Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:27

Indígena fue quemado por ‘venganza’; detenidos dieron ocho litros de gasolina

La víctima tenía 14 años. En asamblea, las autoridades determinaron que era autor de asesinatos y dos personas incitaron a los comunarios hasta que le quitaron la vida.

Aprehenden a dos sospechosos de la muerte de un adolescente en Cantumare, Beni. Fiscalía General del Estado
Aprehenden a dos sospechosos de la muerte de un adolescente en Cantumare, Beni. Fiscalía General del Estado
Indígena fue quemado por ‘venganza’; detenidos dieron ocho litros de gasolina

Renato C.T., de 14 años, es el indígena tsimane que fue quemado vivo en la comunidad de Cantumare del municipio de San Borja (Beni). Freddy P.L. y Luciano P.C., de 28 y 44 años, están siendo procesados como los principales sospechosos de la muerte del adolescente ocurrido el pasado 23 de marzo.

El crimen se habría dado por “venganza”. Según las investigaciones preliminares, Renato fue acusado de haber matado al suegro de uno de los ahora detenidos y, ese aspecto, está siendo investigado por el Ministerio Público.

El comandante de la Policía de Bolivia, Johnny Aguilera, manifestó, en una conferencia, que el adolescente habría matado a una persona en diciembre de 2020. Según conocieron, el menor tenía una relación sentimental con una jovencita de la comunidad a la que le incrustó un cuchillo en el ojo izquierdo. Los familiares de esa víctima no descansaron hasta dar con el autor de ese hecho y se trataría de Renato.

La comunidad apuntó al adolescente como autor de dos asesinatos y fue puesto ante las autoridades de Cantumare. En una Asamblea se debatió su responsabilidad, y se determinó que era el autor de una muerte. Con esa resolución, los ahora detenidos incitaron a la comunidad y proveyeron ocho litros de gasolina para quemarlo vivo. “Le provocaron quemaduras en el 90% de su cuerpo y provocaron su muerte”, señaló Aguilera.

Luego, enterraron el cuerpo en la comunidad. Dos semanas después de ese crimen, circuló en redes sociales un video donde se observa que una persona era quemada viva y eso fue motivo de investigación.

El fin de semana, un equipo multidisciplinario se trasladó hasta la comunidad de Cantumare, que se encuentra a 120 kilómetros de San Borja. La comisión estuvo compuesta por un fiscal, un médico forense, tres traductores y cinco policías quienes navegaron por el río Maniquí durante dos días.

Los investigadores realizaron la necropsia y se secuestró el acta de la comunidad donde se determina el castigo a Renato C.T. Además, se tomó declaraciones testificales, registro del lugar del hecho y se colectó elementos probatorios para realizar la reconstrucción de los hechos, informó el secretario general de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe.

Asimismo, el fiscal departamental de Beni, Ruthiar Vásquez, dijo que hay los elementos suficientes que hacen presumir que los dos aprehendidos serían los que prendieron fuego a la víctima y están siendo procesados por asesinato, delito que es sancionado con 30 años de prisión.

Vásquez destacó la cooperación del Gran Consejo Tsimane para esclarecer la investigación del caso. Según las investigaciones, el hecho se registró el 23 de marzo al promediar las 16:30.