Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:26

LOS EFECTIVOS PIDEN RESPETO Y QUE NO HAYA PERSECUCIÓN

Los retos que Arce debe afrontar para sanar relación con la Policía

Los afines al MAS aún mantienen vivos los recuerdos de los conflictos de 2019 y el Gobierno debe propiciar la “reconciliación”. Los uniformados fueron nombrados “motines” y “golpistas”.
Efectivos se amotinan en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) el 8 de noviembre de 2019, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Efectivos se amotinan en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) el 8 de noviembre de 2019, en Cochabamba. Dico SolÍs
Los retos que Arce debe afrontar para sanar relación con la Policía

Respetar la institucionalidad y la Ley Orgánica de la Policía, y no buscar que la institución sea servil a un partido político, ni “venganzas” por el motín policial que asumieron en 2019, son algunos aspectos que identificaron tres policías, que prefirieron mantener su identidad en reserva, consultados sobre los retos que deberá asumir el nuevo gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), al mando de Luis Arce Catacora, para “sanar” y mejorar su relación con la Policía tras los conflictos poselectorales del año anterior.

El 10 de noviembre de 2019, Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia denunciando que sufrió un “golpe cívico, político y policial”, aunque sostuvo que recibió mensajes de solidaridad de uniformados de distintos grados. Dos días antes, efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba se amotinaron y otras unidades del departamento se replegaron a ese cuartel, y la medida se extendió a todos los departamentos del país.

El MAS, en su programa de Gobierno, menciona que, al escenario violento, tras las elecciones del 20 de octubre de 2019, se sumó y complicó el “amotinamiento de la Policía y la sugerencia por parte de las Fuerzas Armadas para que renuncie Evo Morales derivando horas después en la consumación del ‘Golpe de Estado’”.

Desde entonces, los afines a ese partido nombraron “motines” a los policías y “golpistas” a las Fuerzas Armadas, después que salieran en operativos conjuntos en noviembre de 2019, donde civiles perdieron la vida en los conflictos de Huayllani (Sacaba, Cochabamba) y Senkata (La Paz). Esa herida aún está abierta puesto que son calificativos que aún se escuchan en las calles, concentraciones o movilizaciones, pero que el nuevo Gobierno deberá considerarlas en búsqueda de la “reconciliación”.

Sobre el tema, la presidenta ejecutiva de la Asociación de Generales, Jefes, Oficiales y Viudas del Servicio Pasivo Policial de Cochabamba, coronel Noemí Valdivia, manifestó que el nuevo Presidente de Bolivia tiene “muchos retos” que asumir y que en esta etapa demostrará su capacidad para gobernar a todo un pueblo.

“La Policía y las Fuerzas Armadas son instituciones fundamentales de la patria. Tiene que haber un respeto y el Gobierno dará ese ejemplo porque si no lo hace que se podría esperar de otros sectores”, dijo.

Añadió que la Policía fue “humillada” por el gobierno de Evo Morales, quienes confundieron las funciones de servicio policial por el “servilismo”, pero que eso no se permitirá nunca más. Asimismo, dijo que confía que Arce siendo profesional demostrará su capacidad e inteligencia para gobernar atendiendo las necesidades de los distintos sectores y que mostrará “otra cara del MAS donde las autoridades trabajen junto a su pueblo”.

Acotó que su pedido principal es el respeto a la Constitución Política del Estado (CPE) y las normas. Además, de la ley Orgánica de la Policía. Sobre la preocupación de policiales, respecto a la posible “venganza” que pueda tomar el MAS, dijo que no tiene que existir “persecución o revanchismo” contra los efectivos y que deberían analizar cuáles fueron los motivos que impulsaron a las unidades a replegarse con el propósito de mejorar su relación.

“La Policía siempre ha estado a lado de su pueblo, eso manda la constitución y las leyes. Al momento de jurar, cuando egresamos, prometemos defender a la sociedad. No nos parecería justo que se pretenda una cacería o quieran perseguir a los que se han replegado el año pasado. Si eso ocurriría, las mujeres, saldríamos al frente y repetiríamos la historia de las heroínas de la Coronilla en defensa de nuestros hogares porque no se puede encarcelar al jefe de la familia, no lo vamos a permitir”, sostuvo.

Ante esa inquietud de los policías, Arce rechazó esas versiones durante el cierre de campaña del MAS en la ciudad de El Alto, el 14 de octubre. “Están diciéndoles los oficiales de alto rango que si nosotros entramos vamos a eliminar a la Policía, vamos a cobrar venganza con los militares. Los policías de base, los soldados de nuestro país son nuestros hermanos, son aimaras, son quechuas, son guaraníes. El pueblo nunca va a dejar de recibir al pueblo. El pueblo siempre va a estar con los brazos abiertos para recibir a nuestros hermanos porque ellos tienen que estar al lado de su pueblo”.

Después de las elecciones generales, del 18 de octubre de 2020, algunos grupos de personas salieron a las calles con bloqueos y cabildos rechazando los resultados de los comicios que dieron la victoria al MAS. En Cochabamba, se apostaron nuevamente en puertas de la UTOP, encendiendo velas, y pidiendo a la Policía que se una a su causa.

Cabildos de Santa Cruz y Cochabamba resolvieron incluso la instauración de un gobierno transitorio militar y policial, y esos pronunciamientos fueron calificados como “vergonzosos” por Arce, en una entrevista con RKC, el jueves. “Ante la derrota, algunos grupos minoritarios piden dictadura militar tocando las puertas de cuarteles. Vergonzosa actitud que no es propia de bolivianos que confían en la democracia”.

Reglamento

El exviceministro de Seguridad Ciudadana Wilson Santamaría dijo que confía en que el Gobierno de Luis Arce respete la institucionalidad y la meritocracia para los ascensos en la Policía, pues el reglamento para ese fin no pudo ser modificado en el mandato de Jeanine Áñez.