Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 01:32

Odio, sadismo y ‘prueba de amor’: Policía aclara asesinato de Anakin

La exenamorada de la víctima y el actual novio de ella fueron presentados como autores del crimen ocurrido en El Alto. La joven dijo que “demonios de negro” mataron al universitario.
Álvaro Roberto S.P. y Luz Maya Rubí P.H. son presentados como presuntos autores del asesinato de Anakin. APG
Álvaro Roberto S.P. y Luz Maya Rubí P.H. son presentados como presuntos autores del asesinato de Anakin. APG
Odio, sadismo y ‘prueba de amor’: Policía aclara asesinato de Anakin

El asesinato de Anakin Pedro Tancara S., estudiante de tercer año de derecho de la Universidad Pública de El Alto, conmocionó a todo el país. Su exenamorada Luz Maya Rubí P.H. y el actual novio de ella Álvaro Roberto S.P. fueron presentados ayer como los presuntos autores del crimen.

Odio, sadismo y una “prueba de amor” rodean la muerte del universitario. El joven, de 22 años, estaba desaparecido desde el lunes 30 de agosto. Salió de su vivienda indicando que iba a la universidad para rendir un examen y luego planeaba visitar a su exenamorada Luz Maya. Su familia lo buscó con desesperación hasta el miércoles cuando su cuerpo fue hallado descuartizado, dentro de bolsas negras y envuelto con cinta masking, en la zona de Bella Vista de El Alto, La Paz.

Anakin y Luz Maya habían terminado su relación, pero aún conversaban y salían juntos. La joven, de 20 años, estaba de novia de Álvaro Roberto S.P., de 22 años. Estudiaban derecho; el último se capacitaba en cocina.

“PRUEBA DE AMOR” Anakin fue a la casa de Luz Maya, donde también estaba Álvaro. Los tres habrían compartido bebidas alcohólicas hasta que el actual novio de Luz le pidió una “prueba de amor” que consistía en dar muerte a su exenamorado, informó el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Alberto Aguilar, a tiempo de mencionar que esa fue una de las primeras versiones de los investigados.

Según el comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, Anakin fue atacado primero con un arma punzocortante, mientras él intentaba defenderse. Luego lo “mutilaron estando con vida” con una sierra mecánica. “Actuaron con sadismo sobre la humanidad de la víctima, era innecesaria tanta violencia”.

Para el jefe policial, Álvaro al tener conocimiento en cortes comenzó el descuartizamiento. Se presume que ambos hicieron ese trabajo por turnos. En Bella Vista hallaron varias partes del cuerpo, pero faltaba el tórax.

Aguilera dijo que leen las señales de odio, en este tipo de crímenes, y suelen indagar en las relaciones actuales o pasadas. De esa manera, comenzaron a buscar pistas al conocer de la cita con Luz Maya.

Allanaron un domicilio y encontraron la parte del cuerpo faltante en un cesto de ropa en el dormitorio de la exenamorada de la víctima. Colectaron varias evidencias como el cuchillo, sierra mecánica, alfombra y frazadas con restos de sangre, las botas y celular de Anakin, entre otros elementos probatorios.

Mónica Irusta, abogada de Álvaro, dijo que su cliente esa noche recobró el sentido como si estuviera “despertando de un sueño” y volvió a la realidad al ver el cadáver de Anakin. Con su enamorada, vio tutoriales para desmembrar el cuerpo de la víctima.

Lo pusieron en bolsas plásticas y envolvieron con cinta masking. Contrataron los servicios de un taxi para llevar el cuerpo descuartizado, desde la zona de Río Seco hasta Bella Vista. El conductor del vehículo de servicio público les preguntó qué estaban trasladando extrañado por el olor y Álvaro le dijo que era carne de chancho para comercializarlo. 

Ambos autores iban a deshacerse del tórax del universitario, que aún tenían en casa porque no pudieron llevar todas las bolsas en un solo viaje, cuando fueron sorprendidos el miércoles en la vivienda de la joven. Según la Policía, Luz Maya se encontraba bajo efectos de alguna sustancia y decía que “demonios” o “personas vestidas de negro” habían matado y descuartizado a Anakin. Su enamorado admitió su participación en el crimen. La familia del estudiante pide pena máxima para los autores del asesinato.