Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:18

Una mujer que casi fue asfixiada ruega que no liberen a su agresor

 Lidia fue víctima de múltiples golpizas, estando embarazada, pero en julio de este año el extranjero la agredió e intentó asfixiarla.

La representante de Mujeres de Fuego, Daniela Pozo.  (Voces Libres)
La representante de Mujeres de Fuego, Daniela Pozo. (Voces Libres)
Una mujer que casi fue asfixiada ruega que no liberen a su agresor

Una mujer que fue salvada de un feminicidio por policías de Radiopatrullas, hace tres meses, le rogó a un juez que no permita que el hombre que aún la tiene amenazada, a ella y a su familia, se beneficie con un juicio abreviado que le disminuiría su condena y le abriría las puertas de la cárcel. 

Lidia (nombre cambiado) pidió la ayuda del colectivo Mujeres de Fuego para que la acompañen a la audiencia, el jueves 10 de  octubre. "Ella temblaba al verlo, realmente está traumatizada. Su hijito de tres años también llora al oír hablar o al ver una foto del este hombre, que es de nacionalidad ecuatoriana, y que es muy peligroso porque tiene acceso a armas; es muy violento", señaló la representante de Mujeres de Fuego, Daniela Pozo. 

De acuerdo a la denuncia, Lidia fue víctima de múltiples golpizas, estando embarazada, pero en julio de este año el extranjero la agredió e intentó asfixiarla, en una vivienda de la zona norte. Los vecinos llamaron a la Policía y efectivos de una patrulla tuvieron que ingresar a la fuerza al domicilio para salvarla y aprehender al varón.

Aunque él está detenido preventivamente, se ha dado maneras para amenazar a Lidia y a su familia. Por eso, ella temía que si el tribunal de la EPI Norte admitía un procedimiento abreviado, el sentenciado saldría libre debido a que la Fiscalía solo lo acusó por violencia doméstica y no por tentativa de feminicidio. Esto significa que sería condenado a la mitad de la pena de cuatro años y además se beneficiaría de una suspensión condicional de la misma. 

"Querían llevar adelante la audiencia a puertas cerradas, en reserva, pero apelamos a los artículos legales que nos permiten ejercer control social, a la personería jurídica que ya tenemos, y logramos quedarnos para respaldar a Lidia. Al final, el juez rechazó el juicio abreviado", informó Daniela Pozo.

Mientras se llevaban al detenido, de vuelta a la cárcel de San Sebastián, uno de sus custodios hizo comentarios machistas y violentos, en presencia de la víctima, intimidándola, por lo que se pedirá la nómina de policías para denunciarlos ante la Dirección Departamental de Investigación Policial (Didipi).