Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de junio de 2024
  • Actualizado 00:57

De la mano del “abogado del diablo”, feminicida sentenciado de Carla Callaú busca hoy su libertad

Jorge Sneyder Quiroz Wills, feminicida sentenciado de Carla Callaú. DICO SOLÍS
Jorge Sneyder Quiroz Wills, feminicida sentenciado de Carla Callaú. DICO SOLÍS
De la mano del “abogado del diablo”, feminicida sentenciado de Carla Callaú busca hoy su libertad

Jorge Sneyder Quiroz Wills fue declarado culpable del feminicidio de Carla Callaú V. El Tribunal de Sentencia No. 1 lo condenó el 2 de abril de 2021 a 30 años de privación de libertad, sin derecho a indulto, pero hoy buscará su libertad en una audiencia de cesación de medidas cautelares, luego de que su abogado, Jhasmani Torrico, conocido como el “abogado del diablo” o “abogado torturador”, hizo la solicitud.

La sentencia de Quiroz aún no ha sido ejecutoriada en el Tribunal Supremo de Justicia de Sucre, por lo que el autor aprovecha y solicita la cesación de sus medidas de detención. Esta audiencia debía llevarse a cabo el martes 31 de enero, pero por ausencia del secretario del Tribunal, se suspendió y reprogramó para este jueves 2 de febrero, a las 14:00, en Sacaba, según información de Voces Libres.

MÁS DE TRES AÑOS DE CALVARIO

El jueves 5 de septiembre de 2019, Carla Callaú, exreina de belleza de Warnes, perdió la vida a manos de su pareja Jorge Sneyder Quiroz en una habitación alquilada en el municipio de Sacaba, Cochabamba. De acuerdo a las declaraciones de sus hermanos, la joven conoció a Jorge un año antes de su muerte, en Santa Cruz, luego de que una amiga que tenían en común los presentara. Salieron juntos y descubrieron que tenía muchísimas afinidades. Se enamoraron e iniciaron una relación sentimental.

Jorge le mintió a Carla y a su familia. Les dijo que tenía un bufete de abogados en Cochabamba y que le ofrecieron trabajo como asesor legal en una Alcaldía. La convenció de irse a vivir con él y prometió que ella viajaría a Santa Cruz al menos una vez al mes. Él no era abogado, no tenía un despacho jurídico y el trabajo eventual que tenía en una alcaldía era el de guardia municipal.  Tenía a Carla encerrada e incomunicada. Le quitó su celular y no le permitía hablar con nadie sin su autorización. La familia debía llamarlo a él, desde la mañana, para que les comunicara con la joven. 

El 5 de septiembre, Carla estaba decidida a volver a su hogar y tenía lista su maleta, pero su pareja se lo impidió. La exreina de belleza murió por asfixia por sofocación, es decir, le tapó la nariz y la boca hasta que dejó de moverse.