Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 04:12

INSTITUCIONES ESTÁN EN ALERTA Y PLANTEAN CINCO PROPUESTAS DE LUCHA

Más jóvenes y en concubinato, el rostro de víctimas de feminicidio

Nueve mujeres fueron asesinadas en Cochabamba; cuatro durante la cuarentena. Las muertes ascienden a 78 en todo el país. La impunidad alcanza al 98.7%.

Policiales
Policiales
Más jóvenes y en concubinato, el rostro de víctimas de feminicidio

Dayneth Ch. es la novena víctima de feminicidio en Cochabamba. La joven, de 22 años, luchó por su vida durante ocho días, pero sus ojos se cerraron el 7 de agosto, cuando se encontraba internada en el hospital Viedma a consecuencia de golpes y quemaduras en el 80% de su cuerpo.

El 30 de julio, Dayneth fue ingresada al nosocomio con su concubino Rolando O.L. porque ambos presentaban quemaduras supuestamente debido a que una garrafa habría explotado en su vivienda ubicada en el municipio de Tiquipaya.

La joven murió hace casi una semana y el caso estaba siendo investigado por homicidio – suicidio, pero la autopsia reveló que ella murió por un traumatismo encéfalo craneano cerrado, es decir, recibió un golpe fuerte en la cabeza con algún objeto contundente. Además, tenía quemaduras en casi todo el cuerpo y la tipificación del delito cambió a feminicidio.

La cuarentena se ha establecido para salvar vidas y es el espacio recomendado para cuidarse y reducir los riesgos de contagio de la COVID-19, pero la casa está lejos de ser un ambiente seguro para las mujeres víctimas de violencia que se encuentran encerradas con sus agresores. Las restricciones han limitado su libre circulación y aunque se han hecho esfuerzos para la atención, como la habilitación de líneas gratuitas y de WhatsApp para la denuncia, muchas son vigiladas y esperan el momento para pedir auxilio.

Bolivia se enluta con el feminicidio de 78 mujeres, de entre 14 y 76 años, registrados entre el 1 de enero y el 9 de agosto de este año. Del total de casos, 48 fueron asesinadas durante el periodo de la pandemia.

MÁS JÓVENES En Cochabamba, las víctimas son nueve; cuatro murieron en lo que va de la cuarentena y sus edades oscilan entre 21 y 70 años. Seis no superaron los 30, una tenía 36 y las otras dos más de 60 años.

Selena C.R. (23), Guisela A.L. (22), Dayana Q.R. (21), Martha R.G. (30), Cinthya M.R. (30), Inés H.G. (61), Albina V.G. (70), Dayneth Ch. (22) y otra mujer (36), de la que no se conoció su nombre, son las víctimas de feminicidio en Cochabamba, en lo que va del año. Ellas fallecieron, en su mayoría, a consecuencia de golpes contundentes en la cabeza, estrangulamiento, asfixia o apuñalamiento.

Respecto al grupo etario al que pertenece la mayoría de las víctimas, la abogada del Observatorio de Justicia de Voces Libres, Mercedes Cortez, presume que esta característica se debe a que las mujeres jóvenes ahora buscan superarse y muchas consiguen su independencia económica, y cuando son agredidas ya no se callan e incluso advierten a sus parejas con procesarlos porque conocen sus derechos y eso genera molestia en el agresor que pretende tener el control de todo. Aunque, aclaró que no existen estudios que revelen el por qué se está dando ese fenómeno.

AGRESORES Y SU ESTADO En cambio, los agresores suelen ser machistas, alcohólicos, con trabajos esporádicos, incurren en infidelidades y son maltratadores.

Los acusados de los nueve feminicidios registrados en el departamento tienen entre 25 y 75 años. Hay un sentenciado, un prófugo y otro se suicidó tras cometer el crimen, y el resto tiene detención preventiva. Su relación con las víctimas es de concubinato, en cinco casos. Tres eran esposos y en uno de los hechos hay dos procesados que presuntamente eran miembros de una pandilla y no tenían vínculo sentimental con la víctima.

 

Respecto al territorio donde ocurrieron los crímenes, cinco de los nueve casos se atendieron en el Valle Bajo; tres en Quillacollo, uno en Vinto y otro en Tiquipaya. También hubo dos feminicidios en Cercado (ambos en la zona sur), uno en Punata y otro en Villa Tunari.

PROPUESTA La abogada del Observatorio de Justicia de Voces Libres, Mercedes Cortez, manifestó su preocupación al conocer que en solo tres días se han registrado cinco feminicidios en el país. En coordinación con 50 instituciones, se declararon en alerta y presentaron este miércoles cinco propuestas al Estado para luchar contra la violencia y reducir la impunidad.

La presidenta Jeanine Áñez, llegó hasta las lágrimas, cuando declaró este 2020 como el Año de la Lucha Contra el Feminicidio e Infanticidio, el 13 de enero, donde comprometió la asignación de recursos para fortalecer la justicia y otras medidas de prevención de la violencia. Sin embargo, las instituciones que defienden y protegen a las víctimas consideran que no hubo cambios y que los procesados e incluso sentenciados han logrado salir de la cárcel.

Cortez detalló que la propuesta trabajada con las instituciones contempla la asignación del 5% del Tesoro General de la Nación (TGN) para la lucha contra la violencia. Apuntó que, de los 32 países de la región, Bolivia es el único que no registra datos de inversión del TGN para ese cometido. También piden el procedimiento inmediato en casos de flagrancia con el fin de reducir el índice de impunidad que alcanza al 98.7%.

Asimismo, solicitan la asignación de más fiscales especializados en violencia y recordó que cinco profesionales fueron movidos y no repuestos, este año. Además, que haya jueces y juzgados exclusivos para atender casos de violencia porque actualmente atienden también hechos de corrupción y eso demora el proceso.

Añadió la importancia de habilitar salas liquidadoras puesto que la mora procesal es de al menos cinco años. En ese sentido, consideran que no debe aplicarse la Ley de Abreviación Procesal 1173 que fija el plazo para los detenidos preventivos y carga a las víctimas la responsabilidad de acreditar elementos arraigadores para evitar la liberación de sus agresores.

Las instituciones advierten que, si las propuestas no son implementadas, denunciarán ante los organismos internacionales el incumplimiento de deberes del Estado boliviano, que tiene la obligación de proteger a las víctimas y garantizar el debido proceso.

REGISTRO Bolivia registra 78 feminicidios, al 9 de agosto de 2020. La Paz concentra la mayor cantidad de casos; 30. Le siguen, Santa Cruz con 13, Cochabamba con nueve, Oruro con nueve, Beni con seis, Potosí con cuatro, Chuquisaca con tres, Pando con dos y Tarija con dos, según datos del Ministerio Público.

Auxilio

Las víctimas de violencia o las que personas que conozcan algún caso pueden contactarse a la línea gratuita 800140348 y al WhatsApp 60707069, de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad