Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 17:58

Feminicida sentenciado que alegó cáncer para eludir la cárcel vuelve a Chonchocoro

Se trata de Ariel Roger Moya, quien se encontraba bajo detención domiciliaria. Este sujeto había sido beneficiado por el exjuez Abraham Aguirre Romero, quien también ayudó a "El Killer".
El feminicida Ariel Roger Moya, quien fue beneficiado con detención domiciliaria tras argumentar tener cáncer y bronquitis. FACEBOOK EDUARDO DEL CASTILLO
El feminicida Ariel Roger Moya, quien fue beneficiado con detención domiciliaria tras argumentar tener cáncer y bronquitis. FACEBOOK EDUARDO DEL CASTILLO
Feminicida sentenciado que alegó cáncer para eludir la cárcel vuelve a Chonchocoro

Mediante el trabajo de seguimiento hecho por la Comisión de Revisión de Casos de Violación y Feminicidio, la Policía logró la recaptura de Ariel Roger Moya, un feminicida que había sido sentenciado a 30 años por el asesinato de su esposa. Este sujeto gozaba de detención domiciliaria porque había argumentado sufrir cáncer de pulmón y un cuadro agudo de bronquitis.

Lo llamativo del caso es que Moya fue beneficiado por el exjuez  Abraham Aguirre Romero, quien ahora se encuentra preso luego de ser investigado y haber ayudado a Felipe Froilán Molina, alias "El Killer", en febrero de 2020. "El Killer" había sido condenado a 30 años de presidio sin derecho a indulto por el asesinato del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz. Sin embargo, el exjuez le "tendió una mano".

"Logró obtener el beneficio de detención domiciliaria bajo el supuesto de que el feminicida, Ariel Roger Moya, tenía una bronquitis aguda y cáncer de pulmón. Como todas y todos saben, este modus operandi ya fue usado en repetidas ocasiones para dar libertad a sentenciados con 30 años de cárcel y beneficiar a violadores y feminicidas", indicó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en conferencia de prensa.

El 14 de octubre de 2013, Moya asesinó a su esposa Abigail Espinoza Quispe, en la zona de Villa Bolívar, en El Alto. Luego se escapó y fue aprehendido 48 horas después.

Pudo gozar de libertad porque la Justicia lo benefició.

Ahora, el feminicida debe continuar su pena en la cárcel de Chonchocoro.