Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 11:57

Muerte de Wilma: investigan a fiscal y feminicida ya está en Chonchocoro

El denunciado fue trasladado con escolta policial al penal de máxima seguridad de La Paz, desde Santa Cruz, donde cumplirá seis meses en detención preventiva.

Marcelino Martínez, procesado por feminicidio, en su audiencia de medidas cautelares. UNITEL
Marcelino Martínez, procesado por feminicidio, en su audiencia de medidas cautelares. UNITEL
Muerte de Wilma: investigan a fiscal y feminicida ya está en Chonchocoro

Marcelino Martínez A., feminicida de Wilma Flores Z., ingresó este martes al penal de Chonchocoro de La Paz y estará en aislamiento durante 14 días en cumplimiento de los protocolos de bioseguridad por el coronavirus. Escoltado, abandonó celdas policiales de Santa Cruz para cumplir la orden del juez, quien determinó su detención preventiva en la cárcel paceña puesto que consideró que en Palmasola su vida estaría en riesgo.

Asimismo, el fiscal departamental de Santa Cruz, Roger Mariaca, adelantó que iniciarán un proceso contra el fiscal que conoció las denuncias anteriores de Wilma, de 25 años, y no asumió las acciones necesarias para hacer cumplir las medidas de protección y evitar que la joven sea asesinada por su expareja el domingo, de acuerdo con la publicación de Urgente.bo

“Evidentemente está dentro de mis facultades, vamos a realizar las respectivas solicitudes de informes para que conforme al procedimiento, ya sea el disciplinario o si amerita el penal, como para cualquier ciudadano, téngalo por seguro que la Fiscalía Departamental de Santa Cruz lo va a hacer con objetividad. Nosotros estamos para dar seguridad jurídica a la sociedad”, anunció el fiscal Mariaca en contacto con Red Uno, citado por el portal Urgente.bo

ANTECEDENTES

Wilma fue degollada la mañana del domingo por su expareja, de 39 años, en puertas de un supermercado ubicado en la avenida Doble Vía La Guardia, en el cuarto anillo, en Santa Cruz.

Cerca de las 10:30, la víctima estaba realizando sus compras. Marcelino la siguió y la sorprendió por detrás sacando un cuchillo e hiriéndola en el cuello hasta que ella cayera al piso y ahí también la apuñaló. Luego, el agresor botó el cuchillo, que antes compró de ese mismo supermercado, e intentó huir, pero fue interceptado por particulares y guardias de seguridad.

Los familiares de la víctima, madre de dos niños (de 7 y 2 años), exigen la pena máxima para el agresor. Marcelino fue denunciado por Wilma el pasado 21 de marzo; ella reportó a las autoridades policiales que su expareja le dio un puñetazo y la amenazó de muerte.

En esa oportunidad, el fiscal dictó medidas de protección y ordenó al agresor abandonar la vivienda, tomando en cuenta que ya no tenían una relación sentimental desde hace más de un año, pero la orden quedó en papeles y no obligaron al denunciado a abandonar el inmueble para proteger a la joven, sus hijos y su madre, según información publicada por El Deber.

Los familiares de la víctima dieron a conocer que Wilma lo denunció al menos tres veces y que él no aceptaba que su relación había terminado. Continuaba agrediéndola, hostigándola y se negaba a salir de la propiedad, pese a que su relación había terminado.