Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 02 de diciembre de 2020
  • Actualizado 23:56

Policía desbarata una banda de falsificación de licencias de conducir en La Paz

Los estafadores cobraban a sus víctimas el monto de 2.000  bolivianos por el trámite de licencias de conducir en la categoría que deseen y de forma rápida sin que ellos deban pasar por exámenes de conducción.
Organigrama de la banda de falsificadores.
Organigrama de la banda de falsificadores.
Policía desbarata una banda de falsificación de licencias de conducir en La Paz

El Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) de la Fuerza especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz desbarató una banda de falsificadores de licencias de conducir, las que ofrecían a usuarios que se acercaban al organismo operativo de transito para tramitar los documentos, informó el director departamental de esa unidad Douglas Uzquiano.

El jefe policial informó que la banda estaba conformada por al menos cinco personas, entre ellas un exfuncionario del Servicio de Registro Cívico (SERECI), cada integrante tenía una función especial, dijo la autoridad.

Una de ellas captaba a las personas interesadas, en cercanías de las oficinas de transito, una vez conseguido el interés del cliente, éste era enviado con una segunda persona que le pedía sus datos además de fotografías con fondo rojo para luego enviarlo donde un tercer cómplice quien le solicitaba un adelanto de  1.000 bolivianos para el inicio del trámite que no debía durar mucho tiempo.

Una vez con el dinero y las fotografías, junto a otro implicado procedían a imprimir el documento en una oficina, la licencia aparentemente tenía características similares al de uno original, sin embargo, el código de seguridad QR no era reconocido por el sistema de transito.

Una de las personas estafadas por este grupo se dio cuenta de que su documento no era reconocido por el sistema de transito por lo que el pasado 17 de noviembre denunció el hecho ante la FELCC, un grupo especializado inmediatamente se puso a trabajar en la identificación de las personas y en poco tiempo se logró desbaratar a la banda, aunque “uno de ellos todavía está prófugo pero se lo tiene identificado”, dijo el jefe policial.

Los estafadores cobraban a sus víctimas el monto de 2.000 bolivianos por el trámite de licencias de conducir en la categoría que deseen y de forma rápida sin que ellos deban pasar por exámenes de conducción, la autoridad convocó a otras personas que hayan resultado estafadas, apersonarse por las oficinas de la fuerza anticrimen de La Paz a objeto de formalizar denuncia contra estas personas.