Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 02 de marzo de 2021
  • Actualizado 09:57

PIDEN AYUDA AL GOBIERNO Y POLICÍA PARA ESCLARECER EL CASO

La misteriosa desaparición de Ariel y un “pacto de silencio”

Los papás del arquitecto suplican que le devuelvan a su hijo; han transcurrido más de 80 días y hay más dudas que respuestas. Los dos procesados se niegan a revelar lo ocurrido.
La misteriosa desaparición de Ariel y un “pacto de silencio”

Su familia quiere encontrarlo vivo o muerto, pero saber de su paradero. Un “pacto de silencio” y misterio rodean la desaparición de Ariel Rodríguez Orellana.

Casi tres meses de búsqueda y hay más dudas que respuestas. El 23 de octubre de 2020, el arquitecto, de 30 años, salió en su camioneta de su casa ubicada en Pacata Baja para asistir a una reunión laboral en Vinto, pero no llegó a esa cita y desde entonces su paradero es un misterio. Él no sacó su cédula de identidad, boleta de sufragio o prendas de vestir que hagan suponer que abandonó su hogar; sus familiares presumen que le “tendieron una trampa”.

Dos hombres fueron aprehendidos cuando se cumplían 42 días de la desaparición de Ariel Rodríguez; ambos están con detención preventiva y uno es su excuñado. La Policía estableció que fueron las últimas personas con las que el arquitecto tuvo contacto, pero habrían hecho un “pacto de silencio” puesto que se niegan a revelar lo sucedido con la víctima pese a las súplicas de los padres y familiares del joven.

De rodillas, Carmen Orellana y Cecilio Rodríguez, los padres de Ariel, suplican que le devuelvan a su hijo. Los dos adultos mayores, que radican en Arani, no descansaron ni un solo día y se movilizaron por distintos municipios en la búsqueda. Piden a las autoridades de Gobierno y del departamento apoyarlos para dar con el paradero del arquitecto y esclarecer este caso que los tiene angustiados y desesperados desde hace más de 80 días.

“No me puedo resignar, necesito saber dónde está mi hijo y hasta entonces no voy a descansar. Los que han sido detenidos no quieren decir qué le han hecho y estamos sufriendo casi tres meses. Solo quiero saber y si está muerto al menos deseo despedirlo”, manifestó, entre lágrimas, la madre de Ariel. Los familiares están esperanzados en que el caso se esclarezca con las grabaciones de las cámaras de vigilancia de las entidades bancarias. La tarjeta de la víctima fue usada para retirar dinero; uno de los bancos fue considerado el más importante porque habrían sacado casi todo lo ahorrado en esa cuenta y esa institución recientemente respondió al requerimiento fiscal, después de aproximadamente un mes.

La Policía realizó allanamientos con el fin de encontrar indicios que permitan esclarecer el caso, pero aún no han tenido éxito.

SU DESAPARICIÓN Mayumi Luizaga, pareja del arquitecto, contó que Ariel salió el 23 de octubre a una de sus obras en la Melchor Pérez de Olguín, en horas de la mañana. Luego, volvió a su casa, se dio una ducha y almorzó con su cónyuge antes de salir a su reunión laboral.

Mayu, como le decía Ariel de cariño, le alistó sus prendas de vestir para su encuentro con clientes en Vinto. Después, salió en su camioneta de su casa y desde entonces no lo ha vuelto a ver.

Más tarde, la joven recibió un mensaje por Messenger donde le decía que “estaba estresado y que si quería podía perderse”. Sin embargo, ella está segura de que ese texto no lo envió él y que seguramente lo hicieron las personas implicadas en su desaparición; uno de los detenidos fue encontrado con el teléfono del arquitecto el 3 de diciembre, en La Paz.

Además, Mayumi dijo que se comunicaba con su pareja por WhatsApp y no por la otra aplicación. La joven descartó la posibilidad de un abandono porque no tenían problemas. Al contrario, estaban compartiendo como familia un momento especial puesto que juntos esperaban con ansías la llegada de su primer bebé después de una relación de siete años. La joven tiene siete meses de embarazo y Ariel ya había estado buscando nombres porque “estaba muy emocionado con la idea de ser papá”.

La pareja se conoció hace bastante tiempo y con el apoyo mutuo iban creciendo, y cumpliendo sus metas. Ariel culminó sus estudios y se graduó como arquitecto de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), en 2017. Un año después, consiguió su primer contrato laboral referente a la construcción de una edificación de tres pisos.

Antes de su desaparición, estaba construyendo su tercera obra en la avenida Petrolera. Precisamente, el 24 de octubre debía iniciar el vaciado de losa, pero no se presentó a su fuente laboral y eso preocupó aún más a sus familiares debido a que él era sumamente responsable con su trabajo.

Ariel y Mayumi tenían planeado casarse en diciembre del año pasado. Iban a hacerlo en septiembre, pero por las restricciones de la pandemia decidieron suspenderlo para que sus familiares y amigos estuvieran presentes en su unión.

La joven, en gestación, pide ayuda a las autoridades policiales y de Gobierno para encontrar a su pareja y aún tiene esperanza de encontrarlo con vida porque supone que podría estar retenido en algún lugar. Algunas veces sueña con él; hace poco más de un mes Ariel le decía que estaba encerrado y que “solo le daban frutas”, en un sueño.

Tampoco apareció la camioneta ploma marca Toyota, tipo Tacoma, con placa de control 4679 AGS, misma que el arquitecto adquirió con financiamiento bancario hace aproximadamente un año. Las personas que tengan algún dato sobre el paradero del joven o identifican su movilidad pueden comunicarse al 800140193 o al 68076798. También a los números cortos 120, 110 o 911.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad