Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:13

Piloto afirma robo de aeronave que cayó con droga en Argentina: Fiscalía busca cárcel para él y el dueño

La avioneta con matrícula boliviana que se accidentó llevando droga en el chaco argentino. / CLARÍN
La avioneta con matrícula boliviana que se accidentó llevando droga en el chaco argentino. / CLARÍN
Piloto afirma robo de aeronave que cayó con droga en Argentina: Fiscalía busca cárcel para él y el dueño

Tras la aprehensión de Nilo L.T. y Veymar E.V.M., dueño y piloto de la avioneta boliviana que se estrelló el 18 de julio en el Chaco argentino, mientras transportaba más de 320 kilos de cocaína, han salido a la luz más detalles de este escandaloso caso. El piloto, de 24 años, alegó que fue víctima de un robo de la aeronave. Según su declaración, había salido del aeropuerto El Trompillo para recoger a dos pasajeros con destino al aeródromo Río Negro. Sin embargo, a unos 30 kilómetros del lugar previsto de aterrizaje, le ordenaron descender y fue recibido por personas armadas que le cubrieron la cabeza con una bolsa. La Fiscalía ha solicitado la detención preventiva de ambos implicados por el supuesto delito de tráfico de sustancias controladas. Hay un tercer aprehendido.

Según una publicación de El Deber, Veymar relató que el 17 de julio fue contactado por un servicio de taxi aéreo que le ofreció 500 dólares por hora, cuando la tarifa habitual es de 350 dólares, de los cuales 300 corresponderían al dueño de la avioneta y 50 al piloto. El día del accidente, Veymar presentó el plan de vuelo después de obtener la autorización del propietario del avión CP-3123. Sin embargo, en lugar de llegar a su destino, le enviaron unas coordenadas para aterrizar en otro lugar. Al llegar al sitio indicado, al menos seis personas en una camioneta blanca lo esperaban en tierra. Después de cubrirle la cabeza con una bolsa, escuchó varios disparos y luego los motores de la avioneta y la camioneta se encendieron.

Cuando finalmente pudo quitarse la bolsa, solo encontró su mochila y su conservadora con agua, jugos y dulces. Le habían robado su celular, GPS y un bolso con ropa. Pasó la noche en el monte y al día siguiente logró llegar a una carretera desde donde tomó un trufi y llegó al mercado de Ascensión de Guarayos. Días después, se enteró del accidente de la avioneta a través de las noticias y descubrió que su fotografía estaba siendo difundida como el piloto responsable, por lo que decidió presentarse ante la Fiscalía el miércoles 25 de julio para esclarecer los hechos.