando me han empezado a pegar ya no la vi. Me quitó mi mandil con mi celular”, manifestó.

Los comerciantes aseguraron que la mujer fue sorprendida robando en reiteradas oportunidades en el Valle Alto e indicaron que la próxima vez que identifiquen a un ladrón van a quemarlo.

RECHAZAN VIOLENCIA

La Misión en Bolivia de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) rechazó este miércoles las agresiones que sufrió la mujer denunciada de robo.

“La Misión reprueba tajantemente los hechos ocurridos el día de ayer (martes) en el mercado de Punata, en Cochabamba, donde una mujer presuntamente responsable de un robo le amarraron, cortaron el cabello, rociaron alcohol y quemaron partes inferiores de su cuerpo. Lo ocurrido no es un acto de justicia, es un acto de crueldad que debe sancionarse. Toda persona presuntamente responsable de una conducta ilícita debe ser llevada ante las autoridades, quienes conforme a ley deben esclarecer los hechos y, en su caso, aplicar una sanción”, tuiteó.