Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 09:49

TIENE UNA SENTENCIA DE 30 AÑOS DE CÁRCEL SIN DERECHO A INDULTO POR MATAR A DOS UNIVERSITARIAS EN EL AÑO 2010. AHORA CUMPLIRÁ LA CONDENA EN EL PENAL PACEÑO DE CHONCHOCORO

Policía confirma recaptura de peligroso asesino en serie Jaime Cárdenas

Policía confirma recaptura de peligroso asesino en serie Jaime Cárdenas



El comandante de la Policía de Chuquisaca, Rolando Ramos, confirmó ayer sobre la recaptura, en Beni, del peligroso criminal Jaime Cárdenas Pardo, quien se había escapado el mes de marzo de la cárcel de San Roque de la ciudad de Sucre, donde cumplía una condena de treinta años sin derecho a indulto por el asesinato de dos universitarias.

Ramos informó a medios locales que el prófugo fue capturado por la Policía en la población beniana de Yucumo -lugar donde residía su madre y uno de sus hermanos- y que luego iba a ser trasladado a Trinidad desde donde sería llevado hoy a Sucre, donde será presentado a los medios de prensa.

Asimismo, el jefe policial dijo que luego de la presentación a los medios en la Capital, Cárdenas será conducido de inmediato al penal de seguridad de Chonchocoro, en La Paz, donde deberá continuar cumpliendo su condena.

Ramos explicó que el criminal confeso fue apresado en un operativo en el que no se había producido ningún enfrentamiento con las fuerzas del orden, las cuales habían estado haciendo un seguimiento sobre el paradero del reo desde hace algunos días atrás.

"Este fue un trabajo profesional del personal que hizo el seguimiento. No hubo violencia y él (Cárdenas) fue sacado del inmueble sin problemas", manifestó Ramos.

Cárdenas, alias "el Jimmy" fue condenado por un tribunal a una pena de 30 años de cárcel sin derecho a indulto en el mes de noviembre del año pasado, tras encontrarlo culpable por el crimen de las universitarias Marta Delgado y Nairobi Muñoz, las cuales fueron asesinadas a golpes y sus cuerpos abandonados en un descampado próximo a Sucre a fines del año 2010.

Durante el juicio que se le siguió en su contra, Cárdenas, además de haber admitido la autoría de ese hecho de sangre, también se jactó de haber asesinado a "unas treinta personas" en diferentes distritos del país.

En la audiencia conclusiva, Cárdenas arrojó un envase de plástico sobre la fiscal de materia encargada del caso, Beth Vásquez, quien desde entonces goza de protección especial ante las amenazas que también recibió de familiares del condenado y de allegados a otro de sus secuaces, quien cumple una condena menor por complicidad.

Cárdenas se había fugado a fines de marzo pasado del penal de San Roque de la ciudad de Sucre, aprovechando un aparente descuido de sus guardias. El peligroso criminal alcanzó una de las calles aledañas al penal saltando desde una altura de tres metros, tras sortear una pared que no contaba con las suficientes medidas de seguridad.

En días pasados, el fiscal de Chuquisaca, Weimar Guzmán, pidió la "colaboración" de la población para la captura del asesino prófugo, a tiempo de informar que las operaciones de su recaptura se encontraban "adelantadas".