Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 24 de septiembre de 2019
  • Actualizado 05:34

LA BANDA CRIMINAL CAE CON TRES TONELADAS DE COCAÍNA Y 10 MILLONES DE DÓLARES. LAS AUTORIDADES CALCULAN QUE LA ORGANIZACIÓN COMERCIALIZABA 2 TONELADAS DE DROGA POR MES.

Operación Quijarro desarticula red de narcotráfico con Bolivia

Operación Quijarro desarticula red de narcotráfico con Bolivia



Una organización criminal de tráfico de drogas y lavado de dinero, responsable de la entrada en Brasil de dos toneladas de cocaína al mes, fue desmantelada el miércoles por la Policía Federal brasileña durante la Operación Quijarro. Los traficantes actuaban en los estados de Paraná, Mato Grosso do Sul y Sao Paulo.

De acuerdo con la investigación, que se inició en enero de 2015, uno de los grupos responsables de la logística de transporte de la cocaína estaba instalado en Londrina, ciudad del estado de Paraná, con sucursales en Bolivia, Colombia y España. La cocaína era transportada en camiones y carros de doble fondo especialmente preparados, que simulaban cargas legales para eludir la inspección. Sus conductores sabían que estaban llevando la sustancia narcótica. Durante la acción policial, más de tres toneladas de cocaína y unos 10 millones de dólares fueron incautados del núcleo boliviano de la banda. También fueron identificados en Brasil los inmuebles utilizados como depósitos para carga, descarga y preparación de los vehículos de doble fondo.

Hasta ayer sumaban 30 los detenidos. El caso está relacionado con la pareja de bolivianos Lidia Cayola Mosquera y Ramiro Condori Aguilar, que en marzo pasado fueron deportados por la Policía Federal de Brasil.

Además, las autoridades brasileñas se incautaron de 57 de los 70 motorizados que usaba la banda.

Por otra parte, la Justicia brasileña determinó el bloqueo de unos 6.11 millones de dólares de las cuentas de la aplicación WhatsApp por no cumplir una resolución judicial previa referente a este caso de tráfico de drogas. La resolución judicial fue adoptada por el Tribunal Federal del estado de Paraná, el pasado 24 de junio, al considerar que la empresa de mensajería móvil no cooperó con la investigación contra el tráfico de estupefacientes.

Durante la investigación, las autoridades solicitaron a la compañía que permitiera el acceso a los mensajes intercambiados a través de la aplicación entre los presuntos traficantes, a lo que WhatsApp se opuso, según una información del diario O Globo de Río de Janeiro.

"Hoy en día los criminales solo conversan a través de mensajes electrónicos. La solicitud es la misma que la de las escuchas telefónicas, contempladas por la legislación brasileña", apuntó el delegado Elvis Secco. En mayo, la Justicia brasileña suspendió por segunda vez el servicio de mensajería, ante la negativa de la empresa para colaborar en otro caso de tráfico de drogas.

Doble fondo

Los vehículos de la banda tenían un doble fondo accionado por un sistema hidráulico sofisticado.