Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 21:38

HALLARON LOS CUERPOS EN UNA CASA EN CLIZA

Mujer envenena a su hijo, se quita la vida y deja una carta

La carta que escribió la madre antes de su muerte. Cortesía
La carta que escribió la madre antes de su muerte. Cortesía
Mujer envenena a su hijo, se quita la vida y deja una carta

Una mujer, de 23 años, envenenó a su hijo, de cuatro años, con raticida y se quitó la vida con la misma sustancia nociva. Ella dejó una carta póstuma y ambos fueron encontrados sin vida en la habitación que ocupaban en la casa de los padres de la joven en la comunidad de Jochi Lázaro en el municipio de Cliza, informó este miércoles el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Cochabamba, Rubén Darío Lobatón.

Explicó que los efectivos policiales se constituyeron al inmueble cerca de las 20:00 del martes y encontraron los cuerpos en posición decúbito dorsal sobre la cama. La data de la muerte fue de unas ocho horas antes de la intervención policial, es decir, el hecho habría ocurrido aproximadamente al mediodía.

Los cadáveres no presentaban signos de violencia y establecieron que ingirieron raticida, de acuerdo con los indicios colectados.

LA CARTA La joven dejó una carta póstuma pretendiendo deslindar de responsabilidades a su entorno. El documento manuscrito estaba en la habitación, donde encontraron los cuerpos. La familia pensó que realizaban alguna actividad o estaban durmiendo y no se percató de lo ocurrido hasta que cayó la noche.

“La víctima dejó una carta en sentido de que se encontraba cansada y agobiada por la vida que llevaba en ese domicilio, y los constantes reclamos que recibía por cuestiones económicas. Ella estaba en la casa de los padres y no vivía con la pareja con la que procreó a su niño. Lamentablemente tomó esa drástica decisión”, señaló Lobatón.

El jefe policial manifestó que la familia y los vecinos de la comunidad impidieron que se realice el levantamiento legal de los cadáveres que debían ser trasladados al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para la autopsia de ley. En ese sentido, los cuerpos se quedaron en el domicilio y a cargo de las autoridades de la comunidad.

Acotó que el caso está en investigación para determinar si alguien la orilló a tomar esa decisión o cuál fue la situación que atravesó para envenenarse junto a su hijo.

Con este caso, la cifra de infanticidios en el departamento subió a ocho; cinco ocurrieron durante la cuarentena. La cifra es mayor a la que dio a conocer el Ministerio Público el año anterior, cuando registraron cuatro infanticidios en Cochabamba hasta septiembre, es decir ahora se reporta el doble.

La gestión 2019 se cerró con 10 casos en el departamento, pero 66 en todo el país.

Primer caso

El primer infanticidio en el departamento se conoció en enero, cuando una bebé de 25 días de nacida murió asfixiada en su casa en Tapacarí.