Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de febrero de 2020
  • Actualizado 19:28

BRASILEÑO QUE MATÓ A DOS REOS FUE CONDENADO A 30 AÑOS

Miembros del PCC enviaron granada de El Abra a Mocoví

Lucas Resendi Saravia se declaró culpable y pidió su traslado a la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz. Amplían la investigación en el país.
La cárcel de El Abra con control policial y el reo brasileño acusado de asesinato.
La cárcel de El Abra con control policial y el reo brasileño acusado de asesinato.
Miembros del PCC enviaron granada de El Abra a Mocoví

Los últimos delitos cometidos por los miembros del Primer Comando de la Capital (PCC) develaron una intención de toma del poder de las cárceles del país y una posible fuga.

Según la fiscal departamental del Beni, Martha Mejía, el asesinato provocado por la explosión de una granada de guerra que dejó dos muertos y 30 heridos en el Centro de Rehabilitación Varones de Mocoví, en Trinidad, fue coordinado entre reos de este penal y el de máxima seguridad de El Abra, en Cochabamba. Desde este último, se envió el artefacto explosivo a Lucas Resendi Saraiva para que cumpla con su amenaza de muerte a Jorge M.S.R., a quien atacó cuando se encontraba reunido con otros reos en una de las celdas.

La representante del Ministerio Público adelantó que se ampliará la investigación contra otras personas, para aclarar quienes más serían cómplices del hecho, además para conocer cómo ingresó la granada al penal sin que sea detectada en los puntos de control.   

En fin de semana, se encontró en el penal de máxima seguridad de Cochabamba el artefacto de guerra de color verde metálico y con detonador con las iniciales PCC. Estaba debajo del colchón de un recluso brasileño de 22 años que cumplía condena por el delito de robo agravado y homicidio en grado de tentativa. El informe corresponde al director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Sacaba, Julio Zapata.

TEME POR SU VIDA Resendi Saraiva, que cumplía una condena por narcotráfico, fue acusado por el delito de asesinato y condenado a 30 años de cárcel en el penal de Palmasola, en Santa Cruz. La disposición fue hecha conocer por el juzgado cuarto de instrucción en lo penal. 

“El hombre renunció a someterse a un juicio oral y contradictorio aceptando la culpabilidad y autoría del hecho, por lo que solicitó un procedimiento abreviado firmando un acuerdo legal de privación de libertad a 30 años sin derecho a indulto”, señala un comunicado.

El Ministerio de Gobierno adelantó que se coordinará su entrega a Brasil por ser de alta peligrosidad.

Medidas El Gobierno anunció el refuerzo de los controles fronterizos sobre todo con Brasil, en la región de Beni y evitar el ingreso de delincuentes. 

Protesta por los controles

COCHABAMBA Los reos del bloque “C” de la cárcel de máxima seguridad de El Abra, en Cochabamba, protagonizaron al finalizar la tarde de ayer una protesta por los excesivos controles en el ingreso de las visitas. El comandante departamental de la Policía, Franz Sellis, descartó que se trate de un motín.

Los familiares contaron que quemaron frazadas e hicieron protestas. En días pasados, en ese mismo bloque las autoridades penitenciarias hallaron a un reo brasileño, miembro del PCC con una granada.

De acuerdo con el reporte difundido en Bolivisión, la madre de uno de ellos llegó con alimentos para su hijo, dieta blanca porque padece úlceras. Sin embargo, uno de los oficiales de la Policía habría impedido el ingreso de la comida, lo que generó la molestia de los internos, quienes comenzaron la protesta. En Red Uno, los allegados a los reos manifestaron que no tienen las condiciones adecuadas en ese penal. Reclamaron por el trato a los reos.

Otra versión de los hechos hace referencia a una pugna de poder.

El hecho movilizó a diferentes unidades de la Policía, entre ellas el grupo Delta, la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) y dos carros de Bomberos. Además, llegó hasta el lugar un médico de Régimen Penitenciario para verificar si se registró algún herido. Luego, se informó que no se trataría de “nada grave”, que se habría dado un conflicto familiar.

El comandante de la Policía manifestó que un recluso quemó sus frazadas en protesta por los controles que realiza la Policía en dicho recinto. 

“(El interno) estaba quemando su frazada, por las requisas que se están incrementando. Estamos en alerta”, declaró Sellis.