Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:28

Hombre rompe una botella de vidrio en la cabeza de su pareja

La víctima está en una clínica de Quillacollo donde no solo le curan las heridas cortantes, sino recibe tratamiento COVID tras dar positivo.

Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia. PIXABAY
Fotografía ilustrativa de un hecho de violencia. PIXABAY
Hombre rompe una botella de vidrio en la cabeza de su pareja

Un hombre, de 38 años, rompió una botella de vidrio en la cabeza de su concubina y se dio a la fuga, en Quillacollo. La víctima, de 35 años, tiene varias heridas cortantes en la frente, cabeza y cerca del ojo.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Cochabamba, Rubén Darío Lobatón, informó que el hecho se registró la tarde del 22 de mayo. La unidad de Quillacollo tomó conocimiento del caso a través de una llamada telefónica y, de inmediato, se constituyó a una clínica de ese municipio, donde la víctima estaba siendo atendida.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el hombre, que se encontraba en estado de ebriedad, habría agredido físicamente a su concubina por celos. La víctima trabaja en una discoteca céntrica de Quillacollo y eso le molestaba a su pareja, quién le reclamó y le exigió que deje su fuente laboral.

Luego, le rompió en la cabeza una botella de vidrio provocándole heridas cortantes. “La mujer fue agredida de forma brutal. Tiene heridas en la región ciliar izquierda, frontal izquierda, temporal parietal observándose inclusive el hueso de la cabeza”.

Tras el hecho violento, el agresor se dio a la fuga y está siendo buscado por los efectivos policiales. En tanto, la víctima se encuentra hospitalizada y aislada porque dio positivo a una prueba COVID-19.

Los investigadores no han podido indagar más en el caso debido a que la mujer se encuentra bajo vigilancia médica y aislada hasta que venza al coronavirus.

La FELCV de Cochabamba atendió 24 casos el fin de semana; 9 el viernes, 11 el sábado y 4 el domingo. Dos denuncias fueron por violación a niña, niña o adolescente, dos por estupro, uno por abuso sexual, uno por tentativa de feminicidio y el resto de violencia familiar y doméstica de tipo física y psicológica.

La Policía detuvo a 12 demandados; 7 fueron arrestados y 5 aprehendidos.