Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 16 de junio de 2021
  • Actualizado 03:37

La Llajta es tercera en casos de delitos contra la mujer

La FELCV atendió 8.220 casos hasta marzo, en el país. 1.150 se dieron en Cochabamba.
Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia hacia una mujer. PIXABAY
Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia hacia una mujer. PIXABAY
La Llajta es tercera en casos de delitos contra la mujer

Cochabamba se sitúa en el tercer puesto dentro de la escala de número de delitos contra la mujer. De 8.220 casos atendidos en todo el país, hasta marzo, en oficinas de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV), 1.150 correspondieron al departamento valluno, lo que representa el 14%.

Esos son los números oficiales que maneja el Ministerio de Gobierno, que compartió ayer los registros, en una jornada marcada por el feminicidio de Wilma Flores Zurita, la víctima fatal número 32 de lo que va de 2021.

El ministro Eduardo del Castillo, responsable de esa cartera, señaló que de los 8.220 eventos denunciados, el 41% (3.370 denuncias) se dio en Santa Cruz, mientras que el 20% (1.644) tuvo lugar en La Paz.

De acuerdo con lo reportado desde ese despacho, el primer trimestre de esta gestión reflejó la conquista de 305 condenas por delitos enmarcados dentro de la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, mientras que 509 casos concluyeron en procesos abreviados. Quince fueron absueltos por la Justicia.

Mientras tanto, los hechos de violencia de género continúan en la agenda. En las pasadas horas, el Juzgado 1º de Instrucción en lo Penal de la Zona Sur de La Paz le dio prisión preventiva a Alejandro M. en la cárcel de San Pedro. Ha sido acusado por presunta violación. La víctima habría sido una amiga suya.

MARCHA En La Paz, distintos organismos llamaron a movilizaciones en reclamo de justicia por las hermanas Cris y Carolina Aguirre, quienes han denunciado haber sido víctimas de violencia ejercida por su padre.

El abogado defensor Sergio Rivera explicó a medios regionales que ambas han padecido el proceso burocrático de la Justicia y que les pusieron trabas para acceder a las medidas de protección.

Por su parte, la jurista Mónica Bayá lamentó, ante Bolivisión “que hayan sufrido tantos años violencia ejercida por su padre y la falta de eficiencia y debida diligencia con la que el sistema respondió”.

Las hermanas denunciaron haber padecido 15 años de agresiones bajo la tutela de su padre.