Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 31 de enero de 2023
  • Actualizado 13:29

Iniciarán acciones legales contra agresores de policías en Santa Cruz

Irrumpieron en instalaciones policiales para liberar a personas que rompieron la cuarentena. Los oficiales se vieron forzados a abandonar las instalaciones.
Una imagen referencial de oficiales agredidos. Clave 300
Una imagen referencial de oficiales agredidos. Clave 300
Iniciarán acciones legales contra agresores de policías en Santa Cruz

La Policía anunció hoy lunes que iniciará acciones legales contra un grupo de personas que este fin de semana allanó y agredió a los uniformados del municipio de San Ramón, Santa Cruz, para liberar a dos personas que cumplían arresto por quebrantar la cuarentena.

En un video fue posible observar la violencia que ejercieron varias mujeres contra los uniformados a quienes atacaron a palazos y golpes provocando que los afectados abandonen el recinto policial y se coloquen a buen recaudo; según reportó el portal web Clave 300.

La acción no solo permitió la liberación de los dos infractores sino de dos detenidos preventivos que aguardaban ser trasladados al penal de Palmasola para cumplir su detención preventiva por los delitos de violación y robo agravado, de acuerdo con la información de los oficiales.

Según el informe elevado al comando departamental, los arrestados Ricardo S. C. (23) y Erwin Ch. O. (57) fueron sorprendidos en una recepción social consumiendo bebidas alcohólicas en San Ramón, motivo por el cual junto al personal del COEM las autoridades procedieron a arrestar a los infractores.

En el ataque resultaron lesionados con golpes y arañazos en el rostro, los sargentos Macedonio Atahuichi Choque y Grober Castellón Bautista.

El Consejo de Emergencia Municipal de San Ramón repudió en un comunicado los hechos de vandalismo protagonizados por personas plenamente identificadas que tomaron por asalto la policial local, refiere el pronunciamiento.

Asimismo, hicieron hincapié en la sustracción de bienes particulares y públicos. Además de quebrantar la cuarentena y poner el riesgo la propagación de la COVID-19, en claro atentado contra la salud.