Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 00:28

Sentencian a cinco años de prisión a madre y padrastro de Camila; la niña que murió hace 11 años

Activistas piden justicia por la muerte de Camilita, durante una de las audiencias. FOTO- Facebook Melisa Ibarra
Activistas piden justicia por la muerte de Camilita, durante una de las audiencias. FOTO- Facebook Melisa Ibarra
Sentencian a cinco años de prisión a madre y padrastro de Camila; la niña que murió hace 11 años

Héctor Castellón, abogado de los abuelos de Camila, informó que Claudia B. y Víctor Hugo R., madre y padrastro de la víctima, fueron condenados ayer a cinco años de prisión en las cárceles de Obrajes y San Pedro, respectivamente, por el delito de homicidio culposo. Sin embargo, la defensa prevé apelar tras la lectura íntegra de la sentencia, que se desarrollará el viernes, debido a que sostienen que se trata de un caso de asesinato y como concurrencia la niña habría sido violada.

“(Según la autoridad jurisdiccional) no se ha llegado a demostrar con suficiente fuerza probatorio, por así decirlo, el tema del asesinado que tenía como concurrencia una violación. El juez determinó que la niña murió por negligencia de ambos y los condenó simplemente por homicidio culposo. Vamos a escuchar la sentencia íntegra y en base a eso vamos a generar los mecanismos de apelación porque buscamos una condena por asesinato”, manifestó.

Después de la lectura de la sentencia, la defensa tendrá 15 días para presentar el recurso de apelación.

LA MUERTE Camila, de cinco años, fue encontrada en la calzada de una calle de la ciudad de La Paz, cerca de las 06:00 de la mañana del 26 de abril de 2009. Los vecinos, creían que se trataba de un bulto o un peluche, pero al percatarse de que era una niña llamaron a la Policía. En ese momento, la niña estaba con vida y fue trasladada por los efectivos a un hospital, donde falleció debido a las lesiones que tenía en la cabeza y el cuerpo, señaló el abogado de la familia.

Los acusados sostuvieron que la menor de edad se lanzó del tercer piso de la vivienda del padrastro, de una altura aproximada de 6.8 metros y que esa fue la causa del deceso. Sin embargo, se conoció que la pareja, la noche anterior, salió a una fiesta y dejó durmiendo a la niña. Ambos llegaron en estado de ebriedad.

El padrastro habría violado y asesinado a la niña, dijo Castellón respaldando ese hecho con el informe forense que certificó que la víctima tenía un desgarro anal. La progenitora habría despertado y tomado conocimiento del hecho, y ambos pretendían hacer creer que la menor se suicidó lanzándose de la ventana y sacaron a la pequeña hasta la calzada.

Castellón indicó, en una anterior entrevista, que las pruebas revelan que la fractura del cráneo de la víctima “no obedece a una caída desde esa distancia”. Se presume que la niña puso resistencia y empezó a gritar, pero su padrastro habría apoyado, con todo su peso, la rodilla sobre la parietal derecha o izquierda, no se precisó porque los estudios forenses no se realizaron adecuadamente, provocándole la fractura en el cráneo que “va de parietal a parietal”, mientras ella se encontraba en el piso. “Toda la parte frontal de la cabeza tiene esa fractura y eso ocasionó la muerte”.

El abogado dijo que hubo múltiples irregularidades en este caso, pero sostuvo que el cuaderno de investigaciones contiene los elementos necesarios para sostener que Camila fue violada y asesinada por su padrastro. Se perdieron algunos hisopos que eran pruebas de la agresión sexual, la madre determinó cremar el cuerpo de la niña, sin considerar el periodo de investigación, tras una exhumación que se realizó para obtener más elementos probatorios, entre otras situaciones que obstaculizaron el proceso.

El padrastro y la madre han estado con detención domiciliaria. El diciembre de 2009, se emitió una resolución de sobreseimiento en favor del procesado, quien salió de la cárcel después de unos seis meses de haber estado con detención preventiva.