Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:40

Juez define que Montero, exjefe policial, se defienda en libertad

El excomandante general de la Policía debe presentarse cada semana ante el Ministerio Público. Además, tiene fianza de 200 mil bolivianos y le prohibieron acercarse a testigos.

El excomandante general de la Policía Rodolfo Montero en el Juzgado de Sacaba. DICO SOLÍS
El excomandante general de la Policía Rodolfo Montero en el Juzgado de Sacaba. DICO SOLÍS
Juez define que Montero, exjefe policial, se defienda en libertad

El Juzgado Cautelar No. 1 de Sacaba otorgó este jueves, en audiencia, medidas de carácter personal al excomandante general de la Policía Rodolfo Montero imputado por los delitos de asesinato y tentativa de asesinato en el caso Huayllani que investiga la muerte de 10 personas, todos del sector cocalero, ocurridas el 15 de noviembre de 2019. El exjefe policial podrá defenderse en libertad con arraigo y algunas restricciones.

El fiscal asignado al caso, Jhoel Ramos, detalló que el juez determinó para Montero una fianza de 200 mil bolivianos, su presentación semanal ante el Ministerio Público y le prohibió comunicarse con efectivos del verde olivo o testigos. “El Ministerio Público acreditó la probabilidad de autoría del señor Montero en los hechos que se investigan del 15 de noviembre de 2019”.

El abogado de las víctimas, Vladimir Pérez, acotó que el exjefe policial tiene arraigo y le prohibieron concurrir a ciertas unidades policiales para no entorpecer la investigación. Añadió que ambas partes apelaron el fallo judicial; ellos consideran que el excomandante general debería estar con detención preventiva, mientras se investigan las muertes.

“Se acreditó su probabilidad de autoría en razón de que él (Montero) tenía el control, mando y dirección de las fuerzas policiales el 15 de noviembre de 2019”, manifestó Pérez.

PROCESADOS

Seis personas han sido imputadas por el caso Huayllani; tres ya estuvieron frente a un juez cautelar y los otros tres fueron citados, pero no se presentaron porque están fuera del país con declaratoria de rebeldía y órdenes de apremio.

El excomandante del Comando Estratégico Operacional Central (CEO) de Cochabamba Alfredo Cuéllar fue aprehendido el 24 de noviembre de 2020 tras prestar su declaración informativa en la Fiscalía de Sacaba. Dos días después, un juez le dio detención domiciliaria sin derecho al trabajo y con fianza de 250 mil bolivianos, entre otras medidas. Luego, el General consiguió el permiso laboral.

El 26 de febrero de este año, el excomandante de la Policía Jaime Zurita fue puesto ante un juez, quien determinó que se defienda en libertad, pero ordenó su arraigo y una fianza de 200 mil bolivianos. Además, le prohibieron acercarse a unidades policiales y testigos en el caso.

Montero también asumirá defensa en libertad con algunas restricciones de acuerdo con la resolución del juez.

En tanto, los exministros Arturo Murillo y Luis Fernando López, de Gobierno y de Defensa, respectivamente, fueron declarados en rebeldía y tienen orden de apremio. En la misma condición se encuentra el excomandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Sergio Orellana.

Estas tres personas fueron citada a audiencia, junto con Montero, pero solo el excomandante general de la Policía se presentó en el Juzgado.