Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de febrero de 2020
  • Actualizado 14:22

CÁRCEL DE EL ABRA

Privados en aislamiento podrán salir si leen y resumen libros

El bloque C del recinto carcelario recibió la donación de 800 libros con diversas temáticas. Los confinados podrán leer una hora al día al interior de sus celdas.
Uno de los estates con libros entregado ayer en el Abra.
Uno de los estates con libros entregado ayer en el Abra.
Privados en aislamiento podrán salir si leen y resumen libros

Encerrados en celdas  frías y oscuras, 50 privados de libertad de El Abra, considerados los más problemáticos y peligrosos pasan todo el día encerrados sin la posibilidad de salir, tener un espacio de recreación, esparcimiento u otras actividades que realiza el resto de la población carcelaria. Sin embargo, ello podría cambiar si leen y resumen libros.

Estos privados se encuentran en el denominado bloque C, una construcción nueva, entregada en 2019, la cual alberga a presos de todos los recintos carcelarios del país y que deben estar en aislamiento.

Estos reos solo pueden salir de sus celdas dos horas al día, una hora en la mañana y otra en la tarde. El lugar de “esparcimiento” es un pasillo que separa las celdas que se encuentran una frente a la otra.

Los privados solo pueden caminar durante unos minutos por este pasillo dando vueltas y luego deben regresar a sus celdas que tienen una cama como compañera.

En cada celda solo hay un privado, y dos en casos excepcionales. La única forma de comunicación es a los gritos de celda a celda.

Los brazos salen entre las rejas y al enterarse de la presencia de este medio de comunicación, con fuertes gritos, denuncian  la incomunicación, la falta de agua potable y la violación de sus derechos.

LECTURA A partir de la fecha, estos privados podrán ocupar su tiempo con la lectura de libros.

El bloque C recibió ayer dos armarios con 800 libros con diversas temáticas. La donación fue realiza por Régimen Penitenciario, la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y el Centro pedagógico y cultural Simón y Patiño.  Los libros serán entregados en los privados en sus celdas  y por una hora podrán “perderse” en la lectura. Según la directora departamental de régimen Penitenciario, Pamela Suárez, la condición es  que lea todo un libro y haga un resumen oral del mismo para poder pasar nuevamente a la población, caso contrario deberá seguir en este lugar.

Para la siguiente semana es espera un lote de libros jurídicos, a pedido de los mismos internos, quienes buscan capacitarse en procesos judiciales para hacer un seguimiento de sus propios casos. El proyecto del incentivo a la lectura se denomina “El murillo de la lectura”.

Uno de los privados agradeció la iniciativa, pero al mismo tiempo pidió a las autoridades una televisión, ya que desconocen por completo lo que pasa afuera de las rejas y quieren informarse de los acontecimientos diarios, señaló.