Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 05:34

ALGUNOS AGRESORES BUSCAN A SUS EXPAREJAS EN CENTROS DE ACOGIDAS

‘Mujer Águila’ roza el lleno y acoge 43 víctimas; queda espacio para 12

La jefa del SLIM del municipio de Cochabamba, Janeth Vargas, informó que albergan al doble de afectadas que atendían antes del confinamiento por la COVID-19.

Mujeres víctimas de violencia en una casa de acogida en Cochabamba.  Noé Portugal
Mujeres víctimas de violencia en una casa de acogida en Cochabamba. Noé Portugal
‘Mujer Águila’ roza el lleno y acoge 43 víctimas; queda espacio para 12

La cuarentena ha sido decretada para salvar vidas y el hogar es el mejor lugar para cuidarse y reducir el riesgo de contagio de la COVID-19, pero la casa ya está lejos de ser el espacio más seguro para mujeres y niños que sufren violencia y que quedaron confinados con sus agresores. Muchas “rompieron las cadenas de la violencia” y se apoyaron en los centros de acogida.

Actualmente, “Mujer Águila”, administrada por el municipio de Cochabamba, alberga a 43 víctimas; el doble de personas que atendían antes de la cuarentena y están a solo 12 plazas de alcanzar su máxima capacidad, señaló la jefa de Servicios Legales Integrales (SLIM), Janeth Vargas.

Añadió que atendieron a 61 víctimas desde que se estableció el confinamiento, en marzo, tras el brote del coronavirus, COVID-19. De esa cifra, 32 son mujeres y 29 niños.

La cantidad de personas albergadas varía constantemente porque algunas se mudan con sus “familias ampliadas” y otras víctimas ingresan al centro de acogida.  “No hemos colapsado, pero no habíamos llegado a tener tanta gente en el centro. No pasábamos de 20 o 25, pero ahora tenemos más niños que mujeres, entonces se necesita más atención y cuidado”, manifestó Vargas.

Señaló que los funcionarios se organizaron por turnos para una óptima atención y realizan el seguimiento psicológico de las víctimas, además aumentaron las raciones de alimentos y productos de necesidad.

AFECTADAS “Mujer Águila” acogió víctimas de 14 a 67 años. Algunas con discapacidad.

Añadió que albergaron, en algunos casos, a adolescentes debido a que los centros específicos para esa población cerraron por el brote del coronavirus.

PROTOCOLOS Antes de que una víctima ingrese al centro de acogida debe sujetarse al protocolo de bioseguridad para evitar el riesgo de contagio del coronavirus, COVID-19.

Vargas manifestó que la afectada debe ser valorada por un médico, generalmente del centro de salud Alalay, para que la evalúen y certifiquen que no presenta síntomas propios del virus.

Acotó que las víctimas no reciben visitas para evitar el contagio, pero que al menos dos agresores se dieron modos para dar con la dirección del centro de acogida. Pretendían comunicarse con ellas y los funcionarios pidieron ayuda policial.

Sobre las medidas de protección, el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Rubén Lobatón, informó que derivó unos cinco casos de violencia a centros de acogida.

Añadió que atendió 559 casos durante el confinamiento, hasta el 27 de mayo. De esa cifra, el 88% fue por violencia doméstica o familiar.

Datos

Protección

La jefa de los Servicios Legales Integrales (SLIM) del municipio de Cochabamba, Janeth Vargas, informó que asumieron de inmediato medidas de protección para las víctimas de violencia.

Los funcionarios realizaron el recojo de pertenencias tras verificar la situación de riesgo. “Hemos tenido roperos, camas y otros muebles en la casa de acogida”.

Señaló que muchas veces han actuado al llamado de la víctima, considerando que el Ministerio Público no atendió las denuncias para aplicar las medidas de protección debido a la emergencia sanitaria. 

Permanencia

Las víctimas de violencia pueden permanecer en la casa de acogida por tres meses de acuerdo con la normativa. “Mujer Águila” albergó a las afectadas hasta por seis meses y otras incluso dejan el centro antes de los tres meses. “Cada caso es distinto y se analiza de manera particular”, señaló Vargas.

Algunas víctimas se mudan con “familias ampliadas”, es decir, con algunos parientes que están dispuestos a brindarles ayuda y protección.

Capacidad

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Cochabamba, Rubén Lobatón, manifestó que los centros de acogida han recibido más víctimas en este período de confinamiento y que en muchos las plazas son reducidas.

Cercado puede albergar a 12 personas más y alcanzará a su capacidad. Quillacollo se encuentra en la misma situación y debe existir espacio para unas 10.

Auxilio

La FELCV habilitó la línea gratuita 800140348 para las víctimas de violencia. En Cochabamba, también está en servicio el WhatsApp 60707069 para mensajes, audios y ubicación.