Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de octubre de 2020
  • Actualizado 14:41

Secuestro en el Trópico: “10 mil dólares o matamos a tu marido”

La Policía encontró a la víctima, de 31 años, dentro una movilidad. Tenía sus manos y pies atados, los ojos vendados y la boca tapada con cinta de embalaje.

Fotografías de las armas y otros elementos encontrados en posesión de los secuestradores. FOTO: FELCC
Fotografías de las armas y otros elementos encontrados en posesión de los secuestradores. FOTO: FELCC
Secuestro en el Trópico: “10 mil dólares o matamos a tu marido”

“10 mil dólares o matamos a tu marido”, le advirtió uno de los secuestradores a Gregoria M.C., el viernes. Su esposo Wilfran Q.A., de 31 años, salió la madrugada del jueves de su vivienda ubicada en Villa Tunari con destino a la población de Isinuta, donde tiene sus plantaciones de coca. Se desconocía su paradero hasta el domingo, cuando la Policía lo rescató en la zona de Samusabety.

El comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Javier Gonzalo Mendoza, informó este lunes que, de acuerdo con las investigaciones, la víctima fue interceptada por la banda delincuencial cuando se dirigía a sus cocales. Lo secuestraron amedrentándolo con armas de fuego, le vendaron los ojos y lo ataron de pies y manos para conducirlo hasta un lugar desconocido, donde lo torturaron.

Gregoria M.C. ante la presión de los secuestradores recurrió a la Policía del Trópico. Contó que le llamaron para pedirle 10 mil dólares por el rescate de su esposo y que le dieron plazo hasta la tarde del viernes para entregar el dinero o iban a matarlo. Ella juntó 2.000 bolivianos y le dio a Joldar V.N., quien le advirtió que si no completaba el monto no volvería a ver con vida a su marido.

RESCATE La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) comenzó con las investigaciones tras que la mujer formalizara la denuncia. El domingo, los secuestradores volvieron a contactarse con la esposa de la víctima y ella finge contar con el dinero para el rescate. Acordaron la entrega en el mercado de frutas de Shinahota.

La Policía aprehendió a cuatro personas (un hombre y tres mujeres), cuando se realizaba la transacción. Los delincuentes al verse acorralados brindaron información del lugar donde se encontraba el secuestrado.

Los efectivos llegaron hasta la zona de Samusabety, donde aprehendieron a tres hombres más. Wilfran Q.A. se encontraba atado de pies y manos, con los ojos vendados y la boca tapada con cinta de embalaje al interior de un vehículo tipo Noah. También hallaron una ametralladora con cargador de 18 cartuchos, una escopeta negra, cuchillo tipo bayoneta, pasamontañas y las cuerdas usadas para la comisión del delito.

Joldar V.N. (El Chino), Sara C.M. (La Sara), Beimar V.L. (El Vargas), Nestor M.A. (El Leches), Ademar S.N. (El Gato), Sandra U.C. (La Crespo) y Verina U.V. (La Cebe) son las siete personas imputadas por el delito de secuestro, extorsión, porte y portación de arma de fuego y robo agravado. Los delincuentes tienen entre 18 y 30 años, y fueron enviados con detención preventiva por seis meses a las cárceles de San Sebastián varones y mujeres, respectivamente, mientras sigue la investigación.

El fiscal de materia Richar Peredo Almaraz, informó que, en la audiencia de medidas cautelares, presentaron el certificado médico forense de la víctima que estableció que tiene lesiones en varias partes del cuerpo por una probable agresión física. Además, llevaron el informe de intervención policial, el acta del secuestro de las armas de fuego, entre otros elementos. “Se acreditó la existencia de los riesgos procesales de fuga y obstaculización por lo que la autoridad determinó la detención preventiva”.

El director de la FELCC de Cochabamba, Alberto Cárdenas, acotó que los aprehendidos no tienen antecedentes policiales, pero aguardan el informe del Registro Judicial de Antecedente penales (REJAP) para verificar si incurrieron anteriormente en delitos.

Añadió que se descartó un ajuste de cuentas o vínculos con el narcotráfico puesto que los secuestradores pedían dinero para liberar a la víctima, entre otros aspectos investigativos.

Cárdenas destacó que desde el retorno de la Policía al Trópico se ha podido esclarecer varios casos y desarticular organizaciones criminales.

Más jóvenes

Tres de los siete secuestradores tienen 18 años. Dos cumplieron 21, una está con 24 y el otro con 30. La banda estaba compuesta por cuatro hombres y tres mujeres.