Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 18:39

Ladrón que mató al dueño de una tienda de abarrotes es sentenciado a 30 años de cárcel

La víctima, de 54 años, fue sorprendida por un hombre que irrumpió en su negocio con la intención de robarle dinero el 7 de mayo de 2019, en Sucre. A más de un año del crimen, un Tribunal dio la pena máxima para el acusado.
F3-5A-POLICIAL-APREHENDIDO-VIOLENCIA-PIXABAY
Fotografía ilustrativa de un enmanillado. FOTO: Pixabay
Ladrón que mató al dueño de una tienda de abarrotes es sentenciado a 30 años de cárcel

Orlando Rojas Salazar, de 40 años, fue sentenciado a 30 años de prisión en San Roque por el asesinato de un comerciante. La víctima, de 54 años, recibió un disparo con un arma de fuego en la cabeza y el Tribunal Segundo de Sentencia de la Capital determinó la pena máxima para el autor del crimen, informó el fiscal departamental de Chuquisaca, Mauricio Nava.

“El Ministerio Público, durante la audiencia de juicio oral, ofreció las pruebas consistentes en la pericia de laboratorio y química que evidenció la presencia fulminante como residuos de disparo de arma de fuego, pruebas testificales, informe pericial de balística que determinó el calibre del proyectil y otros elementos que fueron valorados por la autoridad jurisdiccional que dictó la sentencia condenatoria para el acusado”, manifestó.

Según los antecedentes, la víctima estaba en su tienda de abarrotes el 7 de mayo de 2019 al promediar las 19:00, cuando el asaltante Orlando Rojas ingresó al negocio con el propósito de sustraer dinero y le disparó al dueño del lugar a la altura de la cabeza.

Luego, el delincuente se dio a la fuga, pero unos minutos después un cliente entró a la tienda y encontró al hombre agonizando, y llamó a los efectivos policiales mientras el afectado estaba siendo trasladado al hospital de Santa Bárbara, donde perdió la vida.

El 10 de mayo del mismo año, los investigadores dieron con el paradero del asaltante tras colectar indicios a través de las declaraciones de los testigos que vieron al delincuente, cuando ocurrieron los hechos.