Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:06

Un mototaxista confiesa haber cometido un feminicidio en Puerto Suárez y es imputado

El cuerpo de la víctima fue encontrado por un poblador que se dirigía a su potrero para alimentar a sus animales en proximidades a un camino vecinal que conduce a la comunidad San Silvestre, carretera al Mutún.
Fotografía ilustrativa de una mujer sin vida. PIXABAY
Fotografía ilustrativa de una víctima de feminicidio. PIXABAY
Un mototaxista confiesa haber cometido un feminicidio en Puerto Suárez y es imputado

El mototaxista Rubén C.S. (29 años) reconoció y confesó ayer domingo haber cometido los delitos de abuso sexual y feminicidio en contra de Mary Yenny Laveran Para de 30 años en Puerto Suárez, Santa Cruz. El sindicado fue aprehendido y, tras declararse autor confeso, el fiscal Alejandro Justiniano lo imputó.

Según informó el portal web Clave 300, la víctima fue encontrada semidesnuda y sin vida por un poblador, que se dirigía a su potrero para alimentar a sus animales. Esto pasó ayer domingo por la tarde en proximidades a un camino vecinal que conduce a la comunidad San Silvestre, carretera al Mutún.

La Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Puerto Quijarro recolectó la evidencia tras procesar la escena del crimen. Recuperó algunas prendas de vestir la víctima que fueron arrojadas entre la maleza. Después, el cadáver fue trasladado hacia el hospital San Juan de Dios en Puerto Quijarro para su investigación y posterior autopsia de ley.

"Ximena Cuéllar familiar de Mary Yenny, relató que el mototaxista fue la última persona que mantuvo contacto con la víctima y supuestamente la trasladó hasta el cementerio de Puerto Quijarro donde pidió ser dejada", reflejó el citado medio de comunicación.

Durante el interrogatorio, el sindicado se contradijo en las versiones que describió en su declaración hasta finalmente confesar que había abusado sexualmente de la víctima y que también le había quitado la vida. La FELCV colectó como evidencia ropa que el sospechoso había lavado con manchas de sangre.