Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 03 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:36

Otro accidente: micro K chocó una casa y dañó el taller; dueño de vivienda 'se salvó de milagro'

Hasta la zona llegó una grúa para retirar el motorizado, mientras la mirada atenta de los vecinos apuntaba al chofer y al vehículo, modelo ya observado por la población cochabambina.
Efectivos policiales en la zona del accidente mientras retiran el micro. Noé Portugal
Efectivos policiales en la zona del accidente mientras retiran el micro. Noé Portugal
Otro accidente: micro K chocó una casa y dañó el taller; dueño de vivienda 'se salvó de milagro'

Otro accidente que involucra a un micro del parque motor de Cochabamba. Esta vez, un vehículo de transporte público de la línea K chocó contra el frontis de una vivienda, que también funcionaba como taller de motos, en la avenida Panamericana.

Afortunadamente solo se registraron daños materiales, aunque, el dueño del negocio dijo haberse salvado “de milagro”.

El choque ocurrió la mañana de este jueves en el muro de una vivienda. El choque también afectó al taller de motos, que se encontraba dentro del domicilio, dejando en medio de escombros los motores, cilindros, botes de aceite y aparatos de mantenimiento como taladros y compresoras.

David, el dueño del inmueble, contó cómo vivió el choque y dijo estar vivo de "milagro", pues al impactar el vehículo en su domicilio, un vidrio que se encontraba arriba de su cama se desplomó muy cerca y podía haberlo lesionado o acabado con su vida.

“Gracias a Dios sigo con vida. La ventana cayó en la parte de mi cama. Afortunadamente no me pasó nada. Al primer ruido, un sonido de choque, salté y salí”, relató el hombre, visiblemente afectado.

El dueño del taller dijo que tenía varios motores y trabajos de clientes que ahora se encuentran en los escombros. Comentó que su abogado se encargará de llegar a un acuerdo con la línea y el chofer.

“Había (autos) de algunos clientes para armar motores, otras partes. Eso tenía que hacer hoy, pero está todo bajo los escombros. Yo me presté dinero para poder comprar muchos repuestos, aceites, para poder emprender. Yo creo que mi abogado se encargará de movilizarse, los motores cuestan caro. Hay que ver en qué situaciones está todo, los aceites, mi compresora, mi taladro”, acotó.

Se trata del tercer choque de un micro del transporte público en menos de un mes. Hace semanas, un interno de la línea H provocó una triple colisión en la zona sur de Cochabamba, en la que fallecieron cuatro personas y otras varias resultaron heridas.

Días después, un micro de la misma línea chocó contra la verja de una iglesia. Ambos accidentes sucedieron por problemas de frenos.