Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 13:35

Juez envía a la cárcel al médico acusado de golpear a su hijastro en Santa Cruz

Al momento de ser llevado a la audiencia, el padrastro se desplomó a causa de una crisis nerviosa que derivó en convulsiones y temblores en brazos y piernas muy parecidas a un ataque epiléptico.
El médico Hans Bowles Antelo. (FOTO cortesía de El Deber)
El médico Hans Bowles Antelo. (FOTO cortesía de El Deber)
Juez envía a la cárcel al médico acusado de golpear a su hijastro en Santa Cruz

El Juzgado Séptimo de Instrucción Cautelar de Santa Cruz determinó enviar a la cárcel de Palmasola al médico Hans Bowles Antelo durante una audiencia de medidas cautelares realizada esta noche en una clínica privada de la capital oriental.

La decisión judicial fue escuchada por el detenido mientras se encontraba postrado en una cama del centro de salud, donde la Fiscalía ratificó los cargos de violencia familiar y doméstica por haber golpeado a su hijastro, un menor de 11 años que tiene siete días de impedimento.

En presencia de representantes de la Defensoría de la Niñez, el juez Rodrigo Bueso escuchó los argumentos de la fiscalía sobre la gravedad de los hechos y los antecedentes de violencia que Bowles tiene por agredir en 2018 a la madre del niño quien antes de la última golpiza ya recibía tratamiento psicológico.

Bowles deberá permanecer por seis meses en el penal cruceño, mientras se realizan otros actos investigativos al entorno familiar del niño, luego que los vecinos del condominio donde compartía el mismo techo con el agresor lanzaron la voz de alerta a las autoridades policiales.

Al momento de ser llevado a la audiencia, el padrastro se desplomó a causa de una crisis nerviosa que derivó en convulsiones y temblores en brazos y piernas muy parecidas a un ataque epiléptico.

Fue trasladado a la clínica privada Ucebol de la capital oriental, allá el médico de turno diagnosticó crisis de ansiedad motivo por el cual le suministró diazepam endovenoso.  

Una vez estabilizado y con todos los signos vitales en estado de normalidad escuchó los argumentos de la fiscalía sobre los riesgos procesales que justificaron la detención preventiva. 

En las afueras de la clínica la gente, portando pancartas de condena, pedía justicia para el niño maltratado. Aun no está definida la situación de la madre que está bajo investigación policial, así como la empleada que estaba al cuidado del menor afectado.

La gente pedía justicia en las afueras del centro de salud donde fue llevado el médico Bowles. Foto/NIB