Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 09:57

EL MINISTERIO PÚBLICO PEDIRÁ SU DETENCIÓN PREVENTIVA

Presunto autor del asesinato de Esther pretendía huir hacia Perú; Gobierno pide 30 años de cárcel

Los fiscales emitieron la imputación de tres personas más. Dos por el delito de infanticidio en grado de complicidad y una por encubrimiento. El martes, un hombre, involucrado en el crimen, fue enviado al penal de San Pedro y otro se favoreció con detención domiciliaria.

Zenón M.J., principal sospechoso de la muerte de Esther, es presentado. FOTO- Ministerio de Gobierno
Zenón M.J., principal sospechoso de la muerte de Esther, es presentado. FOTO- Ministerio de Gobierno
Presunto autor del asesinato de Esther pretendía huir hacia Perú; Gobierno pide 30 años de cárcel

Zenón M.J., sindicado por el asesinato de Esther, comparecerá hoy ante un juez cautelar, quien definirá su situación jurídica. El Gobierno, a través del ministro Arturo Murillo, adelantó ayer que será parte de la acusación contra el “autor confeso” y pidió que la justicia actúe con “la mayor dureza posible” para que sea sentenciado con la maxima pena, 30 años de prisión.

El cuerpo de Esther, una niña de nueve años, fue encontrado en una acera cerca de su vivienda en la zona Luis Espinal de El Alto, el domingo. La mamá de la pequeña la dejó en el cuarto que alquilaban, mientras fue a vender frutas para mantener a sus tres hijos (una menor de tres años y medio, y otro pequeño de nueve meses”. El principal sospechoso de la muerte, Zenón M.J., fue aprehendido cerca del mediodía del martes. Él era un vecino que subalquilaba una habitación en la misma vivienda, pero escapó después del crimen.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, manifestó que el ahora imputado, de 42 años, huyó al departamento de Potosí, pero fue cercado y se vio obligado a retornar a La Paz con la intención de escapar por el Perú. La autoridad indicó que identificaron a otros tres cómplices, que no están involucrados en el asesinato, pero que estaban ayudando a fugarse. “También serán procesados“.

El lunes, la Policía aprehendió a dos hombres presuntamente involucrados en el infanticidio. Mario Z.P. fue enviado con detención preventiva al penal de San Pedro y Alfredo F.K. obtuvo detención domiciliaria.

De acuerdo con las investigaciones Zenón y Mario sacaron a Esther del domicilio en un taxi blanco. Avanzaron cerca de una cuadra y la estrangularon en vía pública, después huyeron del lugar. En cuanto a Alfredo F.K. fue identificado por la madre de la víctima como un comerciantes de CD, cuya actividad comercial desempeñaba cerca de su domicilio. Era una persona que constantemente obsequiaba CD de su mercadería a la niña y aparentemente tenía una actitud sospechosa.

JUSTICIA El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Iván Rojas, señaló que el hombre fue capturado en tiempo record e indicó que nada le “le devolverá la vida a Esther, pero que se estaba dando respuesta al clamor de los familiares y vecinos que exigen justicia“.

Apuntó que David L. lo ayudó a escapar la noche del domingo. Lo llevó, en una movilidad, hasta el alambrado de la zona de Luis Espinal, desde el acusado continuó con su plan de fuga. “Tenemos suficientes elementos para que los fiscales lo imputen“.

EL ACUSADO “Pido disculpas de antemano a los vecinos porque soy el directo sospechoso (de la muerte de Esther) por el momento. Soy inocente, ayer (martes) me hice la prueba de AND. Quisiera que los vecinos se calmen y que no hagan más cosas. Aquí estoy y voy a dar la cara, mi familia no tiene la culpa de estas cosas. Si yo soy el culpable voy a pagar“, manifestó en una entrevista con Red Uno.

El hombre dijo que se llevaba bien con la familia de la menor de edad y que incluso la madre, el día del crimen, le dio 10 bolivianos para que comprara carne y se cocinara con las niñas.

Una menor, de 12 años, es la principal testigo del caso. La niña prestó su declaración informativa ante una psicóloga e indicó que dos hombres participaron en el asesinato de Esther, de acuerdo con información del coordinador de la Fiscalía de La Paz, Sergio Bustillos. 

PROCESO El fiscal departamental de La Paz, Marco Cossío, informó ayer que el Ministerio Público emitió la resolución de imputación contra Zenón M.J. por el delito de infanticidio. Pedirán, en la audiencia de medidas cautelares, su detención preventiva en el penal de Chonchocoro. Medida que se cumpliría, inicialmente, por seis meses, mientras dure la investigación de acuerdo con la Ley 1173.

También resolvieron la imputación de otras tres personas más. Erika A.R., Félix A.M. por el delito de infanticidio en grado de complicidad debido a que ambos habrían ayudado al principal sospechoso a eludir a las autoridades que lo buscaban con una orden de aprehensión y Romy R.C.F., por el delito de encubrimiento, porque no denunció el paradero del presunto autor pese a que tenía conocimiento de que estaba siendo buscado.

APOYO Patrocinio legal, asistencia psicológica y gestiones sociales para la alimentación, además de habilitación de una vivienda son los servicios activados para la familia de la niña Esther, informó ayer el viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Huberth Vargas.

Dijo que la mamá, abuela y los familiares cercanos de Esther reciben atención psicológica para su estabilidad emocional. Acotó que la progenitora presenta un “daño psicológico muy fuerte”, de acuerdo con una primera evaluación.

Añadió que consiguieron un lugar para la familia, a través de la Fundación Manos Abiertas. “Les brindarán un espacio donde la mamá y los niños puedan ir a descansar y los apoyarán con su alimentación”.

CASTRACIÓN Los diputados Erick Morón, Hugo Sandoval y María Isabel Bustamante pidieron, en la cámara baja, retomar el proyecto de ley para la castración química.  El documento plantea sancionar con inyecciones de Depo Provera (hormona femenina) para los que cometan violación, con agravante si las víctimas son menores de edad.

Esa ley propone que la sanción sea de 15 a 20 años de inyección para el delito de violación. Si la víctima es menor de 14 años la pena es la cárcel de 20 a 25 años con la inyección. En tanto, por el delito de estupro se procedería con la castración química de tres a seis años.

Esther falleció por asfixia mecánica mixta por sofocación y estrangulamiento, de acuerdo con la autopsia. Se presume que también tenía signos de agresión sexual con data anterior, pero el médico forense no se refirió sobre esa situación en el informe.