Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:47

Ordenan que sentenciado Choko Burguer siga detenido en su casa

Félix Peña fue condenado hace dos meses a 30 años de presidio por matar a su esposa en 2018. Vocales ratifican su detención domiciliaria con derecho al trabajo pese a riesgo de fuga.

Félix Peña, conocido como Choko Burguer, sale de la audiencia donde lo sentenciaron con la pena máxima por matar a su esposa. NOÉ PORTUGAL
Félix Peña, conocido como Choko Burguer, sale de la audiencia donde lo sentenciaron con la pena máxima por matar a su esposa. NOÉ PORTUGAL
Ordenan que sentenciado Choko Burguer siga detenido en su casa

La Sala Penal 4 del Tribunal Departamental de Justicia determinó este martes que Félix Peña Cabrera, conocido como el Choko Burguer, quien tiene sentencia de 30 años de cárcel por el feminicidio de su esposa Jhoselin Aguilar continúe con detención domiciliaria con derecho al trabajo hasta que su sentencia sea ejecutoriada en Sucre. Los vocales ratificaron, en todos sus aspectos, la resolución del Tribunal de Sentencia 1 de Sacaba en la audiencia de apelación y modificación de medidas cautelares.

Al respecto, la abogada del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez, lamentó la decisión de los vocales y no descartan asumir acciones constitucionales para evitar que sentenciados por feminicidio, como el Choko Burguer, sean beneficiados sin considerar los riesgos para las víctimas y la perspectiva de género.

Cortez señaló que la Sala Penal no valoró los cuatro informes policiales del Comando Regional de Sacaba, donde el asesor jurídico y custodios refieren que la casa de Félix Peña no cumple con los requisitos básicos para garantizar la detención domiciliaria.

“Los vocales alegaron que el sentenciado ya está 10 meses encerrado en su casa de la misma manera y que en ese lapso no se dijo nada. Sin embargo, no estamos de acuerdo porque quien debió velar y verificar que la vivienda reúna las condiciones para el arresto debió ser el Tribunal.  Y, en todo caso, la situación judicial de Peña es otra porque esos 10 meses era sospechoso y ahora es un condenado que puede darse a la fuga para evitar cumplir la pena máxima”, aseveró.

Asimismo, hicieron conocer que una de las hijas, de 18 años, que declaró contra su padre en el juicio oral sufre episodios de ansiedad porque vive al frente de la casa donde su padre guarda detención domiciliaria. Además, el Choko Burguer tiene autorización para salir a la puerta de su domicilio y vender hamburguesas haciéndole competencia a su hijo mayor, quien se hizo cargo del negocio de su madre para poder mantener a sus hermanos menores.

Sin embargo, para los vocales la seguridad de la hija no está en riesgo e indicaron que ella debe someterse a terapia psicológica porque quien la atacó verbalmente en juicio no fue su padre, sino su abogado.

“Lamentamos que no exista empatía en el sistema judicial hacia las víctimas. Se priorizan los derechos de los sentenciados. Más allá de ritualismos debería pesar la verdad material y esa es que Félix Peña mató a su esposa y, como consecuencia, hay cuatro huérfanos (…). No se aplica la mirada de género en los casos, tal como establecen los tratados internacionales a los que Bolivia está suscrita. Es un mal antecedente”, manifestó.

EL CRIMEN

Jhoselin Aguilar fue asesinada 11 días antes de su boda, el 13 de marzo de 2018. El Choko Burguer sostuvo que delincuentes ingresaron a su vivienda y mataron a su esposa, de 43 años. Dijo que se llevaron el celular de la víctima y entre 3 mil a 6 mil bolivianos, mientras él fue a comprar cerámica.

Félix Peña no presentó la denuncia ante la Policía por el supuesto robo y asesinato. El teléfono de la víctima no prendió más, cuando normalmente los ladrones los comercializan.

Ese día, el ahora sentenciado recorrió una ruta hacia San Jacinto para que las cámaras de seguridad municipales captaran su minibús y él pudiera sostener que llevó a Jhoselin a la casa de campo después de dejar a sus hijos en la escuela. Empero, las grabaciones de negocios particulares captaron que pasó solo porque no se ve la silueta de su esposa.

Se identificaron otras irregularidades como que la víctima habría sido cambiada de ropa y la data de muerte no coincidiría con la declaración de Peña porque habría sido asesinada entre las 23:00 del 12 de marzo y las 03:00 del 13 de marzo de 2018. Eso quiere decir que no pudo llevar a sus hijos a la escuela porque a esa hora ya estaba sin vida.

De acuerdo con las investigaciones, el Choko Burguer planificó la muerte de su esposa para poder gastar el dinero como él quería y librarse de una mujer a la que había dejado de amar. Actuó en complicidad con su cuñada, Roxana Aguilar, quien fue sentenciada a 15 años de presidio; también Norma Cruz, empleada de la familia, recibió un año y tres meses de prisión por encubrimiento.