Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:56

Justicia para la niña Tamy: padrastro sentenciado y su dolorosa despedida

El sepelio de la menor de edad, víctima de violación e infanticidio, tuvo lugar ayer en el Cementerio General de Cochabamba. Sus padres están devastados.
Dan el último adiós a la niña Tamy en el Cementerio General de Cochabamba./ DICO SOLÍS
Dan el último adiós a la niña Tamy en el Cementerio General de Cochabamba./ DICO SOLÍS
Justicia para la niña Tamy: padrastro sentenciado y su dolorosa despedida

Ayer, en medio de un profundo dolor, se llevó a cabo el sepelio de la niña Tamara, víctima de violación e infanticidio, en el Cementerio General de Cochabamba. El crimen dejó a sus padres devastados y cuestionándose cómo alguien pudo cometer un acto tan atroz en su contra. El responsable de este hecho que ha conmocionado a la población, Romario Soria Fajardo, padrastro, ha sido condenado a 30 años de prisión en la cárcel de El Abra.

Tamara, cariñosamente conocida como Tamy, se convirtió en la segunda víctima de infanticidio en Cochabamba. Tenía tan solo dos años y 10 meses y sufría de una discapacidad que le impedía caminar y hablar bien. 

El trágico hecho tuvo lugar el 18 de abril en Punata, municipio del Valle Alto de Cochabamba. La madre de Tamara, una joven de 25 años, estaba trabajando en una pensión y pidió a su pareja, Romario de 24 años, que cuidara a su hija por un par de horas. Al regresar, encontró a la niña gravemente herida y la trasladó de inmediato al Hospital Manuel Ascencio Villarroel de Punata, donde falleció tras cinco horas de agonía. 

Tras el ingreso de la niña al hospital, el personal médico alertó a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) sobre el caso de una menor de edad que había sido ingresada con graves heridas de violencia física y sexual. 

Posteriormente, Romario fue aprehendido y llevado al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de Coña Coña para rendir su declaración informativa y someterse a diversas pericias. En su testimonio, el hombre admitió haber cometido el delito. 

Romario reconoció su culpabilidad y se sometió a un juicio abreviado, en el cual el Juzgado Público Mixto, Civil, Comercial e Instrucción Penal No. 1 de Anzaldo lo condenó con la pena máxima por los delitos de violación de infante, niña, niño o adolescente e infanticidio.

Tamy falleció a causa de diversas lesiones graves que incluyeron compresión de centros nerviosos superiores, hematoma subdural, traumatismo craneoencefálico cerrado, policontusión y trauma genital. Sus padres, sumidos en un profundo dolor, no encuentran consuelo ante la pérdida de su hija. Tuvieron dos hijos (el otro es hombre y tiene cuatro años) y vivían en Chimoré, en el Trópico de Cochabamba. Tras la separación en octubre de 2023, el mayor quedó al cuidado de su padre, mientras que la niña se fue con su madre a Punata en busca de nuevas oportunidades laborales.

Hace siete meses, la joven conoció a Romario y comenzaron una relación sentimental. Decidieron irse a vivir juntos, sin imaginar en ningún momento que este hombre sería capaz de cometer un acto tan cruel.

Ante la difícil situación económica en la que se encontraban, los padres de Tamy recibieron apoyo legal y económico por parte del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres para poder brindar a su hija un velorio y entierro digno.

PRIMER CASO DE INFANTICIDIO

El 28 de febrero de este año, en Cochabamba, se registró el primer caso de infanticidio. Un niño, de seis años, perdió la vida junto a su padre, de 68 años, en su domicilio ubicado en Villa Tunari, en el Trópico de Cochabamba.

Las circunstancias de las muertes fueron extremadamente violentas. El adulto mayor sufrió múltiples golpes en la cabeza, mientras que su hijo fue asesinado de un disparo en la frente. Los cuerpos fueron encontrados en unas fosas en el patio de la casa y cubiertos con hojas de plátano.  

De acuerdo con las investigaciones preliminares, el agresor armado ingresó a la propiedad y tuvo una discusión con el adulto mayor, en la que el niño habría salido en su defensa y recibido el disparo fatal. Posteriormente, el agresor atacó al padre con un arma y un machete hasta causarle la muerte. 

Con el testimonio de una testigo clave, los investigadores están avanzando en el caso y se espera que pronto capturen al o los autores de este doble crimen.