Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 15:22

Informes médicos de víctimas no son validados por IDIF

La ley establece que cualquier centro de salud puede emitir una certificación médica.
Foto referencial de una valoración por un médico del IDIF. /INTERNET
Foto referencial de una valoración por un médico del IDIF. /INTERNET
Informes médicos de víctimas no son validados por IDIF
La falta de experticia de algunos profesionales en salud que realizan una mala valoración de mujeres  víctimas de violencia y el incorrecto llenado de certificados médicos obliga a que el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) no valide el documento tal como lo establece la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia 348.

Como consecuencia de ello, las víctimas de violencia desisten de la denuncia contra sus agresores y niegan a realizarse un nuevo examen médico, precisaron por separado las representantes del colectivo Mujeres de Fuego y del Servicio Legal Integral Municipal de Cercado (SLIM)

La Ley 348, en el artículo 20,  sobre medidas en el ámbito de salud, establece que: "El personal médico del Sistema de Salud Público, seguro social a corto plazo y servicios privados, deberán extender de oficio, de forma obligatoria, gratuita y en papel corriente, un certificado médico a mujeres que requieran atención por daño físico o sexual emergente de actos de violencia, debiendo derivarse a las instancias competentes la respectiva valoración del daño psicológico. El médico forense con carácter prioritario deberá homologar los certificados médicos extendidos en casos de violencia contra las mujeres y establecer el grado de impedimento".

 Sin embargo, las representantes consultadas por este medio de comunicación aseguran que ello no se cumple.

Los mismos médicos forenses del IDIF confirmaron que las boletas médicas que son derivadas a esta instancia, tienen deficiencias porque  no llegan correctamente  llenadas o que se deja de lado varios elementos de la agresión que deberían estar plasmados en el documento, y ello dificulta su trabajo por lo que deben pedir una nueva valoración.

ES UNA PRUEBA

La asesora legal de Mujeres de Fuego, Mercedes Cortez, explicó que la ley establece que este certificado médico, que puede ser emitido en cualquier centro de salud, debe ser homologado por el IDIF para así ser considerado como una prueba para el inicio de la investigación.

Son los médicos forenses los que, en base a este documento, establecen los días de impedimento para la víctima.

Cortez ejemplificó el mal manejo de este procedimiento con un caso ocurrido a inicios de este mes cuando una mujer que fue agredida por su pareja con el palo de una escoba y luego encerrada en una habitación fue examinada por el médico de un centro de salud que realizó la curación y suturación de las heridas.

Sin embargo, personal del Ministerio Público refirió que solo un médico del IDIF, podía realizar la evaluación.

El profesional asignado se presentó en el hospital para realizar un nuevo examen médico a la víctima, pero esta, por temor a su pareja, se negó a una segunda revisión y abandonó la denuncia. Luego de ocho horas de aprehensión, el agresor tuvo que ser liberado. "Los médicos deben llenar un formulario único para las denuncias de violencia que es muy sencillo de entender porque incluso tiene  la silueta de una persona y la terminología necesaria, pero el personal en salud se niega ya sea por la pereza de llenar este formulario que tiene varias hojas o por otras circunstancias", aseguró Cortez.

Asimismo, aclaró que desde el mismo Ministerio Público existe una instructiva para no homologar el certificado médico, lo cual, en su opinión, va en contra de la ley nacional ya que la finalidad es acortar los tiempos en la atención de las víctimas cuyos casos son considerados como prioritarios.

"Esto sucede en el área urbana, pero en el ara rural la situación es aún peor", recalcó.

CAPACITACIÓN

La jefa de  del departamento del Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) de Cercado, Laren Estevez, explicó que en varias oportunidades fueron testigos de mujeres que no recibieron una valoración adecuada  por un médico en un centro de salud o que la boleta no fue correctamente llenada y el IDIF no pudo realizar la homologación.

"El problema en estos casos es que la mujer afectada debe volver a realizarse el examen, pero esta vez con un médico forense. Lo delicado es cuando hablamos de un caso de abuso sexual, ahí es dónde se revictimiza a la persona quien termina abandonando la denuncia o en el transcurso de ese tiempo se pierde evidencia esencial para la investigación", precisó Estevez quien acotó que médicos de los centros de salud deberían recibir capacitación adecuada para evitar que se repitan los errores.

Estevez precisó que el jueves las instituciones y organizaciones involucradas en esta temática ostuvieron una reunión para abordar el tema de la homologación de los certificados médicos debido a que no se está cumpliendo con los plazos establecidos.

DEBEN SABER

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Rodolfo Mena, sostuvo que los profesionales que realizan las evaluaciones a las víctimas de violencia que acuden a los centros de salud de primero, segundo o tercer nivel, tienen la capacidad de realizar la evaluación de la persona agredida, pero no así de precisar si las lesiones son el resultado de una situación de violencia.

"Cualquier funcionario en salud tiene la obligación de derivar los informes a las instancias correspondientes, porque la ley no se cuestiona, se acata", dijo Mena.

De igual forma, aclaró que de manera continua se realiza  capacitación y refrescamiento a los trabajadores en salud para la atención de los casos de víctimas de violencia, pero que no existe la cantidad de recursos necesarios para alcanzar la totalidad de los profesionales del departamento.

Mena mencionó que hasta la fecha no recibió ninguna observación de alguna institución sobre los certificados médicos y que en caso de hacerlo, activarán los mecanismos necesarios  a través de la unidad de Violencia del SEDES para evitar que se presenten casos como los mencionados anteriormente.

ATENCIÓN

Estevez pidió a través de este medio de comunicación que las víctimas de violencia doméstica acudan en primera instancia al IDIF para su valoración.

Precisó que en caso de que la vida de la mujer se encuentre en peligro y requiera de manera inmediata una intervención quirúrgica o una curación de emergencia, se dirija a un centro de salud, clínica u hospital.

DIGNIDAD

El artículo 24 de la Ley 348 garantiza que la valoración médica a la víctima debe realizarse preservando su dignidad.

“El examen médico se llevará a cabo preservando la salud y dignidad de la examinada y evitando su revictimización debiendo aplicar obligatoriamente, los protocolos que correspondan. Al acto solo podrá asistir una persona de confianza de la examinada quien será informada previamente de tal derecho”.