Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de abril de 2020
  • Actualizado 16:13

OPERABAN EN UN VEHÍCULO PLOMO TIPO TAXI

FELCC desbarata una banda de “monreros” en Sacaba

Los tres antisociales operaban en las zonas de Esmeralda, Puntiti Norte, Guadalupe y Quintanilla. La Policía pide a la población apersonarse para reconocer sus pertenencias.
Parte de los objetos robados expuetos en la FELCC. OPINIÓN
Parte de los objetos robados expuetos en la FELCC. OPINIÓN
FELCC desbarata una banda de “monreros” en Sacaba

Efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Sacaba desbarataron una banda de “monreros” que operaba en este municipio.

La aprehensión de los tres hombres, miembros de la banda denominada “el Jairo”, se realizó el domingo al promediar las 14:00. Se trata de José J. P., de 26 años, Hernán G., de 21, y Ramiro C. D., de 29. El último es el chofer de los dos primeros, según informó en director de la FELCC, Richard Vargas.

El equipo de investigación de la FELCC junto con el Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) dieron con el paradero de los antisociales tras un robo perpetrado por los mismos el 1 de marzo. Día en el que el vehículo plomo que utilizaban para cometer los hechos delictivos quedó grabado por cámaras del lugar.

Cuando efectivos policiales interceptaron el motorizado en la zona de Puntiti Norte, los antisociales  tenían dos armas de fuego en su poder.

En el domicilio de uno de ellos, la Policía halló variedad de electrodomésticos, armas de fuego, herramientas eléctricas de trabajo, placas de vehículos e incluso un can de raza Pug Carlino con chip.

Aún no se tiene la certeza del número de domicilios a los que ingresó esta banda de asaltantes. Sin embargo, Vargas indicó que los robos tuvieron lugar en las zonas de Esmeralda y Puntiti Norte, Guadalupe y Quintanilla.

El cabecilla de la banda de “monreros” tiene antecedentes en la FELCC por portar armas de fuego.

AFECTADOS Tras conocerse sobre la aprehenión de estos sujetos, una vecina de la zona de Quintanilla se hizo presente en instalaciones de la FELCC con la esperanza de recuperar algunas de sus pertenencias. Sin embargo, ninguna de las expuestas le correspondía.

“Son aproximadamente ocho casas las que han sufrido robos en las últimas semanas en Quintanilla. Vine para ver si podía recuperar algo, pero nada de aquí es mío”, señaló la afectada ante “los constantes hechos delictivos en la zona mencionada”.

Concluyó pidiendo ayuda a las autoridades para poner fin a la “ola de robos” que viven en Quintanilla desde aproximadamente un mes atrás.

La propietaria del can robado también se hizo presente en la FELCC para relamar a su mascota con la documentación en mano. Sin embargo, denunció que los antisociales se llevaron a otros dos perros suyos y pidió colaboración a quien pudia haber adquirido a los canes de mano de los detenidos.